Publicado: 17.04.2015 12:17 |Actualizado: 17.04.2015 12:17

La mitad de los menores de 30 años en España vive aún con sus padres

Aumenta el número de hogares en España, hasta superar los 18 millones, pero se reduce su tamaño. El hogar más común está compuesto por una pareja con un hijo o ninguno. Aumentan las personas que viven solas y roza ya el 25% de la población, según una encuesta del INE.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Una mujer con sus dos hijos.

Una mujer con sus dos hijos.

MADRID.- En España una de cada cuatro personas vive sola, el 24,8 % de la población, un porcentaje que se traduce en 4,5 millones de personas y que, en tan sólo un año, se ha incrementado en 123.100 ciudadanos.

El perfil de la persona que vive sola es el de una mujer mayor de 65 años, es decir, que de los 4,5 millones de ciudadanos que viven sin compañía, 1,8 millones tienen 65 o más años, y de ellos 1,3 millones son mujeres, mientras que la mayoría de los menores de 65 años que habitan solos son hombres.



En 2014 en España el número de hogares era de 18,3 millones, 85.000 más que un año antes aunque su tamaño sigue descendiendo y se sitúa en 2,51 personas, según datos de la Encuesta Continua de Hogares difundida hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así, los más comunes siguen siendo los formados por dos personas (30,6 % del total con 5,6 millones de personas), seguidos de aquellos en los que vive una sola persona (24,8 %), a pesar de que la población incluida en estos sólo supone el 10 % del total.

Aquellos en los que habitan cinco o más personas sólo constituyen el 5,9 %, con un tamaño medio de 5,4 personas y en los que se concentra el 12,5 % de la población (un millón de personas). También decrecen los de tres y cuatro personas mientras que los más pequeños (de una o dos personas) continúan creciendo.

Hogares más comunes: una pareja con un hijo o ninguno

Según el perfil de sus habitantes, los hogares más comunes son aquellos formados por una pareja con hijos, que agrupan a 6,3 millones de personas, el 34,6 % del total.

Dentro de este grupo los más numerosos son los de parejas con sólo un hijo (2,9 millones, el 16,4 % del total), seguidos de las que tienen dos (2,8 millones, el 15,3 %) y de las que tienen tres o más hijos (3,3 %, medio millón). Las parejas sin hijos también siguen aumentando, en 35.300, ya suponen el 21,7 % de los hogares españoles y alcanzan los 4 millones de personas.

Otro de los datos que refleja los cambios de las sociedad española es el continuo aumento de los hogares monoparentales, en los que vive un solo progenitor con sus hijos, que han aumentado en 47.000 y aglutinan el 9,6 % de los hogares.

La mayoría de ellos está integrado por madre con hijos (82,7 %) y en dos de cada tres el progenitor convive con un solo hijo. El número de hogares formados por parejas, de derecho o de hecho y con hijos o sin hijos, es el más numeroso con 10,3 millones. Respecto a 2013 los hogares de parejas sin hijos han aumentado ligeramente mientras que los de parejas con hijos se han reducido.

El INE también aporta datos de los hogares en los que conviven parejas heterosexuales, que suman 11,3 millones (el 99,2 % del total pero con un descenso de 62.900) y homosexuales, con 91.900, el 0,8 % y un aumento de 8.300.

Las parejas de derecho son 9,8 millones (85,9 %), 90.000 menos que un año antes, frente a 1,6 millones de las de hecho (14,1 %), con 35.500 más. Respecto al estado civil, la mayoría de los hombres que viven solos son solteros (59 %) mientras que la mayor parte de ellas son viudas (49 %).

Y por edad, uno de cada cuatro hombres entre 35 y 44 años vive solo y casi una de cada cuatro mujeres entre 75 y 84 años también.

Uno de cada tres jóvenes, sin independizarse

Respecto a la forma de convivencia de los jóvenes, una de cada tres de las 6.014.300 personas entre 25 y 34 años todavía no se ha independizado. Lo más frecuente es que vivan con sus padres o con alguno de ellos (33,8%), en pareja con hijos (25,5%) o en pareja sin hijos (20,9%).

La emancipación es menor entre los más jóvenes. Así uno de cada dos jóvenes entre 25 y 29 años sigue viviendo con sus padres (el 49,5%), frente a uno de cada cinco (el 21,2%) de las personas de 30 a 34 años.

En el caso de las personas mayores, la forma de convivencia más común entre los que tienen mas de 65 años es en pareja sin hijos en el hogar (46 %), solas (22,6 %) y en pareja con hijos (14,6 %).

Entre los de 85 y más años lo más común es vivir solo (368.400 personas, el 34,4 %), en pareja sin hijos en el hogar (23,4 %) y con otros parientes (20,2 %). El 78% de los hogares tiene su vivienda en propiedad y, según el INE, la proporción de ellos con pagos pendientes se ha reducido del 30,1 % hasta el 29,5 % en 2014.