Publicado: 05.04.2015 21:21 |Actualizado: 05.04.2015 22:06

Muere otro de los españoles accidentados en Marruecos

Se trata del inspector jefe de la Policía Juan Antonio Martínez. El tercer espeleólogo, Juan Bolívar, ha sido rescatado con vida.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6
Comentarios:
Julia Ordóñez, la mujer del inspector de policía José Antonio Martínez, uno de los tres espeleólogos que permanecían desaparecidos desde hace varios días en el sur de Marruecos, muestra una fotografía de su marido.  EFE/Pepe Torres

Julia Ordóñez, la mujer del inspector de policía José Antonio Martínez, uno de los tres espeleólogos que permanecían desaparecidos desde hace varios días en el sur de Marruecos, muestra una fotografía de su marido. EFE/Pepe Torres

MADRID.- El inspector jefe de la Policía Nacional Juan Antonio Martínez, otro de los tres espeleólogos españoles atrapados en una sima de Uarzazate, al sur de Marruecos, ha fallecido tras no superar la gravedad de sus heridas, según han informado fuentes del Ministerio del Interior.

Martínez, de 41 años y destinado en Almería, sufría una contusión en la cabeza y una fractura en la pierna. Gustavo Virues, residente en Granada y de 41 años, también falleció este sábado.

El único superviviente del grupo es el agente de la escala básica de la policía Juan Bolívar Bueno, de 27 años,  destinado en Madrid y que ya ha sido rescatado. Será trasladado esta misma noche a la localidad de Ourzazate. Bolívar se encontraba en estado ileso.

Poco antes de conocerse la muerte del segundo deportista las autoridades españolas habían informado de que ya estaba próximo a la zona del suceso el grupo de rescate desplazado desde Madrid integrado por cuatro guardias civiles del equipo de montaña y tres agentes del GEO de la policía.



El equipo español procedió "a un reconocimiento de la situación y prevén proceder al rescate a primera hora de la mañana del lunes", previsiblemente alrededor de las 6.00 hora local (7.00 horas en España), según informaron las fuentes diplomáticas.

"Es extremadamente arriesgado", recordaron las fuentes, no solo por la orografía, debido a que los españoles están en el fondo de un barranco, a 400 metros del acceso más cercano, sino por el hielo y la nieve que queda en el lugar y las bajas temperaturas en esta zona del Atlas.

48 horas de retraso burocrático

El barranco se encuentra en el término de Tarmest, una aldea bereber dentro de la comuna rural de Iminulauen, en la región de Uarzazate, en la que hay muy pocas carreteras practicables y la mayor parte de la red viaria son pistas por las que pueden circular solamente mulos o todoterrenos.

El equipo de rescate español, que tardó casi 48 horas en obtener el permiso marroquí para entrar y operar en el país, está formado por cuatro guardias civiles del Servicio de Montaña y tres agentes de los Grupos Especiales de Operaciones de la policía nacional, además del subinspector de apoyo operativo de la Embajada de España en Marruecos, que se había desplazado a la zona en la que se encuentran los espeleólogos españoles para colaborar en las labores de rescate.

Por otra parte, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, había dado instrucción de que el avión de la Policía que ha aterrizado en el aeropuerto de Uazarzate permaneciera en Marruecos por si fuera necesaria su utilización para la repatriación de los espeleólogos.