Publicado: 06.09.2015 08:49 |Actualizado: 06.09.2015 20:30

El juez decreta prisión sin fianza para Sergio Morate y le imputa dos delitos de asesinato

El presunto asesino de Laura del Hoyo y Marina Okarinska ya se encuentra en manos de las autoridades españolas, tras llegar en la madrugada procedente de Rumanía.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El principal sospechoso del doble crimen de Cuenca, Sergio Morate, a su llegada esta madrugada al aeropuerto madrileño de Torrejón. EFE/POLICÍA NACIONAL

El principal sospechoso del doble crimen de Cuenca, Sergio Morate, a su llegada esta madrugada al aeropuerto madrileño de Torrejón. EFE/POLICÍA NACIONAL

CUENCA.-  El titular del Jugado de Primer Instancia e Instrucción número 1 de Cuenca, Gonzalo Criado del Rey Tremps, ha decretado este domingo prisión provisional comunicada y sin fianza para Sergio Morate Garcés. Se le imputa como presunto autor de dos delitos de asesinato en las personas de Marina Okarinska y Laura del Hoyo Chamón, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Manch (TSJCM) en un comunicado.

El imputado, que ha comparecido ante el juez pasadas las once de la mañana de hoy, se ha acogido a su derecho a no declarar, según el TSJCM. En el comunicado, el TSJCM ha recordado que la causa abierta continúa bajo secreto de sumario



La declaración de Morate ante el juez se ha realizado a puerta cerrada, y no se ha autorizado el acceso al edificio de Juzgados de Cuenca a los medios de comunicación, teniendo en cuenta el acuerdo de Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, de fecha 15 de octubre de 2010, que no permite la captación de imágenes y sonido en pasillos o dependencias judiciales donde no tengan lugar actuaciones o diligencias judiciales públicas.

Aterrizaje a medianoche

Sergio Morate llegó a a España de madrugada procedente de Timisoara (Rumanía), donde fue entregado a la policía española por las autoridades rumanas. El avión que trasladó a Morate llegó al aeropuerto madrileño de Torrejón pasada la medianoche del sábado, tras lo cual fue trasladado hasta Cuenca en un coche camuflado de la Policía Nacional escoltado por tres furgones de antidisturbios y otros dos vehículos.

La comitiva, que llegó sobre 03:16 de la madrugada, entró directamente por la puerta de atrás de los juzgados, donde se espera que mañana comparezca ante el juez de Primera Instancia e Instrucción número uno de Cuenca. A las puertas de los jugados esperaban al sospechoso del doble crimen una docena de personas que profirieron insultos y gritos de "asesino".

Familiares de Marina Okarinska y Laura del Hoyo Chamón, presuntamente asesinadas por Sergio Morate, concentrados ante los juzgados de Cuenca. E.P.

Familiares de Marina Okarinska y Laura del Hoyo Chamón, presuntamente asesinadas por Sergio Morate, concentrados ante los juzgados de Cuenca. E.P.

También había gente congregada frente al juzgado durante la declaración. Cerca de un centenar de personas, entre familiares de las víctimas, amigos y ciudadanos, se han concentrado ante los juzgados de la capital portando una pancarta en la que se podía leer Laura y Marina estamos con vosotras, acompañada de una fotografía e ambas. En esta ocasión, los familiares de las víctimas no han hecho declaraciones a los medios de comunicación allí congregados.

A las 14.00 horas, Morate ha salido por la puerta trasera de estos juzgados,  rumbo al Centro Penitenciario Madrid VII, Estremera. El presunto asesino ha salido de los juzgados rápidamente en un turismo Citröen C5 de color gris. Con el objetivo de que la salida del detenido se desarrollara sin incidentes, algo que así ha ocurrido, cinco furgones de Policía Nacional y una treintena de agentes antidisturbios han hecho un cordón policial, que ha mantenido a los vecinos en las aceras y ha permitido la circulación del coche camuflado con normalidad.

Sergio Morate.- EFE

Sergio Morate, en el coche policial. EFE

Con su entrega y llegada a España se puso fin a la estancia del supuesto asesino en Rumanía, tras un proceso que se inició con su arresto el pasado 13 de agosto por la policía rumana en Lugoj, una localidad de menos de 50.000 habitantes, cerca de la frontera con Hungría. La detención tuvo lugar por una orden europea de captura dictada por la Justicia española.

Las autoridades judiciales españolas tramitaron su extradición y la entrega de sus bienes, que incluyen su vehículo, un Seat Ibiza verde, con el que se trasladó hasta Rumanía y en el que los investigadores sospechan que se cometieron los crímenes.

En su primera aparición ante un tribunal rumano, Morate, de 29 años, se declaró inocente de las muertes de las jóvenes y afirmó al juez de la Corte de Apelación de Timisoara que no había pruebas de su supuesta culpabilidad. En una segunda vista con el juez, el sospechoso reveló su temor a regresar a España por las amenazas de muerte recibidas de la familia de una de las víctimas, pero también señaló la posibilidad de que el juicio en su contra fuera "injusto", por la mediatización que ha alcanzado el caso.

Los agentes de la Policía Nacional deberán aún decidir sobre un eventual traslado a España del coche de Morate, que se encuentra precintado en la comisaría de Lugoj, a la espera de ser analizado por expertos.