Publicado: 28.07.2015 08:36 |Actualizado: 28.07.2015 08:36

El Obispado de Cádiz impide ser padrino de un niño a un hombre transexual

Defiende que su decisión "no es discriminatoria" porque "con frecuencia" hay personas que "no son admitidas" para apadrinar "por su estilo de vida, criterios o incongruencia con la vida cristiana".

Publicidad
Media: 2
Votos: 5
Comentarios:

CÁDIZ.- El Obispado de Cádiz y Ceuta ha negado este lunes que sea "discriminación" impedir que un transexual ejerza como padrino de bautismo de su sobrino y ha asegurado que "con frecuencia" hay personas que "no son admitidas" para apadrinar "por su estilo de vida, criterios o incongruencia con la vida cristiana".

El Obispado sale así al paso del caso de Alex Salinas, un transexual de 21 años al que la Iglesia gaditana impide ejercer de padrino de bautizo de su sobrino en una parroquia de San Fernando, ateniéndose al Código de Derecho Canónico.

Según dicho Código, señala el Obispado en una nota de prensa, es el párroco quien debe "incluso disuadir a quienes a su parecer no cumplen" los requisitos establecidos por la Iglesia católica para ser padrinos en un bautismo "por el propio bien del bautizado".



"El padrino ha de velar por el crecimiento en la fe del bautizado y acompañarle para que aprenda de su mano los fundamentos doctrinales y morales de la fe cristiana", asegura el Obispado en su nota y añade que el párroco de San Fernando se lo explicó así a Alex Salinas y le animó a "participar de algún modo como padrino espiritual" de su sobrino para ayudarle "en la vida de fe".

En relación con este asunto, la Federación Andaluza de la asociación Arco Iris ha solicitado una entrevista con el obispo de Cádiz y Ceuta para "hacerle entender la discriminación que están cometiendo" y pedirle que "de marcha atrás" y permita a Alex Salinas ser padrino de bautismo de su sobrino.

Según explica en un comunicado Gonzalo Serrano, presidente de esta organización que lucha por los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales, este hecho es un claro ejemplo de transfobia, de "miedo, incomodidad y rechazo irracionales hacia las personas transexuales basados en la ignorancia".

"Seguramente desde el obispado confunden la transexualidad y la homosexualidad", añade el presidente de Arco Iris, "al igual que le ocurre a muchas otras personas en nuestra sociedad". Para Arco Iris "no tiene sentido que la Iglesia prohíba a un joven creyente y practicante el ser padrino de bautizo", cuando aseguran que el único dato que se ha tenido en cuenta es que en su partida de bautismo aparece como mujer y actualmente en su DNI su identidad es la de un hombre.