Público
Público

Las mentiras y medias verdades de una familia que pide ayuda en Valladolid

'Público' informó de la dramática situación de Jesús, Nieves y sus dos hijos menores. Una familia sin empleo, sin ingresos y a punto de quedarse sin casa, pero la historia ha resultado ser distinta a la que relataban.

Publicidad
Media: 4.57
Votos: 14

Cartel con el que Jesús pretendía a dar a conocer su situación


“Padre de familia con dos niños. Busca trabajo de lo que sea. Para mi mujer o para mí, para no acabar viviendo en la calle. Ya no tenemos nada, ni nadie que nos ayude. Gracias por su atención”. Este cartel escrito a mano, que aparece periódicamente desde hace varios años en redes sociales y en las calles de Valladolid, lo firma un tal Jesús, quien adjunta su número de teléfono.

El aviso despierta la sensibilidad de mucha gente que se pone enseguida manos a la obra para echar un cable a Jesús y su familia. También llamó la atención de este periódico, que el 22 de enero publicó un artículo contando su historia. Jesús, de 47 años, estaba en el hospital tras su segundo intento de suicidio. La información la daba su mujer, Nieves, con quien tiene dos hijos de 10 y 11 años respectivamente. Pero de la misma manera que el cartel saca lo mejor de la gente solidaria, también ha despertado mucho malestar por parte de quienes sí han ayudado a esta familia en repetidas ocasiones. Al parecer, su historia está llena de verdades a medias y alguna que otra mentira.

Según ha podido saber Público, Jesús no ha sido ingresado ni atendido en las urgencias de ningún hospital de la ciudad. De hecho, no hay referencias hospitalarias suyas desde el año 2014.

Este hombre es usuario de los Servicios Sociales de la ciudad desde el año 2000, pese a que su mujer aseguró a Público que “hasta 2012, en plena crisis, nunca faltó trabajo” en hostelería. En todo este tiempo, apuntan a Público los Servicios Sociales, ha pasado por periodos en los que ha sido beneficiario de prestaciones y servicios y otros en los que no le ha hecho falta. En resumen, puede que se trate de una situación más que difícil, pero siempre han contado con ayudas públicas o privadas.

Concretamente, Jesús recibió en 2014 una ayuda de emergencia para el pago de alquiler. La información disponible sobre su caso, en 2015, hablaba de una persona con 20 años de vida laboral, pero en desempleo de larga duración y con la prestación de la Renta Activa de Inserción a punto de terminar. Desde el 31 de julio de 2015 ha recibido la Renta Garantizada de Ciudadanía, una prestación económica de 426 euros mensuales que recibió junto 1.732 euros en concepto de atrasos. La recibió hasta diciembre de 2017, cuando le fue suspendida por no comunicar un cambio en su situación laboral. Jesús empezó a trabajar en marzo de 2017 en la empresa Iluion, con un contrato de 36 horas mensuales por 120 euros al mes. Los Servicios Sociales le informan meses después de que debía notificarlo por escrito para que su prestación social no se anule, ya que es compatible con esos ingresos, pero nunca lo hizo. Actualmente, la prestación está en suspenso, pendiente de resolución tras alegaciones.

La última vez que Jesús tuvo contacto con el personal de Servicios Sociales (CEAS de Valladolid) fue en noviembre de 2017, cuando una trabajadora social trata de ponerse en contacto con él tras ver el cartel en el que Jesús pide ayuda desesperada. No encuentran a Jesús. La trabajadora social habla con Nieves — su mujer, según el cartel—, quien les explica que su situación económica y social es dramática. Desde entonces, pese al interés mostrado por el CEAS, no han logrado contactar con ninguno de los dos.

Una historia conocida

La última persona interesada en ayudarles fue Aurora Andrés, una vecina de Valladolid que también vio el cartel en redes sociales hace unos días. Ella coordina un grupo pequeño de ayuda mutua a familias en apuros, y la historia de esta familia hizo que la red de Aurora se volcase en ayudarla. Organizaron una recogida de ropa y alimentos, explica a Público, pero ese mismo lunes hizo memoria. Esa historia ya la había escuchado hacía meses.

Las sospechas de Aurora se confirmaban después del aviso de Mila Díez, una voluntaria del banco de alimentos para personas necesitadas de Valladolid. También le sonaba una historia parecida. Ambas recordaban haber ayudado anteriormente a Jesús o a Nieves, pero desaparecieron de repente y dejaron de responder al teléfono. “No dudo de que su historia sea real, de que lo estén pasando mal. Pero no pueden decir que nadie les ha ayudado y que quieren trabajar”, critica Mila.

Esta mujer vio el cartel de Jesús hace más de un año, en una parada de autobús. Le llamó, se interesó por su situación y le hizo la compra varias veces. “Cruz Roja y Cáritas les daban alimentos así que yo les compraba cosas frescas, de las que no dan estos sitios. Me dijeron que vivían en una habitación por la que pagaban 70 euros al mes. Allí dormían su mujer y los dos hijos. Él dormía en el coche, me dijo”, recuerda Mila. Les pidió sus datos, sus currículos y se ofreció a buscarles un empleo. Sólo le llegó el de Jesús, dice, porque Nieves trabajaba cuidando a una señora dependiente por 500 euros al mes. “Le conseguí un trabajo, con un sueldo pequeño, pero algo era algo. De comercial”, explica Mila. “Le dije que fuera de mi parte, pero desde ese momento no volví a saber de él. En el trabajo me dijeron que nunca llamó ni acudió, y a mí no volvió a cogerme el teléfono. Dejé de insistir al cabo de los días, pensé que le había pasado algo”, rememora la voluntaria.

Cuando hace cuatro días volvió a ver el cartel y se enteró de que Aurora y su red de apoyo organizaban una colecta, les alertó. Aurora también recuerda que ayudó a una familia en idéntica situación. Ambas decidieron ponerle cara a los necesitados y salir de dudas. Salieron. “Hace casi dos años yo le hice la compra a esa mujer. El miércoles, cuando quedé con ella, se lo dije, pero no se acordaba. Será normal, tanta gente les habrá comprado comida que ya no se acuerdan ni de las caras”, se queja Aurora. Ella también le llevó una oferta de trabajo a Nieves, pero “dijo que para qué iba a ir, si no la iban a coger. Yo lo he pasado mal toda mi vida, tengo cuatro hijos y nunca he dado por supuesto que no me iban a contratar en un sitio. Si estás desesperado intentas trabajar en cualquier sitio”, argumenta Aurora.

"Siento que se han reído de mí y han conseguido que me piense muy bien a qué familias ayudar”

Esta actitud contrasta mucho con lo que Nieves afirmó a este diario. “Siempre estamos pidiendo y resulta que tenemos dos manos para trabajar. Y no podemos porque no hay trabajo. Nunca hay trabajo para nosotros en Valladolid”, se quejaba.

Por otra parte, Nieves siempre se ha presentado como la mujer de Jesús, con quien tiene dos hijos menores, pero la información de Servicios Sociales es diferente. Jesús consta como varón divorciado sin menores a cargo. Es padre de dos hijos que viven con su madre, de la que se divorció, al menos, en 2015, cuando comunicó a Servicios Sociales que convivía con una mujer de origen búlgaro y su hijo de 24 años. Residía en una vivienda alquilada junto a otra familia que aportaba 100 euros mensuales. Quiénes son realmente Nieves y Jesús es un misterio.

“Yo me siento totalmente engañada. Siento que se han reído de mí y han conseguido que me piense muy bien a qué familias ayudar”, confiesa Aurora, que finalmente decidió no entregar la ropa y la comida que había recolectado para ellos. Mila, por su parte, lamenta haber ayudado a una familia que, “con el dinero que recibían los dos cuando yo les ayudé, ingresaban más que yo”. Ambas mujeres le recriminaron el miércoles a Nieves su actitud. Tuvieron una discusión pero, aseguran, “ella se fue como si nada, como si tuviera broncas como ésta a diario”, lamenta Aurora. “A mí se me caería la cara de vergüenza si alguien me dijera que me aprovecho de la gente con buen corazón”, sostiene. Mientras tanto, el cartel de Jesús sigue circulando por las redes y las calles de Valladolid.