Publicado: 17.08.2015 14:10 |Actualizado: 17.08.2015 14:11

Mueren electrocutadas 26 cigüeñas en dos días en el Delta del Ebro

Los agentes han encontrado los cuerpos de las aves los días 12 y 13 de agosto. Las entidades ecologistas Gepec-EdC piden la modificación de torres para evitar nuevas electrocuciones y una reforma de la legislación para que se lleven a cabo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:
Gepec-EdC asegura que "hay que pedir responsabilidades, tanto a las empresas eléctricas, como a la administración" ya que "ni una ni otro están afrontando este grave problema como era de esperar"./ EUROPA PRESS

Gepec-EdC asegura que "hay que pedir responsabilidades, tanto a las empresas eléctricas, como a la administración" ya que "ni una ni otro están afrontando este grave problema como era de esperar"./ AGENTS RURALS

MAS DE BARBERANS.- Las entidades ecologistas Gepec-EdC han denunciado hoy que los días 12 y 13 de agosto los agentes rurales encontraron 26 cigüeñas electrocutadas en torres eléctricas en el municipio de Mas de Barberans, en Tarragona.

Por las mismas fechas también se han localizado cigüeñas muertas en la comarca de la Cerdanya por la misma causa.

Ante estos hechos, Gepec-EdC asegura que "hay que pedir responsabilidades, tanto a las empresas eléctricas, en el caso de nuestro país es básicamente Fecsa-Endesa, como a la administración", ya que "ni una ni otro están afrontando este grave problema como sería de esperar".



Según Gepec-EdC, "hay que aplicar urgentemente sistemas de modificación de torres para evitar nuevas electrocuciones". Estos sistemas "son del todo conocidos, fáciles de implantar técnicamente y asumibles económicamente".

Por otro lado también reclaman una reforma de la legislación que obligue a llevar a cabo estas modificaciones y que haga responsables a las empresas eléctricas de estas muertes por electrocuciones o choques contra los hilos eléctricos.

La muerte por electrocución se ha convertido en la principal causa de muerte de algunos pájaros de gran envergadura que utilizan estas estructuras para pararse durante sus viajes migratorios o en los desplazamientos dentro de su territorio.

La mayoría de las especies afectadas están protegidas por la ley y muchas se encuentran en grave peligro de extinción, lamentan los ecologistas.