Publicado: 14.01.2016 11:44 |Actualizado: 14.01.2016 12:21

El número dos de Flores acusa a la empresa del Madrid Arena de abrir el portón por el que se colaron 3.000 personas en la fiesta de Halloween

Por su parte, el jefe de personal de Diviertt -Miguel Ángel Morcillo- ha negado durante la tercera sesión del juicio por el caso Madrid Arena que las barras de bebidas que él supervisaba bloquearan las salidas de emergencia del pabellón.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Los quince procesados por la tragedia del Madrid Arena, con el empresario Miguel Ángel Flores a la cabeza, se sientan en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Madrid para responder ante la Justicia por la muerte de las cinco jóvenes l

Imagen de algunos de los acusados por la tragedia del Madrid Arena, durante la celebración del juicio. EFE/J. J. Guillén

MADRID.- El director general y número 2 de Diviertt S.A., Santiago Rojo, ha señalado este jueves, durante la tercera sesión del juicio del Madrid Arena, que Francisco del Amo, coordinador de proyectos del departamento de operaciones de Madridec en la tragedia del Madrid Arena, dio la orden de abrir el portón por el que se colaron más de 3.000 personas.

"Oí a Del Amo decir que iba abrir el portón. No le oí más detalles", ha explicado Rojo, que ha negado que fuera él quien diera la orden de apertura del portón por el que se colaron más de 3.000 personas en apenas veinte minutos coincidiendo con el inicio del espectáculo del Dj Steve Aoki.

Rojo ha comenzado el interrogatorio confirmando que sólo responderá a las preguntas de la fiscal Ana Muñoz, de la presidenta del tribunal y de su abogado defensor.



El fiscal sostiene que Rojo dio la orden a José Antonio Díaz, jefe de equipo de Seguriber, tras hablar con Del Amo para que entraran en el pabellón el mayor número de personas "en el menor tiempo posible" por el portón.

Rojo ha querido dejar claro que no tenía autoridad para mandar abrir esa puerta. "Por supuesto que no, no tengo autoridad para abrir el portón, ni para mandar sobre Seguriber porque Madridec gestiona el edificio, nosotros sólo somos clientes finales y ponemos nuestros auxiliares".

"Del Amo llamó por teléfono, pero no se a quien llamó", ha precisado el acusado que ha afirmado que sí que vio como se abría el portón (en las imágenes se le ve junto al portón) una vez que escuchó a 'Pupuche' (vigilante de Seguriber) decir que iba a abrirlo, por orden de Del Amo. Ahora bien, ha dicho que la apertura del portón era algo que se hacía en otros espectáculos celebrados en el recinto.

"Recuerdo que en alguna otra ocasión se abría el portón en otros eventos, era normal ver eso abierto", ha aseverado Rojo que ha reconocido que cuando la gente le preguntaba por donde se entraba a la fiesta decía que "todo recto", es decir, por el portón.

Emocionado al hablar de las víctimas

Minutos después ha vivido su momento más tenso cuando se ha emocionado al hablar de las víctimas. "Salió gente diciendo que había una avalancha, pasó el tiempo y vi que sacaban a una víctima y al ver que Ayuso (técnico de operaciones de Madridec) no venía llamé a Morcillo (Jefe de personal de Diviertt) que me dijo que había dos víctimas". Inmediatamente, ha continuado, "llamé a Flores".

Visiblemente emocionado, ha destacado que trató de entrar en la enfermería pero que no pudo. "No pude entrar a la enfermería pero Viñals (el médico responsable del evento) me confirmó lo que había ocurrido".

En referencia a las labores de seguridad, el número 2 de Diviertt ha declarado que tanto el exterior como el interior de los eventos celebrados en el Madrid Arena era competencia de Seguriber, la empresa contratada por Madrid Espacios y Congresos.

Rojo ha asegurado que en todos los eventos que Diviertt organizó en el pabellón -el miércoles Flores habló de 33- se celebraron reuniones para hablar de la seguridad exterior en las que participaban Policía Municipal, Madridec y Seguriber. No obstante, ha precisado que en esta ocasión no hubo reunión alguna, tal y como declaró el miércoles el empresario Miguel Ángel Flores (exadministrador de Diviertt S.A.)

Eso sí, ha afirmado que vio a vigilantes de Seguriber en el interior del pabellón, pero que no sabe ni cuantos eran ni qué funciones tenían. Tampoco ha opinado sobre si eran suficientes: "No puedo valorar eso".

"Monté las barras como me pidió Madridec"

Por su parte, tras concluir la intervención de Santiago Rojo, el jefe de personal y número 3 de Diviertt, Miguel Ángel Morcillo, ha negado esta mañana que las barras de bebidas que él supervisaba bloquearan las salidas de emergencia del pabellón ya que las montó tal y como le pidió Madridec. "Monté las barras como me pidió la empresa", ha dicho.

El fiscal asegura en su escrito que Morcillo tenía conocimiento de que las barras de bebidas bloqueaban las salidas. "La empresa (Madridec) me manda planos para montar barras con los empleados de mantenimiento", ha explicado Morcillo que ha recalcado que no bloqueaban las salidas de emergencia y que una vez montadas tampoco notó "ninguna anomalía" en esas salidas.

Más tarde, en respuesta a su abogado, ha añadido que "Madridec y Delegación de Gobierno comprobaron las barras y estaban bien"."Nunca me han dicho que estaban mal colocadas", ha precisado. El acusado ha asegurado que sus competencias eran "de hostelería" y que no tuvo conocimiento de nada relacionado con la venta de entradas ni el aforo. "En esas cosas no intervengo para nada".

Ha dicho que montó "unas 14 o 17 o 18 barras" así como "unas 20 o 22 taquillas" pero que no recordaba cuántos camareros contrató, pese a que a su cargo tenía a todo el personal de barras, taquilla y ropero.

Al igual que ha señalado Rojo previamente, Morcillo ha dejado claro que la seguridad del evento la llevaba Seguriber tanto la interior como la exterior. De hecho, ha asegurado ver a vigilantes de esta compañía vestidos de uniforme en el interior, de cuya seguridad se encargaba Kontrol 34, la empresa contratada por Diviertt.

Morcillo, al contrario de lo que ha reconocido Santiago Rojo, ha asegurado que no escuchó a un responsable (Del Amo) ordenar la apertura del portón.