Publicado: 06.04.2015 15:53 |Actualizado: 06.04.2015 15:53

Marruecos defiende su actuación y afirma que los tres espeleólogos iban sin guía y sin GPS

Agentes marroquíes en colaboración con la Guardia Civil rescatan los cadáveres de los dos españoles fallecidos en Marruecos.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Familiares de Juan Bolivar Bueno, agente de la escala básica de la policía destinado en Madrid, de 27 años, a la entrada del hospital de Uarzazate donde se encuentra ingresado. / EFE

Familiares de Juan Bolivar Bueno, agente de la escala básica de la policía destinado en Madrid, de 27 años, a la entrada del hospital de Uarzazate donde se encuentra ingresado. / EFE

RABAT.- La polémica se ha desatado tras el fallecimiento de dos espeleólogos españoles en el Atlas marroquí: mientras desde España se afirma que probablemente la Gendarmería de Marruecos no está preparada para un rescate de ese tipo y se crítica que Marruecos tardara dos días en aceptar la ayuda de los equipos de rescate de la Guardia Civil, desde Marruecos se acusa a los espeleólogos españoles de imprudencia.

"La Gendarmería marroquí probablemente no cuenta con el equipo específico de rescate en cavidades, ya que en este país no hay demanda social de actividades de este tipo", ha declarado este lunes el portavoz de la Federación Andaluza de Espeleología, José Enrique Sánchez, resumiendo el sentir de los españoles. 



"La Gendarmería marroquí probablemente no cuenta con el equipo específico de rescate en cavidades, ya que en este país no hay demanda social de actividades de este tipo", dice el portavoz de la Federación Andaluza de Espeleología

Sánchez ha recordado que su federación ofreció ayuda "desde el primer momento", pero que Marruecos "decidió gestionar la situación con sus propios medios". Añade que las autoridades marroquíes no les permitieron acceder como grupo organizado de rescate.

"La Federación Andaluza de Espeleología optó el mismo sábado por desplazar a dieciséis miembros como personal civil hasta la zona con material específico", ha declarado Sánchez, y una vez ahí "se ofreció la posibilidad de colaborar", pero "en ningún momento se nos ha requerido", ha declarado.

También ha sugerido que el Gobierno marroquí pudo haber actuado más rápidamente, aunque no ha querido comentar si los fallecidos pudieran haberse salvado "mientras no haya una autopsia que determine exactamente las causas de la muerte" de los dos expedicionarios españoles, Gustavo Virués y José Antonio Martínez.

Polémicas aparte, la colaboración pudo no llegar a tiempo para salvar a los dos españoles, pero sí para recuperar los cadáveres: las autoridades marroquíes en colaboración con los especialistas de la Policía Nacional y la Guardia Civil han logrado rescatar los cuerpos este lunes.

Para ayudar en las tareas de rescate, el Gobierno de España envió a tres agentes de la Guardia Civil del Grupos de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) y a tres agentes del GEO de la Policía Nacional.

Versión de Marruecos

La versión de las autoridades marroquíes es diferente. Según esa versión, agentes marroquíes, y no españoles, fueron los que sacaron vivo del fondo del barranco ayer por la tarde al montañero español Juan Bolívar Bueno, donde llevaba varios días, dijo el director del Consejo Provincial de Turismo de Uarzazate, Zubeir Bouhout.

"Fueron elementos de la Protección Civil, apoyados por agentes de la Gendarmería Real, quienes salvaron y rescataron al único superviviente", declaró el director del Consejo Provincial de Turismo de Uarzazate, provincia donde se produjo el accidente.

Bouhout, en contacto permanente con los servicios de rescate marroquíes, añadió además otro detalle: "Los montañeros corrieron un riesgo enorme aventurándose en esa zona sin un guía profesional y sin material de detección (GPS)".

El responsable marroquí explicó que el lugar donde se aventuraron los tres espeleólogos españoles era tan inaccesible que los helicópteros de rescate tuvieron que aterrizar a una distancia de 45 minutos a pie del barranco donde estaban los tres españoles accidentados.

El lugar, además presentaba restos de nieve y hielo, lo que hacía las operaciones de rescate aún más difíciles.

Bouhout explicó que los agentes marroquíes tuvieron que caminar unas ocho horas hasta llegar hasta la parte alta del barranco.

Los siete agentes españoles del Servicio de Montaña de la Guardia Civil y de los Grupos Especiales de Operaciones de la Policía Nacional que habían viajado desde Madrid llegaron después de que Bolívar ya hubiera sido sacado a la superficie.

Las autoridades marroquíes pusieron en marcha un puesto de emergencia en el aeropuerto de la ciudad "desde el minuto 0 de desaparición de los tres españoles", y que coordinaba los viajes de rescate de los helicópteros marroquíes, dijo la fuente.

Etiquetas