Público
Público

Avalancha en Mocoa Al menos 254 muertos por una avalancha de agua y rocas en Colombia

Un fuerte aguacero provocó el desbordamiento de tres ríos en Mocoa, situada en medio de la selva amazónica. Hay casi más de 200 heridos y unos 400 desaparecidos. La ciudad está incomunicada y no hay suministro de energía ni agua 

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3
Comentarios:

Fotografía cedida por la presidencia de Colombia de un área tras de una avalancha de este sábado en Mocoa (Colombia).. EFE/CÉSAR CARRIÓN

Al menos 254 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas por las inundaciones y las avalanchas causadas por las fuertes lluvias concentradas en la ciudad de Mocoa, la capital de la provincia colombiana de Putumayo, en el suroeste del país, según el último balance de las autoridades, que han advertido de que hay 400 personas desaparecidas.

El alcalde de Mocoa, José Antonio Castro, ha asegurado que gran parte de la ciudad se ha visto afectada, especialmente en los barrios de San Miguel y Laureles Independencia. "Aunque gran parte de la población fue advertida con tiempo y pudieron abandonar sus viviendas, los residentes de al menos 17 barrios se ha visto gravemente afectados por la avalancha", ha indicado el alcalde.

La ciudad fue arrasada por un lodazal con con piedras gigantescas arrastradas por los ríos y se encuentra aislada, sin luz ni agua

Castro, que ha explicado que la ciudad se encuentra "totalmente aislada", sin suministro eléctrico ni agua, ha insistido en la necesidad de ayuda urgente "ante la tragedia". El desbordamiento del caudal de los tres ríos que atraviesan la zona ha bloqueado la principal vía de acceso a la localidad colombiana, según ha señalado la Policía.

El último balance de víctimas, que incluye un número indeterminado de desaparecidos y damnificados, lo dio el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien hoy visitó la zona del desastre, un lodazal con piedras gigantescas arrastradas por los ríos hasta el centro mismo de esa ciudad de unos 45.000 habitantes.

La tragedia supera el más reciente desastre natural de Colombia, el de otra avalancha que destruyó el 18 de mayo de 2015 la localidad de Salgar, en el departamento de Antioquia, dejando al menos 104 muertos.

Entre la víctimas hay al menos 10 niños que todavía no han encontrado a sus padres

Según el presidente del país, Juan Manuel Santos, "hay mucha gente desaparecida" y se está haciendo un censo de las personas que no han sido halladas, con base en las informaciones que están suministrando los familiares. Entre la víctimas hay al menos 10 niños que todavía no han encontrado a sus padres y están bajo los cuidados del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), entidad oficial de protección a la infancia.

Imagen de una calle de Mocoa (Colombia) cedida por el ejército colombiano.

La magnitud de la catástrofe se agrava por el aislamiento de esta zona de Colombia, situada en la región amazónica, en la frontera con Ecuador, que carece de suficientes vías de acceso, pues solo se puede llegar a Mocoa por vía aérea o por precarias carreteras que la comunican tras varias horas de viaje con las ciudades de Neiva y Pasto.

Los habitantes de Mocoa, acostumbrados a convivir con una naturaleza de selva y ríos caudalosos, fueron sorprendidos anoche por el inusual aguacero que sacó de su cauce los tres que pasan por la ciudad y que, convertidos en una riada de agua y piedras, se llevaron todo lo que encontraron a su paso.

El presidente explicó que anoche cayó en Mocoa cerca del 45% de la lluvia que cae en un mes y eso "produjo la avalancha"

Hoy, con una resignación admirable, ayudaban a soldados, policías y socorristas a buscar víctimas entre los escombros en que quedaron convertidas sus casas. El presidente explicó que anoche cayó en Mocoa cerca del 45% de la lluvia que normalmente cae en un mes, y ese volumen de agua "produjo la avalancha".

La riada pasó por 17 barrios, de los cuales los más afectados fueron los de San Miguel, Progreso e Independencia, que están más cercanos al curso del río Mocoa, según dijo por teléfono el comandante de la Brigada 27 del Ejército, general Adolfo Hernández.

La tragedia agotó la capacidad de los servicios médicos de Mocoa, pues pese a que los hospitales no fueron afectados, sí se vieron desbordados por la emergencia. "El hospital de Mocoa, el José María Hernández, colapsó desde temprano y están atendiendo a las personas en otros lugares con ayuda de personal médico que ha llegado de otros municipios del Putumayo", manifestó el jefe militar.

1.120 militares, cinco aviones de la Fuerza Aérea, cuatro helicópteros del Ejército y tres de la Policía participan en el rescate

El Ministerio de Defensa envío cinco aviones de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), cuatro helicópteros del Ejército y tres de la Policía con personal médico, como parte de un contingente de 1.120 miembros de las Fuerzas Armadas que ayudan a los damnificados, entre los cuales también hay 150 miembros del Batallón de Ingenieros Militares.

Según explicó el presidente Santos, la calamidad pública declarada en Mocoa permitirá tomar todas las medidas necesarias para socorrer a sus habitantes, como el envío de camiones cisterna con agua potable y de plantas eléctricas ya que la ciudad está sin electricidad.

Ante los temores de la población a nuevas avalanchas, el general Hernández aseguró a Efe que un helicóptero de la FAC hizo un sobrevuelo por la zona y constató que no hay represamiento de los ríos, pero "de pronto, por precaución, se podrían evacuar algunos barrios que están en riesgo si llegan a presentarse más lluvias".

Santos también dijo que la posibilidad de otras avalanchas no se puede descartar, pero es poco probable que ocurran porque "las lluvias no van a ser tan intensas como ayer", lo que limita la posibilidad de que haya más aludes.