Público
Público

Nace una web para denunciar artículos islamófobos en prensa

El Observatorio de la Islamofobia en los Medios, un proyecto de la Fundación Al Fanar con apoyo de Tres Culturas, ha monitorizado seis grandes periódicos para corregir ejemplos de xenofobia.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Protesta contra la islamofòbia. DAVID KARVALA

El 6 de enero del año pasado, un periódico de tirada nacional publicó en portada un extenso y contrastado reportaje sobre el barrio belga de Molenbeek, donde vivían los tres terroristas que días antes habían bañado de sangre París. El titular: “Molenbeek, la guarida del yihadismo en Europa”, y la entradilla: “En este barrio de Bruselas los terroristas se camuflan entre los vecinos y el Estado Islámico intenta atraer a los jóvenes musulmanes sin futuro para que se enrolen en la yihad”. Bajo estas líneas aparecía la fotografía de una mujer cubierta con un velo saliendo del metro y empujando un carrito con un bebé. ¿Quién es esa mujer? Por el velo podemos deducir que es musulmana. Pero, ¿tiene algo que ver con el reportaje? ¿Por qué está ahí? ¿Porque vive en Molenbeek? ¿Porque es musulmana? ¿Porque es terrorista?.

Este es un ejemplo de cómo los medios de comunicación, con mayor o menor intencionalidad, con mayor o menor conocimiento, “vierten xenofobia en sus páginas”. A partir de ahora, aquellos que lo hagan serán objeto de denuncia pública por parte del nuevo Observatorio contra la Islamofobia en los Medios -www.observatorioislamofobia.org-, un proyecto que nace esta semana con el propósito de rastrear, identificar y denunciar informaciones en la prensa diaria que “estigmatizan a los musulmanes y al Islam, asociándolo recurrentemente con el terrorismo, el machismo, el conflicto, la violencia y el fanatismo, y dejando muy poco espacio a noticias de carácter positivo”.

La Fundación Tres Culturas, una entidad que nace de la colaboración entre el Gobierno de Andalucía y el Reino de Marruecos, se ha unido a la Fundación Al Fanar y al Instituto Europeo del Mediterráneo (IEMed) para poner en marcha esta iniciativa. El observatorio ha empezado a funcionar esta semana, pero lleva desde el pasado mes de enero monitorizando a los seis primeros periódicos de tirada nacional en busca de ejemplos de islamofobia: El País, El Mundo, La Vanguardia, La Razón, diario.es y 20 minutos.

El director general de Al Fanar, Pedro Rojo, explica que han sido seleccionados a partir de dos criterios: alta difusión y “variedad ideológica”, es decir, han escogido medios identificados con la izquierda y otros con la derecha. Los directores de los seis medios fueron invitados a unas jornadas sobre islamofobia en la prensa que tuvo lugar en Barcelona el pasado marzo, y en la que se les iba a presentar el proyecto del observatorio. Todos confirmaron asistencia, pero al final sólo acudieron responsables de La Vanguardia y La Razón.

El observatorio contra la islamofobia recopila buenos y malos ejemplos de cómo se abordan los temas relacionados con el Islam en la prensa. Por ejemplo, este titular: El Estado Islámico alienta la natalidad para vencer a los infieles. O este otro: Yihadismo en España: Un ejército de cien mezquitas. O todos aquellos que vinculan una noticia sobre los refugiados o la inmigración que llega a las costas españolas con el terrorismo. “La mera expresión Una ola de refugiados o Una ola de inmigrantes tiene connotaciones peyorativas”, dice Rojo.

Se trata de una iniciativa que no deja de ser controvertida, porque los medios monitorizados tienen su propio libro de estilo y la figura del defensor del lector, herramientas que se dan los periódicos para preservar su ética periodística y corregir sus propios errores. El observatorio contra la islamofobia se convierte en un agente externo, alguien que llama al autor de la noticia o al responsable del medio para hacerle ver que el uso del lenguaje que ha elegido para hablar del Islam o de los musulmanes denota cierta xenofobia. “No se trata de perseguir a los medios ni hacer escarnio público, sino de asesorarles para que no caigan en la generalización y el prejuicio. Ni siquiera les pedimos que corrijan o eliminen la noticia, basta con que no incurran en el mismo error la próxima vez”, dice Rojo que, no obstante, advierte de que si el medio “no toma conciencia de su error”, el observatorio incluirá su artículo como “ejemplo de islamofobia”.

“Los medios son en gran parte responsables del auge de la islamofobia”, advierte el escritor y filósofo Santiago Alba Rico, que propone que “se les exija un compromiso puramente informativo y educativo”. “Si permitimos -o alimentamos- la construcción de un “enemigo interno” musulmán, el Estado de Derecho estará en grave peligro y con él todas las minorías vulnerables y, en general, los derechos individuales y libertades democráticas duramente conquistados en las últimas décadas”, dice.

La profesora de la Universidad de Zaragoza, Sara Piquer, es autora del estudio La islamofobia en la prensa escrita española. “A diario nos encontramos con noticias sobre terrorismo, fanatismo, guerras y conflictos en países árabes, casos de mujeres víctimas de un machismo supuestamente fruto de la religión islámica”, escribe Piquer, “la prensa española, a través de este tipo de noticias, ha construido una polarización en la que el colectivo islámico queda convertido en un grupo homogéneo, irascible, fanático, radical y pobre. Se hace uso de un discurso islamófobo que demuestra la necesidad de someter a análisis las noticias relacionadas con la comunidad musulmana”. El estudio de la Universidad de Zaragoza se centró en un análisis de los artículos de El País y La Razón, encontrando que el 93% de los textos relacionados con los musulmanes que se publicaron en 2013 eran negativos.

La Casa Árabe y la Fundación Euroárabe han colaborado con las fundaciones responsables del proyecto, que cuenta con el respaldo de una veintena de organizaciones internacionales con el mismo propósito: Media Diviersity Institute (Londres), European Association for Viewers Interests (Bruselas) o la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia. Quien pilota el observatorio es la Fundación Al Fanar, que lleva 15 años traduciendo la prensa árabe al español (más de 170.000 traducciones de noticias publicadas en medios de Marruecos hasta Irak).

El seguimiento que el observatorio hará de estos seis periódicos seguirá varias pautas con vistas a completar una estadística: qué porcentaje de noticias sobre el Islam y el mundo musulmán son negativas y cuántas positivas; cuántos artículos son islamófobos; cuántos tratan sobre terrorismo, sobre el velo, sobre refugiados… Los examinadores del observatorio han contratado un servicio de clipping, una selección de artículos donde aparecen palabras clave: Islam, musulmán, terrorismo, velo, yihad, hijab, refugiagos.