Público
Público

Michelle Obama apela desde Madrid a un cambio cultural para acabar con la desigualdad

La primera dama de EEUU visita la capital acompañada de la reina Letizia y la alcaldesa Manuela Carmena para presentar su proyecto solidario Girls Learn

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3
Comentarios:

Michelle Obama y la reina Letizia en el acto de este miércoles en el Matadero de Madrid. EFE

MADRID. -La primera dama de EEUU, Michelle Obama, ha apelado desde Madrid a la necesidad de que los países desarrollados inicien un cambio cultural que honre y respete a su población femenina, ya que la verdadera igualdad no solo se consigue con leyes, sino cambiando "las diferentes varas de medir" que se aplica a mujeres y hombres.

La primera dama de Estados Unidos llegó ayer en Madrid acompañada por sus hijas, Malia y Sasha y de su madre, Marian Robinson, en una visita enmarcada en "Let Girls Learn" (Dejan que las niñas aprendan!), una iniciativa que lidera y que trata de hacer accesible la educación a más de 60 millones de niñas en todo el mundo.

En este contexto, Michelle Obama ha ofrecido en el Matadero un discurso ante 600 universitarias y estudiantes de colegios públicos españoles, a quienes les ha pedido que sumaran sus esfuerzos a esta necesaria transformación.

La primera dama de EEUU ha animado a las jóvenes a valorar el acceso a la educación que tienen en su país y a trabajar para cambiar las actitudes machistas que permanecen aún en las sociedades occidentales y sobre todo están muy presentes en los países en desarrollo, donde más de 62 millones de niñas no van a la escuela.

En un país como España, cuya tasa de abandono escolar temprano casi duplica con un 23,5% la media europea (12%), según datos de la ONG Save the Children, Michelle Obama ha pedido a las jóvenes de entre 16 y 24 años congregadas en el auditorio del centro cultural del Matadero de Madrid que sean conscientes de la "suerte" que tienen de vivir "en un país que les da tantas oportunidades".

Unas oportunidades que distan mucho de las que tienen otras jóvenes "igual de inteligentes que vosotras", pero que por vivir donde viven y ser mujeres han de superar numerosos obstáculos para seguir estudiando. Regina, por ejemplo -ha relatado la Primera Dama- vive en Liberia y "se levanta antes del amanecer, cocina, cuida de sus hermanos y trabaja en un mercado local para poder pagarse su educación". "Y todo eso lo hace antes de ir a la escuela durante el resto del día, mientras que por la noche estudia durante horas porque quiere ser enfermera", ha contado.

Cuando las adolescentes no van a la escuela "ganan menos dinero, se casan antes, padecen altas tasas de mortalidad maternal e infantil, es más fácil que contraigan el VIH y no vacunan a sus hijos", ha advertido la Primera Dama. Y esto afecta "a la salud pública de sus naciones y a la seguridad de sus economías".

Obama ha reconocido que las desigualdades en materia de género no son algo exclusivo de los países en desarrollo, pues permanecen aún en nuestras sociedades occidentales, "donde un papá que llega de trabajar y cambia un pañal es un héroe, pero si hace lo mismo una mujer, nadie lo nota". Donde si un padre trabaja duro y se queda hasta tarde en la oficina "se le ensalza como ambicioso, y si lo hace una madre se le acusa de abandonar a sus hijos".

La reina Letizia, anfitriona de la visita, ha agradecido a Obama los logros de su iniciativa  y ha defendido el valor de la alfabetización digital para garantizar el acceso de las niñas al conocimiento y a todas las oportunidades.

En su intervención, la reina ha recalcado que la educación de las niñas "transforma, protege" y está ligada a "la justicia social y la democracia", al bienestar familiar, "al fomento de la igualdad" y una mejor salud y nutrición.

Tras señalar las ventajas que supondrá incorporar el talento, la energía e inteligencia de millones de niñas sin escolarizar, ha valorado la capacidad para comprender, compilar y analizar la información a través de la tecnología digital como una de las maneras más eficaces para que tengan acceso al conocimiento y a todas las oportunidades.

La primera dama de Estados Unidos, que visita España por segunda vez, ha estado acompañada en este acto, además, por el embajador de Estados Unidos en España, James Costos, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena y la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa.