Publicado: 18.08.2015 13:38 |Actualizado: 18.08.2015 13:51

La ONU cifra en 264.000 los inmigrantes que han llegado a Europa por el Mediterráneo en 2015

La crisis de refugiados ha experimentado una alarmante aceleración este año: a Grecia llegaron 160.000 inmigrantes, a Italia 104.000, a España 1.953 y a Malta, 94, según las estadísticas de ACNUR (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Una mujer abraza a sus hijos momentos después de llegar a la orilla de la isla griega de Kosk./ REUTERS

Una mujer abraza a sus hijos momentos después de llegar a la orilla de la isla griega de Kosk./ REUTERS

GINEBRA.- El número de inmigrantes y refugiados que alcanzaron Europa en 2015 por las distintas rutas del Mediterráneo ha superado los 264.000, con una alarmante aceleración de esta crisis en Grecia, a donde sólo la semana pasada llegaron cerca de 21.000 personas, reveló la ONU.

El fuerte aumento de refugiados llegados a las islas griegas, que han alcanzado los 160.000, ha acelerado esta crisis y provocado que se supere la barrera del cuarto de millón de inmigrantes y refugiados dos semanas antes de lo previsto.

Así, el pasado julio llegaron a Grecia más inmigrantes y solicitantes de asilo -50.000- que durante todo 2014, cuando sumaron 43.500.



De los 21.000 de la semana pasada, los sirios fueron casi 17.000, seguidos de muy lejos por afganos (2.847, que representa un 14%) e iraquíes (582, que refleja un 3%).

Las tres nacionalidades, de países que sufren prolongados conflictos armados, indica que la gran mayoría de ellos deberán ser considerados como refugiados, conforme al derecho internacional.

Además, entre el 1 de enero y el 31 de julio pasados, 1.716 inmigrantes entraron a Grecia por vía terrestre, a través de la frontera con Turquía, según las estadísticas proporcionadas por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Mientras tanto, los inmigrantes que consiguieron llegar a Italia fueron 104.000 desde que empezó el año hasta ayer, mientras que a España lo hicieron 1.953 y a Malta, 94.

La composición de los que llegan a Italia -también por el Mediterráneo- es muy diferente con respecto a Grecia, con una mayoría de inmigrantes que proviene de África subsahariana.

"Algunos esperan quince o veinte días en condiciones que no son adecuadas y en muchos casos no reciben ni la asistencia más básica"

La ONU advierte desde hace meses de la explosiva situación de la inmigración en Grecia y del constante aumento de las llegadas, pero las miradas se mantuvieron concentradas en Italia debido a los frecuentes naufragios y a la elevada cifra de muertos entre los inmigrantes que intentaban cruzar desde Libia.

Grecia se ha visto así sumergida por las necesidades de los recién llegados e incapaz de responder a ellas, en gran medida debido a la crisis económica que atraviesa.

"La situación es resultado de la falta de condiciones de recepción. Hay un cuello de botella porque la gente debe ser registrada por la policía, pero ésta está totalmente agobiada por la carga y trabaja 24 horas al día", explicó en una rueda de prensa el portavoz del ACNUR, Willian Spindler.

Del lado de los refugiados, "la situación también es muy frustrante. Algunos esperan quince o veinte días en condiciones que no son adecuadas y en muchos casos no reciben ni la asistencia más básica, así que quieren dejar las islas (griegas) lo antes posible".

Los problemas de comunicación, debido al idioma, contribuyen a los malos entendidos entre la policía y los inmigrantes, por lo que el organismo de la ONU ha enviado a intérpretes de árabe y otras lenguas y resolver este problema.

La ONU ha enviado intérpretes de árabe y otras lenguas debido a los problemas de comunicación por no entender el idioma

Su personal también está presente en el barco enviado por el Gobierno griego a la isla de Kos para ayudar a las autoridades a poner en marcha un sistema de registro de refugiados y poder trasladarlos a Atenas.

Sin embargo, Splinder recordó que las condiciones en la capital griega son "tan malas como en la isla, así que transferirlos no va a mejorar la situación".

"Tenemos que mejorar las condiciones en Atenas y, en lugar de intentar manejar la situación en una isla, intentar gestionarla a nivel de toda la región, no sólo en Grecia, sino también en Macedonia, Serbia y Hungría".

Los refugiados que llegan a Grecia abandonan este país en cuestión de días para emprender su camino hacia el resto de Europa.

"Por esta razón, Europa necesita unirse, asumir un rol de liderazgo y coordinar una respuesta. Obviamente, el Gobierno griego tiene la responsabilidad de lo que suceda en su territorio, pero necesita que se le asignen recursos (europeos)", recalcó Splinder. EFE