Público
Público

Una marea feminista desborda Bilbao: "Somos el grito de las que no tienen voz"

Decenas de miles de mujeres participan en la movilización central del 8M en la capital vizcaína. También hubo manifestaciones históricas en ciudades como Vitoria o Donostia.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4

Una manifestante en la marcha de Bilbao del 8M. REUTERS/Vincent West

Hubo tambores. Se oyeron silbatos. Cayó alguna que otra lágrima. Muchas bailaron. Todas aplaudieron. Las que están vivas se abrazaron y gritaron en memoria de las asesinadas. Y así, entre gritos y abrazos, las gargantas se quedaron roncas. Este jueves, Bilbao vivió la mayor manifestación feminista de su historia. Las imágenes serán imposibles de olvidar.

El momento álgido de la jornada llegó a las 20.00, cuando miles de mujeres abarrotaron la Plaza del Sagrado Corazón. Muchas llevaban desde la mañana vestidas de negro y con un brazalete morado en el brazo, señal de que habían respondido a la convocatoria lanzada por el movimiento feminista. De hecho, a lo largo de todo el día se dejaron ver y sentir por las principales arterias de la capital vizcaína. Ya fuese a la mañana o a la tarde, ellas fueron las principales protagonistas de este jueves cuasi primaveral. Ellas, a la mañana y a la tarde, encarnaron la primavera feminista.

La reivindicación también viajó en metro. Se notaba en las frecuencias de los trenes, que circularon con menos asiduidad que cualquier otro día, pero también en el interior de los vagones: a media tarde, la línea que recorre la Margen Izquierda de Bizkaia se convirtió en otro escenario del 8 de Marzo: aprovechando el corto viaje (alrededor de 20 minutos) que separa a las localidades de esta comarca de Bilbao, las pasajeras fueron calentando sus gargantas para la gran manifestación.

Karmele Ozaita cogió el metro en Barakaldo. Esta curtida militante social está al frente de Argitan, un colectivo que trabaja contra la precariedad que sufren las vecinas de esa antigua ciudad industrial que hoy ostenta altos niveles de pobreza. “Le voy a dar un dato bastante clarificador. En 2017 atendimos en nuestro punto de información a 382 mujeres. Casi un 30% de sus consultas eran del ámbito laboral. Pues bien, el 90% de las que realizaron esas consultas eran trabajadoras del hogar”, dijo a Público poco antes de la movilización.

Manifestantes durante la marcha del 8M en Bilbao. REUTERS/Vincent West

Esta misma semana, la plataforma Berri Otxoak había dado otros datos bastante elocuentes sobre la situación que atraviesan un amplio número de mujeres en Bizkaia. De las 60.000 unidades de convivencia que perciben la Renta de Garantía de Ingresos (RGI, una ayuda social que se otorga en la Comunidad Autónoma Vasca), el 56,7% de las titulares son mujeres. Al mismo tiempo, del total de pensionistas que completan sus ingresos con la RGI, un 67,4% son mujeres, entre las cuales hay 4.613 viudas. Otro apunte: “En un 61,5% de los casos, los incentivos al empleo o ayuda para completar los ingresos del trabajo son recibidos por mujeres”, afirmaron desde Berri Otxoak. Esos números adquirieron este jueves una gigantesca dimensión humana.

Pasadas las 20.00, la principal avenida de la capital vizcaína se convirtió en una auténtica marea humana, copada principalmente por los colores negro y morado. Había mujeres de todas las edades. "Estoy aquí porque si las mujeres paramos, se para el mundo", comentaba poco antes del inicio Loli, una de las miles de manifestantes.

"Gora borroka feminista" ("Viva la lucha feminista"), animaban a cantar desde el coche que encabezaba la movilización. Detrás venía la pancarta con un lema en euskera, castellano y francés: "Nosotras paramos". En la cabecera también había varias mujeres jóvenes con carteles que planteaban reivindicaciones vinculadas al movimiento estudiantil. "Estamos 40 mil", anunciaron mediante un megáfono. Entonces llegó otro aplauso gigante.

Manifestantes en la marcha del 8M en Bilbao. REUTERS/Vincent West

Hubo también momentos de rabia y silencio, como el que se vivió frente al Palacio de Justicia. "leyes, jueces, sois cómplices. Nos están matando", decía un cartel situado al otro lado de la acera junto a varias siluetas de trapo que yacían sobre el pavimento.

La manifestación concluyó una hora después en las escalinatas del ayuntamiento de Bilbao donde volvieron a cantar y a emocionarse.

Protesta contra Munilla

A esa misma hora se repitieron escenas similares en otras ciudades vascas, como Vitoria o Donostia. Fue precisamente en la capital guipuzcoana donde se produjo uno de los momentos más simbólicos de la jornada: unas 20 mujeres se desnudaron de cintura para arriba frente a la catedral de San Sebastián para protestar contra las últimas palabras del Obispo José Ignacio Munilla, quien a principios de semana les acusó de llevar el demonio dentro. Además, lograron hackear la web de la Diócesis de San Sebastián, donde colgaron un texto titulado “Dios apoya la huelga feminista”. Esta acción fue reivindicada a través de Twitter por @La9deAnon.

Mientras tanto, en Vitoria-Gasteiz un grupo de 30 mujeres se encerró en la sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social para exigir que esta institución “ponga la vida en el centro, en lugar del mercado”. La protesta tuvo lugar en horas de la mañana. Luego, a la tarde, una gigantesca marea feminista recorrió la ciudad.