Público
Público

Nace 'La Molinera', un centro okupado para los vecinos de Valladolid

Activistas sociales abren las puertas de un nuevo Centro Social en un emblemático edificio pucelano que albergó hace más de cien años la fabrica de harina 'La Perla'.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

Fachada del CS La Molinera./Público

La ley de desahucio exprés no ha impedido su nacimiento. El lujoso hotel Marqués de la Ensenada de Valladolid ya no se verá abandonado nunca más y, desde este domingo, su nuevo nombre, 'La Molinera', se podrá leer escrito en una gran tela blanca que cuelga de su fachada color verde grisaceo.

La historia de este edificio es la historia de la especulación. La de la mala gestión y los pufos. En 2003, los cambios en las normativas locales permitieron que esta fabrica de harina histórica dejase de ser un Bien de Interés Cultural para convertirse en un complejo hotelero más.

"Para modificar el edificio entre 2006 y 2010 se invirtió dinero público en él, con los fondos FEDER, que se supone que sirven para intentar compensar las diferentes desigualdades entre las regiones de Europa", explica Dario, el portavoz del colectivo que lleva semanas trabajando en reacondicionar el centro para los vecinos pucelanos.

"Creemos que los derechos del propietario han quedado difuminados"

En enero de 2017, el que se suponía que era el propietario del hotel desapareció dejando deudas y trabajadores sin cobrar nominas atrasadas. "Se quedó como un edificio fantasma", describe este activista.

La pintura de sus habitaciones fue consumida por la humedad y sus muros empezaron a atraer a gente que venía a "chatarrear", o a chavales que se refugiaban del frió y la lluvia en noches de botellón. En abril, tras un incendio en la segunda planta, el Consistorio decidió sellar las entradas con planchas metálicas al ver que la mítica fabrica 'La Perla' se había convertido en un peligro para la salud pública.

Sin embargo, los colectivos sociales han decido pasar a la acción y dar al inmueble una utilidad social. "Creemos que los derechos del propietario han quedado difuminados", justifica Dario.

Interior del CS La Molinera

Han sido días duros de trabajo constante y, aunque aún queda mucho por hacer, la planta baja de la recién nacida 'La Molinera' se abre al publico este domingo. El proceso de apertura será lento, pero al menos las vecinas y vecinos podrán comprobar con sus ojos que "somos gente normal que viene a reparar lo que otros han destruido", señala.

A partir de la semana que viene los activistas comenzarán a impulsar actividades. "Se va a hablar de habilitar una biblioteca, de crear espacios para talleres y charlas", comenta el portavoz dando a entender que la gestión será horizontal y comunitaria.

"El mayor interés que tenemos es que las vecinas sean las que traigan propuestas y pidan la cesión de los espacios para crear proyectos concretos. Queremos que los vecinos se involucren en la gestión", añade.

Un nombre feminista.

El nombre de 'La Molinera' no esta vacio de imaginarios. El hecho de que sea femenino dice mucho tal y como explica a Público el portavoz de este proyecto. Con ello se incorpora, aunque sea de manera simbólica, a todo el movimiento feminista de los barrios de Valladolid.

Además, evoca a los molinos de harina que hace cien años había en el interior de la fábrica y sirve para "reconectar un poco con las raíces, la historia y la soberanía alimentaria castellana".