Público
Público

Mutilación Genital Femenina "Las madres no tienen poder de decisión en los casos de mutilación genital femenina"

La presidenta de la Asociación Humanitaria contra la Ablación de la Mujer Africana recuerda que, cuando a ella misma le practicaron la ablación, "tenía 8 años, pero aún lo tengo todo en la cabeza".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Médicos del Mundo organiza un acto en la plaza de Callao con motivo del Día Internacional de tolerancia cero con la Mutilación Genital Femenina. EFE/ Luca Piergiovanni

Las madres no tienen poder de decisión en los casos de mutilación genital femenina porque suelen ser los padres quienes obligan a las niñas a someterse a esta práctica, según denuncia la presidenta de la Asociación Humanitaria contra la Ablación de la Mujer Africana (AHCAMA), Aissatou Diallo.

En una entrevista con Efe, Diallo, originaria de Guinea Conakry y que vive en Barcelona desde 2006, ha recordado que, cuando a ella misma le practicaron la ablación, "tenía 8 años, pero aún lo tengo todo en la cabeza: recuerdo que no podía hacer pis del dolor que sentía".

Diallo fundó en 2014 la asociación que preside con el objetivo de luchar contra la mutilación genital femenina (MGF), que, según denuncia, casi siempre es instigada más por los padres que por las madres y que, subraya, "aún afecta a 8.000 niñas cada día en el mundo".

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la MGF consiste en la supresión "parcial o total de los genitales externos femeninos, así como otras lesiones de éstos órganos por motivos no médicos", y actualmente se practica en casi una treintena de países de África, Asia, Oriente Medio y América Latina.

Diallo lleva recabando información e intentando sensibilizar a la población acerca de la MGF desde hace 12 años y cuenta que en su país, Guinea Conakry, la ablación "afecta a un 97 % de las mujeres", hecho que lo convierte en "el segundo país más afectado por esta práctica, después de Somalia".

Los objetivos de la mutilación genital femenina varían según el país, advierte, pero en ningún caso resultan beneficiosos para la mujer, sino que solo suponen daños, mientras que "los riesgos aumentan a medida que lo hace la gravedad del procedimiento", según la presidenta de la AHCAMA.

En la mayoría de los casos la MGF se lleva a cabo en algún momento entre la lactancia y los 15 años y, por motivos culturales, "depende totalmente de la familia por parte paterna", reitera Diallo, de manera que "la madre no tiene poder sobre la niña".

Según Diallo, en Guinea Conakry "se engaña a la gente, se dice que la ablación previene de contraer el sida u otras enfermedades raras", aunque también hay motivos culturales o familiares, como que, "si no te la haces, no te vas a casar".

El origen de la ablación

Aunque la MGF suele asociarse a asuntos religiosos, la presidenta de la AHCAMA asegura que esta costumbre data "de antes de cualquier religión, antes de la creación del islam o del cristianismo" y sitúa su origen en Egipto, aunque "no se sabe hacia dónde se extendió a partir de ahí".

Las consecuencias de la ablación pueden llegar hasta la muerte de las niñas, ya que "algunos de los que la practican no son profesionales sanitarios, sino que son gente que solo lleva a cabo esta intervención", denuncia Diallo, de manera que no son capaces de intervenir ante una posible complicación en el procedimiento.

Diallo recuerda que a ella misma, cuando le practicaron la MGF, no le hicieron ningún tipo de seguimiento ni cura posterior.

La presidenta de la AHCAMA aplaude que ya existan países africanos, como Senegal, donde la mutilación genital femenina ha comenzado a prohibirse, aunque "la gente sigue yendo a la frontera con Mali o Costa de Marfil, donde sí está permitido, para hacer la ablación y luego volver".

La única forma de avanzar en esta materia es que, según Diallo, "los jóvenes se involucren, que sigan luchando e informándose desde los lugares adonde las organizaciones más grandes no pueden llegar", aunque asegura que "los organismos internacionales también están haciendo muchas cosas a favor de este asunto".