Publicado: 07.10.2016 10:16 |Actualizado: 07.10.2016 10:16

No, tu perro no es el bolso 'chic' de la temporada

Una campaña alerta sobre la "moda" de comprar perros y gatos, una de las causas de las altas tasas de abandono de animales de compañía en España.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Una de las imágenes de la campaña de la Fundación Affinity.

Una de las imágenes de la campaña de la Fundación Affinity.

El 34% de los propietarios confiesa haber elegido a su perro o gato por motivos no racionales, como por ejemplo “porque fue el que más le gustó en ese momento” o por “amor a primera vista”, es decir, priorizando criterios de carácter emocional más que por aspectos de mayor calado.

Es una de las conclusiones de un estudio sobre el abandono y la adopción de mascotas en 2016 elaborado por la Fundación Affinity, que este viernes ha lanzado una campaña para concienciar sobre este problema en nuestro país. 



“Desgraciadamente todavía hay gente que elige a un gato o a un perro del mismo modo que eligen una chaqueta o unos zapatos. Toman la decisión de forma irreflexiva en base a razones efímeras que pueden condenar esa relación al fracaso. Pretendemos captar la atención y trasladar un mensaje claro sobre la necesidad de realizar una reflexión en profundidad antes de decidir convivir con un animal de compañía”, señala Isabel Buil, directora de Fundación Affinity.

El pasado año, un total de 104.501 perros y 33.330 gatos fueron recogidos por las sociedades protectoras en España, según los datos de la fundación. Aunque las cifras de abandono han ido bajando a lo largo de los años, el descenso es modesto y la cifra de animales de compañía que llegan a entidades protectoras sigue siendo elevada. El principal motivo de abandono en 2015 fue el comportamiento del animal (15%), seguido por las camadas no deseadas (15%) y los factores económicos (12%).

La campaña #NoSonUnaModa “pone encima de la mesa el poco compromiso así como las razones que en ocasiones motivan a la hora de buscar un perro o un gato: porque es bonito, porque se lleva, por seguir la tendencia... En estos casos, cuando el animal crezca o cuando aparezca la primera dificultad, ya no será un buen complemento y le arrinconarán como se haría con un bolso que pasa de moda”, apunta Isabel Buil.

"Puedes cambiar de tendencia cada temporada, pero no de mascota. Por tanto, si no estás preparado, no lo tengas”, sentencia.