Público
Público

Ikea Muere un octavo niño en Estados Unidos aplastado por una cómoda de Ikea

El caso sucedió en mayo, aunque ha trascendido ahora. El niño fallecido tenía sólo dos años. 

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6
Comentarios:

El logo de IKEA en una de sus tiendas en la localidad suiza de Spreitenbach. REUTERS/Arnd Wiegmann

El suceso tuvo lugar en mayo pero se conoció a última de ayer a través de ABC News: Jozef Dudek, un niño de dos años residente en California (Estados Unidos), murió aplastado por una cómoda de Ikea, en concreto una del modelo Malm. Con esta muerte ya son ocho los casos de menores fallecidos en Estados Unidos por aplastamiento con el mismo mueble de Ikea en los últimos tres años.

El del pequeño Jozef es el último caso conocido. Según narró el abogado de la familia, el niño murió por un golpe cuando el mueble se volcó sobre él mientras dormía. En ese momento los padres no estaban en la habitación. El letrado afirma que el diseño de la cómoda era intrínsecamente peligroso y acusó a la compañía de no haber hecho lo suficiente para advertir a los consumidores que podrían tener uno en casa. 

Sin embargo, un portavoz de Ikea declaró a ABC News que las primeras conclusiones de la investigación apuntan a que el mueble no estaba correctamente fijado en la pared

Lo cierto es que Ikea ya alertó nada más conocerse los dos primeros casos en 2014 que era muy importante colocar bien los anclajes en la pared. Según la multinacional sueca, las instrucciones de la cómoda eran "muy claras". Pero un tercer fallecimiento obligó a la marca sueca a retirar las más de 29 millones de cómodas que había en su stock en Estados Unidos. A finales de 2016, la multinacional sueca pagó 48 millones de euros a las familias de esos tres menores fallecidos.

Sin embargo, Ikea sigue vendiendo la misma cómoda Malm en otros países, entre ellos España.