Publicado: 20.09.2015 15:31 |Actualizado: 20.09.2015 15:35

La Marea Blanca: "La tarjeta especial para inmigrantes es una chapuza para encubrir un apartheid sanitario"

El colectivo se manifiesta en Madrid para reclamar la derogación del Real Decreto 16/2012 impulsado por la exministra de Sanidad Ana Mato y el fin de las privatizaciones. La plataforma denuncia que España está incumpliendo el tratado de la UE. 

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:
Manifestación de la 36ª Marea Blanca en Madrid./ CAROLINA GARCÍA MUNDI

Manifestación de la 36ª Marea Blanca en Madrid./ CAROLINA GARCÍA MUNDI

MADRID.- La Marea Blanca ha vuelto a tomar las calles de Madrid para exigir una "sanidad pública, universal y de calidad" y protestar contra la nueva reforma sanitaria del Gobierno del Partido Popular, que teóricamente ampara la atención primaria y de urgencia a inmigrantes en situación irregular, además de la atención a mujeres embarazadas y después del parto y a los menores de edad.

Sin embargo, el colectivo ha denunciado este domingo que con la puesta en marcha del Real Decreto 16/2012 hace tres años que impulsó la ya exministra de Sanidad Ana Mato, "a más de 109 menores de edad, 232 personas en urgencias y 78 mujeres embarazadas que son inmigrantes irregulares les han negado la atención sanitaria y han visto vulnerado su derecho humano a la salud". Además, el Gobierno ha retirado la tarjeta sanitaria "a más de 873.000 personas, 200.000 de ellas inmigrantes", han explicado los miembrps de la plataforma tras concluir la manifestación que se ha desarrollado desde la Plaza de Cibeles hasta la Puerta del Sol de Madrid.

Alejandro Capuano, de la Plataforma de Inmigrantes de Madrid (PIM), ha dicho que se está asistiendo a una "chapuza" para "encubrir un apartheid sanitario" y acusa al Gobierno de incumplir los tratados firmados con la Unión Europea. Además, ha subrayado que en estos años la sanidad ha ido a peor. "Los inmigrantes, ante todo, somos ciudadanos. No es una gracia que tienen que conceder, es una obligación que tienen que cumplir", sentencia.



Capuano, preguntado por la nueva medida impulsada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha explicado a Público que la nueva tarjeta sanitaria especial para los inmigrantes sin papeles con el fin de que puedan recibir atención primaria, a la que él llama "tarjeta de visita", obliga a los inmigrantes irregulares a pagar el 40% del copago sanitario, que es lo mismo que paga un trabajador en activo. "Supuestamente es para gente que no tiene recursos, pero es una mentira más". 

Estas palabras han sido respaldadas por Mari Nieves Lozano, quien denuncia que esta medida "puramente electoral" es "el apartheid sanitario". "Ahora mismo no podemos tener ciudadanos con diferentes tarjetas y tratos, ¿cómo van a pagar la sanidad si la mayoría no tiene recursos?", apoya Lozano.

Asimismo, el portavoz de PIM, decepcionado, ha relatado que cuando los inmigrantes sirven "como mano de obra barata" son "bienvenidos" y ha recordado que "el 37% del crecimiento del PIB en época de bonanza se debió a la llegada de inmigrantes". Capuano manifiesta que si el continente europeo deja de admitir inmigrantes "se está suicidando".

Carmona: "La intención del PP siempre ha sido privatizar la sanidad pública"

El exportavoz municipal socialista, Antonio Miguel Carmona, ha estado presente en la manifestación para apoyar a la Marea Blanca y ha indicado que la medida de Cifuentes "es un parche y además absolutamente insuficiente". Carmona ha sostenido que la intención del Partido Popular siempre ha sido privatizar la sanidad pública madrileña y denuncia que la nueva presidenta de la Comunidad de Madrid "no ha dado un paso atrás en las privatizaciones y externalizaciones del Gobierno de Ignacio González y Esperanza Aguirre". 

El exportavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid ha asegurado que esta manifestación "sirve para decirle a Rajoy que nos prometió sacarnos de la crisis y nos ha sacado de la educación pública y la sanidad. Se han recortado 30.000 millones del presupuesto sanitario y se han despedido a más de 20.000 trabajadores de la sanidad pública", ha recordado.

Derogación del decreto 16/2012

Al grito de "la sanidad pública no se vende, se defiende" y "no son muertes, son asesinatos", los manifestantes han llegado a la Puerta del Sol después de una marcha pacífica apoyada por cientos de personas y colectivos. Entre ellos, el sindicato Comisiones Obreras, que también forma parte de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública y que denuncia que Madrid "tiene múltiples empresas que se están beneficiando de la gestión de la sanidad pública", ha afirmado Mariano Martín, de CCOO Madrid.

Todos piden lo mismo: la derogación del decreto 16/2012 —impulsado por el Gobierno del PP en 2012— que ha reformado el sistema sanitario y "lo ha convertido en un sistema de asegurados", mantiene Mari Nieves Lozano. "Queremos que se derogue y que todos los ciudadanos reciban el mismo trato y tengan la misma tarjeta", ha sentenciado en relación a las personas que no tienen recursos y a los inmigrantes irregulares. Lozano mantiene que el PP "está haciendo muchísimo daño y está destrozando la sanidad". 

A la marcha se han terminando incorporando varios paseantes para denunciar "este robo", decía una de las manifestantes. 

La Marea Blanca ha aseverado que debido a la continuidad del PP "se ha reactivado el ansia de las privatizaciones y externalizaciones en Madrid" y ha añadido, durante la lectura del manifiesto, que "en el mes de junio había 72.754 personas en lista de espera pendientes de intervención quirúrgica".

A pesar de estas denuncias, el colectivo ha homenajeado a los más de 35.000 pacientes que "han rechazado acudir a los centros privados aun a riesgo de la lista de espera".

"Las razones que nos sacan a la calle permanecen y día a día se agudizan, con falsos acercamientos y falsas promesas. La agresión y el expolio continúan y no hay rectificación. Por todo ello pedimos sanidad universal ya y les advertimos de que no vamos a dar ni un paso atrás", han concluido.