Publicado: 04.02.2016 18:49 |Actualizado: 04.02.2016 18:51

Méndez: “Cerrar las fronteras dentro de la UE podría provocar un colapso del crecimiento y el empleo”

El líder de UGT cree que Bruselas tiene el "deber" de acoger a los refugiados y denuncia "una dinámica más encaminada a incentivar las expulsiones que a facilitar la acogida”.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El secretario general de UGT, Cándido Méndez (derecha), junto al líder de CCOO,  Ignacio Fernández Toxo. / EFE

El secretario general de UGT, Cándido Méndez (derecha), junto al líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo. / EFE

MADRID.- El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha advertido de que la entrada en vigor de nuevos controles fronterizos dentro de la Unión Europea con el objetivo de impedir el flujo de refugiados “perjudicaría al empleo y acarrearía unos costes que incluso podrían provocar un colapso del crecimiento económico y de la generación de empleo”. El colapso del acuerdo de Schengen, que suprimió los controles en las fronteras interiores para garantizar la libre circulación de personas, va en contra de los valores fundacionales de la UE, recordó el líder sindical, quien consideró que “vamos camino de una Europa Fortaleza de privilegiados aislada de los países del entorno”.

Méndez y el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, inauguraron hoy en Madrid la jornada Un análisis integral de la crisis migratoria en Europa, donde se presentó el dictamen de países seguros del Comité Económico y Social Europeo (CESE). Durante el acto, que tuvo lugar en la sede de la Representación de la Comisión Europea en España, ambos dirigentes sindicales abogaron por tejer una “gran alianza social” que exija a los Estados de la UE soluciones al drama de los refugiados.

“El problema de fondo en Europa es que el populismo y la xenofobia están teniendo éxito en el debate de ideas, de forma que partidos tradicionales con profundas raíces democráticas están siendo sensibles a ideas de partidos de extrema derecha”, añadió a Público Méndez, quien rechazó “el discurso de que los inmigrantes quitan el empleo y se aprovechan de la sanidad”, pues a su juicio favorecen el crecimiento económico y generan oportunidades. “Es una lectura no sólo injusta sino profundamente errónea”.



El secretario general de UGT abogó por un enfoque estratégico de futuro, pues cree que “Europa no se enfrenta a un reto coyuntural y a corto plazo sino que se va a mantener en el tiempo”, por lo que apostó por una política de asilo que garantice los derechos humanos y el “deber” de acoger a los refugiados. Sin embargo, dijo, “se está produciendo un incumplimiento flagrante de los insuficientes compromisos que se adquirieron, como reubicar a 160.000 personas, puesto que desde septiembre la UE sólo ha reubicado a 459, dieciocho de ellas en España”.

Respecto a la política de inmigración en nuestro país, el líder sindical se mostró a favor de revertir la ley de seguridad ciudadana, “lesiva con los derechos humanos”, y de poner fin a las devoluciones en caliente. “Hay que romper una dinámica que va más encaminada a incentivar las expulsiones que a facilitar la acogida”, apuntó Méndez, quien censuró que la política de fronteras “prima las labores de vigilancia sobre las labores de salvamento, prácticamente a cargo de las ONG, que cuentan con unos medios muy limitados”.