Publicado: 12.09.2015 11:20 |Actualizado: 12.09.2015 11:21

Miles de migrantes llegan a Hungría antes de que se endurezcan sus leyes 

A partir del martes, los desplazados que crucen la frontera húngara afrontan tres años de cárcel y cinco años si dañan la valla con cuchillas. Decenas de ciudades de Europa celebran esta tarde un acto de protesta y solidaridad con los refugiados y en demanda de una política europea responsable

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

BUDAPEST/VIENA.- Las autoridades húngaras interceptaron este viernes a 3.023 refugiados que entraron en el país de una forma ilegal, mientras que en la estación de trenes Keleti de Budapest miles esperan poder subir a una tren que los lleve hasta la frontera con Austria, informó esta mañana la televisión pública M1.

En la estación, como en los días anteriores, los refugiados suben a trenes que les lleva a localidades fronterizas, como Hegyeshalom o Sopron, desde donde cruzan andando a Austria, para seguir hacia la meta de la gran mayoría, Alemania.

Se estima que en los primeros trenes de la jornada han partido unos 1.000 refugiados hacia esos destinos. Ayer viernes, unas 3.000 personas fueron trasladas en autobuses desde Nickelsdorf, en la frontera entre Austria y Hungría, hacia otras localidades austríacas desde las que continuar el viaje, principalmente hacia Alemania.

Esta tarde, decenas de ciudades de Europa se celebran actos de protesta y de solidaridad con los refugiados, bajo el lema de "Refugees welcome - Día de solidaridad" y en demanda de una política europea responsable ante esta crisis humana.

Esta semana, más de 22.000 migrantes han llegado esta semana a la isla griga de Lesbos procedentes de Siria. En Austria, la afluencia de refugiados ha llevado a suspender el tráfico ferroviario durante este fin de semana, país que ha recibido a más de 12.000 personas.

Austria e Italia han pedido a la Unión Europea que sea más flexible
respecto a los límites del déficit público ante la crisis de emigrantes que se registra. El comisario de asuntos económicos, Pierre Moscovici, ha respondido que los acuerdos están para cumplirlos, pero que se estudiará su solicitud.

Por otro lado, unos 500 desplazados llegaron el viernes a Berlín procedentes de la ciudad austríaca de Salzburgo.

Durante la pasada noche, unas 460 personas han cruzado andando la frontera entre Hungría y Austria.

Mientras, en el sur de Hungría, en la localidad de Röszke, siguen cruzando centenares de refugiados desde Serbia, que después son trasladados a centros de registro del país, pero según el portal informativo Origo, la situación es tranquila.

Hasta cinco años de cárcel por dañar la valla húngara


El primer ministro de Hungría, el conservador Viktor Orbán, anunció este viernes que desde el próximo martes, cuando entren en vigor las nuevas leyes que prevén penas de cárcel por el cruce ilegal de la frontera, la Policía detendrá a todos aquellos que entren así en el país.

De esta manera, desde el 15 de septiembre la entrada irregular en Hungría puede ser castigada con hasta tres años de cárcel, que pueden ser cinco si se entra armado o dañando la valla construida para sellar la frontera.

El ministro de Defensa, István Simicskó, ha anunciado que durante el fin de semana habrá ya 4.300 soldados en la frontera con Serbia que trabajarán en la construcción de una valla de 4 metros de altura.

La valla, de 175 kilómetros de largo, está siendo construida por presos de centros penitenciarios de Hungría y se espera que esté acabada  comienzos de octubre.  

El Gobierno húngaro planea que antes de que termine septiembre el Parlamento apruebe una ley que prevé la movilización del Ejército en la defensa de la frontera.

En lo que va de año, las autoridades húngaras han interceptado a más de 170.000 refugiados que huyen de países en conflicto, como Siria o Afganistán, y cruzan Hungría para llegar a países más ricos de Europa.