Público
Público

Accidente de Spanair El obispo de Canarias pide perdón a las víctimas de Spanair por equiparar su drama con el triunfo de una 'drag' en el  carnaval

Francisco Cases publica una carta en la que se muestra muy "arrepentido" por decir que su esa afrenta del carnaval le había hecho sentir más pena incluso que la que le produjo el accidente aéreo. La asociación de afectados por la tragedia aérea lo acepan "con generosidad y sin rencor".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Avión siniestrado en el accidente de Spanair. EFE

Avión siniestrado en el accidente de Spanair. EFE

El obispo de Canarias, Francisco Cases, ha pedido esta noche públicamente perdón a las víctimas del vuelo de Spanair por haber escrito que el espectáculo que ganó la Gala Drag Queen le había apenado más que ese accidente aéreo, unas palabras de las que se arrepiente "sinceramente".

Cases expresó ayer su indignación por la interpretación que convirtió a Drag Sethlas en ganador del certamen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, vestido de la Virgen y de Cristo crucificado, porque lo consideraba una grave ofensa para la fe.

El obispo quiso subrayar su queja diciendo que esa afrenta le había hecho pasar el peor día desde que está en la Diócesis y sentir más pena incluso que la que le produjo el vuelo de Spanair que se estrelló en Barajas cuando despegaba hacia Gran Canaria.

Esas palabras indignaron a la Asociación de Víctimas del Vuelo JK5022, cuya presidenta, Pilar Vera, le animó a olvidarles del todo si de verdad un espectáculo de carnaval le dolía más que 154 vidas.

En una carta difundida a todos los medios de Canarias esta noche por su Diócesis, Cases explica que, en cuando ha comprobado el efecto de sus palabras, se ha puesto en contacto con la portavoz de las víctimas para pedirle perdón "sin excusas ni pretextos".

Cases se disculpa públicamente por la "desafortunada comparación" que incluía ese párrafo de la carta en la que manifestaba su disgusto por el uso de imágenes religiosas en el espectáculo de la Drag Queen. "Me arrepiento sinceramente de haberlo escrito", dice.

El obispo de Canarias subraya que siente "profundamente el dolor" que ha ocasionado a los familiares de las víctimas del accidente aéreo —muchos de ellos grancanarios feligreses de su propia Diócesis— y dice que le gustaría "encontrar el modo de aliviarlo, si no es posible cancelarlo".

"Ese daño en ustedes es lo que más me duele y entristece de cuanto estoy viviendo estos días. Les pido por favor que acojan mi petición de perdón, que me dejen un pequeño rincón de sus corazones", les ruega Francisco Cases.

El prelado asegura que rezó "con sincero corazón" por las familias de quienes perdieron la vida en aquel accidente y añade que seguirá haciéndolo "para que todos encuentren cada día un poco más de paz".

"No tengo otro modo más rápido y eficaz de llegar a todos ustedes que publicar estas líneas en los medios", confiesa.

La presidenta de la asociación, Pilar Vera, ha respondido también esta noche a esas palabras del obispo en cuando las ha visto publicadas.

"Lo aceptamos con generosidad y sin rencor", escribe la portavoz del colectivo de afectados por el vuelo de Spanair en su cuenta de Twitter, junto con un enlace a uno de los medios que recogen la petición de perdón de Cases, La Provincia.