Público
Público

Machismo en Google Un nuevo caso de machismo en Google incendia Silicon Valley

Un empleado defendió que por "razones biológicas" los hombres tienen aptitudes para ser programadores mientras que las mujeres se dedican a la parte artística de la compañía. La empresa aún no ha aclarado si tomará medidas contra él.

Publicidad
Media: 2
Votos: 4
Comentarios:

Logo de Google. Archivo REUTERS

Un nuevo caso de machismo en Google ha incendiado Silicon Valley este fin de semana. Uno de los ingenieros del gigante tecnológico redactó un memorándum en el que aseguraba sin pudor que la escasez de mujeres en puestos de liderazgo dentro del sector se debe a "diferencias biológicas". 

Su hazaña no quedó sin respuesta. Los ejecutivos de Google se apresuraron a denunciar la salida de tono de su compañero, no identificado, que lamentaba, también, que "el sesgo de izquierda de la empresa ha creado un monocultivo políticamente correcto" que impide, a su parecer, un debate real sobre la desigualdad de género.

"Las capacidades de hombres y mujeres divergen, en gran parte, debido a causas biológicas y estas diferencias pueden explicar por qué no hay una representación igualitaria de las mujeres en los puestos de liderazgo", redactó. Por ello, añadía, las aptitudes masculinas llevan a los hombres a ser programadores informáticos mientras que ellas se dedican a la parte "social y artística" de la empresa por sus tendencias más proclives "a la estética" que a "las ideas". 

La recién nombrada vicepresidenta de diversidad, integridad y gobernanza de Google fue la primera en reaccionar. "Éste no es un punto de vista que la empresa o yo misma respaldemos, promovamos ni alentemos", se justificó Danielle Brown en una nota de respuesta interna en la que recordó a todos los trabajadores que la compañía se rige por los principios de "igualdad en el empleo" y sus "normas antidiscriminatorias". 

Aun así, Brown defendió que todo el mundo tiene derecho a opinar, aunque atente contra los valores de la empresa. "Parte de la construcción de un ambiente abierto e incluyente significa fomentar una cultura en la que aquellos con puntos de vista alternativos y  opiniones políticas diferentes se sientan seguros compartiendo sus opiniones", argumentó. 

El vicepresidente de la parte de Ingeniería de Google, sin embargo, sí criticó a su empleado. "Los estereotipos y suposiciones dañinas no pueden jugar ningún papel en la cultura de la compañía", defendió Aristóteles Balogh, que recordó que dicha actitud puede vulnerar leyes de igualdad de EEUU.

Esta polémica sirvió, además, para echar más leña al fuego del machismo en Silicon Valley, donde el Departamento de Justicia mantiene abierta una investigación por discriminación salarial en otras grandes compañías como Alphabet Inc. También Uber está en el punto de mira por ser sede de acosadores sexuales. Tuvo que depedir a al menos 20 empleados tras detectar el problema.

Aunque Google ha asegurado que las opiniones de Brown y Balogh servían como oficiales, como empresa no ha emitido aún ningún comunicado ni comentario, por lo que se desconoce si tomará medidas contra su ingeniero machista.