Publicado: 08.01.2016 18:53 |Actualizado: 08.01.2016 18:53

Muere el modisto francés André Courrèges, el padre de la minifalda

Icono de la moda gala, tenía 92 años y sufría párkinson desde hace más de tres décadas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El diseñador francés André Courréges popularizó la minifalda en la década de los sesenta. / EFE

El diseñador francés André Courréges popularizó la minifalda en la década de los sesenta. / EFE

PARÍS.- El diseñador André Courréges, uno de los iconos de la moda francesa del siglo XX y quien popularizó la minifalda en la década de los sesenta, murió anoche a los 92 años, anunció hoy la firma que lleva su nombre. En un comunicado, la compañía señaló que Courréges falleció en su hogar de Neuilly-sur-Seine, junto a París, tras más de treinta años de "combate contra el mal de Parkinson".

André Courrèges creó su propia marca en 1961 con el apoyo de Cristóbal Balenciaga, su antiguo maestro, y revolucionó el mundo de la moda con propuestas que, en su época, trastocaron los principios conservadores de la sociedad.

Desde los años noventa, el modisto se hallaba retirado de la profesión, aunque su firma protagonizó un sonado retorno en la última Semana de la Moda parisina, de la mano de los jóvenes creadores Arnaud Vaillant y Sébastien Meyer.

Nacido en Pau (sur de Francia) el 9 de marzo de 1923, el modisto será recordado por haber promovido la minifalda y el pantalón para las mujeres en los años 1960, inspirado siempre por las formas geométricas y la influencia de la arquitectura en sus creaciones.



"Deportivo y enamorado de la luz", tal como lo describe su perfil en la página web de su firma, Courrèges estudió Ingeniería de Puentes y Caminos, donde se familiarizó con los conceptos arquitectónicos, y desembarcó en París en 1945, donde hizo su debut en la casa del gran Balenciaga en 1950. Once años más tarde, Courrèges abrió su propia compañía, desde la que lanzó sus rompedoras minifaldas (cuya invención es atribuida a la británica Mary Quant) y el pantalón para una mujer hasta entonces nada habituada a la prenda.

Los pantacourt (pantalones pirata) fueron otra de las innovaciones aportadas por un Courrèges cada vez más futurista, dentro de un mundo en el que el hombre acababa de hollar la superficie lunar. La firma tuvo un gran éxito durante varias décadas, pero fue perdiendo brillo hasta que en 1994 se retiró de las pasarelas, con una breve vuelta de cinco años a la alta costura para apagarse completamente en 2002.

El presidente francés, François Hollande, consideró en un comunicado tras conocerse el deceso que "André Courrèges marcó con su huella a la alta costura francesa". "Creador revolucionario, utilizó formas geométricas y materiales nuevos, Courrèges era un estilo y una época", subrayó, antes de enviar sus condolencias a su familia y a su casa de moda.