Público
Público

Metro de Madrid La EMT niega que 322 de sus trabajadores hayan sido afectados por amianto

La empresa ha respondido en un comunicado a la información publicada por El País y La Razón apoyándose en los análisis realizados en la zona donde se llevaron a cabo las obras y a las pruebas médicas de los trabajadores. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Vehículos de la Empresa Municipal de Transpote (EMT) de Madrid. E.P.

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha asegurado este miércoles que es "falso" que un total de 322 de sus trabajadores hayan respirado o inhalado fibras de amianto. Según los análisis realizados en la zona donde se llevaron a cabo las obras, descartan la presencia o concentración de esta sustancia en el aire. Además, las pruebas médicas y análisis realizados a los trabajadores expuestos han descartado cualquier evidencia de la presencia de fibras de amianto en el organismo de los empleados. 

Así, la EMT ha respondido en un comunicado a la información publicada por El País, en la que se asegura que este número de trabajadores fueron afectados por amianto durante la reforma de unas cubiertas de las cocheras de la EMT en Fuencarral, realizada a lo largo de diez meses en 2017.

En la misma línea, La Razón publica también que la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha expedientado a la EMT por exponer a sus trabajadores al amianto, considerando la infracción de "muy grave".

Desde la EMT indican que es falso que la comisión evaluadora de prevención detectara estos hechos el 7 de febrero de 2017, pues la fecha en que dicha comisión se pronunció fue el 7 de noviembre de 2017 y "al día siguiente se produjo la paralización preventiva de las obras y de los trabajos en las naves de EMT".

"Es decir, entre el informe de la comisión evaluadora y la paralización de las obras no transcurrieron diez meses sino un día", han apuntado desde la Empresa Municipal de Transportes.

También la EMT tilda de "absolutamente falso" que haya sido expedientada por la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social pues, a día de hoy, "EMT no ha recibido ninguna notificación ni expediente a este respecto".

Además, señalan que el dictamen al que se hace referencia en la noticia "indica claramente que las responsabilidades se ubican en la empresa Elecnor, sucontratada por EMT, por desviarse del plan de trabajo aprobado por EMT incumpliendo así el Real Decreto 396/2006".

Así, EMT esperará a conocer el dictamen o informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para emprender las acciones legales oportunas contra la contrata responsable de las obras.

A este respecto, EMT ha recordado que decidió, en noviembre de 2017, el cierre "inmediato y preventivo" de dos naves del Centro de Operaciones de Fuencarral como consecuencia de la realización de las mencionadas obras de mejora, que estaban siendo llevadas a cabo por una empresa subcontratada, "en las que no se habían aplicado adecuadamente el plan de trabajo dictado por EMT ni los protocolos establecidos en la normativa vigente en trabajos sobre cubiertas de uralita".

A estos efectos, EMT elaboró un plan de choque para que no se viera afectada ni la salud de los trabajadores, ni el normal funcionamiento de los trabajos a realizar en estas instalaciones ni el servicio de las líneas de autobuses asignadas a este centro, y creó un Grupo Operativo destinado en exclusiva a la resolución de esta situación.

En todo momento, EMT aseguró que "priorizó la prevención de la salud de sus trabajadores por encima de cualquier otra consideración y actuó con la máxima celeridad y diligencia en la resolución de esta situación".