Publicado: 11.10.2016 16:49 |Actualizado: 11.10.2016 16:49

La niña agredida se recupera en casa mientras sus agresores regresan al colegio pese a las quejas de los padres

La Conselleria de Educación balear "mantiene su apoyo" a la dirección del colegio, mientras la madre de la niña que fue agredida por sus compañeros en un colegio en Palma ha solicitado una orden de alejamiento.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
La niña agredida se recupera en casa mientras sus agresores regresan al colegio pese a las quejas de los padres

La niña agredida se recupera en casa mientras sus agresores regresan al colegio pese a las quejas de los padres

PALMA.- La Conselleria de Educación y Cultura de Baleares "mantiene su apoyo" a la dirección del colegio público de Son Roca de Palma donde una niña de 8 años fue golpeada la pasada semana, y esperará a que finalice el informe que realizan los inspectores educativos para adoptar decisiones. Así lo ha asegurado el conseller balear de Educación y Universidad, Martí March, que en los pasillos del Parlament ha rechazado esta "lamentable agresión", ha mostrado su apoyo a la niña agredida, ha pedido "prudencia" hasta que se conozca "toda la verdad" y ha reivindicado la protección de "todos los menores".

La dirección del colegio público Anselm Turmeda, ha afirmado March, está "trabajando en unas condiciones difíciles en una barriada complicada", por lo que hay que "valorar lo que está haciendo", al tiempo que ha aclarado que nunca se había producido antes un suceso de estas características. El titular de Educación se ha reunido con los padres de la niña que fue agredida el pasado miércoles y con la asociación de padres, y ha deseado que "se recupere la normalidad cuanto antes" por el bien de los jóvenes estudiantes y sus familias.



La agresión trascendió el viernes pasado, cuando el periódico Última Hora publicó que una niña de 8 años había sido hospitalizada dos días antes, tras ser agredida en el recreo por varios alumnos. La consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, informó el viernes de que dos inspectores de Educación y la Policía Nacional investigaban el caso. Una hermana de la menor, Melisa Suero, narró ayer que la niña fue atacada al finalizar el recreo, arrojada al suelo y pateada por una docena de chicos de entre 12 y 14 años, después de que ella cogiera el balón con el que jugaban al fútbol porque había sonado el timbre que anunciaba el final de recreo.

Añadió que tres días antes de esta agresión, su madre se había quejado a la dirección del centro de los insultos y amenazas contra la pequeña y otra hermana de 12 años. A preguntas de los periodistas, el conseller de Educación ha desvelado hoy que cuando se produjo la agresión había dos profesores en el patio, según la información de la que disponen en este momento. March ha explicado que su departamento ha guardado hasta ahora "un silencio que ha sido criticado" porque solo "se definirá cuando tenga toda la información", al tiempo que ha reiterado la necesidad de proteger a los menores, también a los presuntos agresores, que no superan los 12 años.

El conseller ha reiterado la necesidad de proteger a los menores, también a los presuntos agresores, que no superan los 12 años

El conseller ha expresado su "tolerancia cero a cualquier tipo de agresión" y ha desvelado que, desde el primer momento, ha estado en contacto con la directora del centro, los padres de la niña y la asociación de padres, que están a la espera del informe de Educación, que posiblemente esté concluido esta semana. Este informe "dará elementos de juicio suficientes para tomar las decisiones que haya que tomar con la máxima objetividad y justicia", después de que se cuente con una "información completa y contrastada", ha añadido el conseller.

Inspección Educativa se reunirá esta semana con la Fiscalía de Menores para coordinarse en este caso que afecta a menores que no tienen responsabilidad penal. El titular de Educación ha pedido "prudencia, tranquilidad y dejar trabajar" a Inspección Educativa y la Fiscalía para que "se tomen las decisiones correctas". "Este colegio es un centro seguro", ha recalcado el conseller. Sobre si el centro ha ocultado información y por qué la niña no recibió atención sanitaria allí mismo tras ser agredida, el conseller no se ha pronunciado y ha manifestado su respeto hacia la familia de la menor afectada y la dirección del colegio.

Este centro escolar "tiene que continuar funcionando y debe recuperar la normalidad", ha pedido el conseller, que ha comentado también que la niña agredida sigue en casa recuperándose de las heridas sufridas. La asociación de padres del colegio ha pedido hoy a las familias en un comunicado que lleven a sus hijos al centro "con la tranquilidad y confianza que han tenido hasta ahora" y ha defendido su funcionamiento. "Tenemos un buen colegio y estamos muy contentos con el trabajo hecho hasta el momento", ha apuntado la asociación.