Público
Público

El obispo Munilla acusa a 'Público' de "dificultar la evangelización" y le dedica un Padre Nuestro

El responsable de la Diócesis de San Sebastián carga contra este periódico tras la difusión de sus críticas a las feministas. También rezó un Ave María para “liberar de los efectos negativos” a todas las personas que leyeron ese artículo.

Publicidad
Media: 4.53
Votos: 15

El Obispo de San Sebastian, José Ignacio Munilla. /EFE

Con las calles aún calientes tras la histórica movilización del 8 de Marzo, el obispo José Ignacio Munilla no ha ocultado su malestar ante las críticas generadas por sus acusaciones contra las feministas, a quienes el pasado lunes acusó de llevar el demonio dentro. Su polémica intervención fue dada a conocer ese mismo día por Público, lo que ha puesto a este periódico en la mira (y en las oraciones) de este religioso ultraconservador.

Este viernes, Munilla ha vuelto a elegir las ondas de Radio María –donde presenta el programa “Sexto Continente”- para dirigirse a este periódico. O mejor dicho, para tratar de salvar su alma. “Yo sé que muchos oyentes estaréis pensando, a ver cómo comienza hoy éste el programa después de la que ha caído después del programa anterior (sic)”, dijo el obispo nada más empezar la emisión.

Munilla niega haber dicho que las feministas llevan el demonio dentro: "¡Madre mía! Os podéis imaginar lo que este titular originó"

Luego fue al grano. “A las pocas horas de haber concluido (la emisión del pasado lunes), hubo un periódico, El Público (sic), que sacó un titular que pretendidamente estaba extraído del contenido del programa anterior, que decía: ‘El obispo de San Sebastián acusa a las feministas de llevar el demonio dentro’. ¡Madre mía! Os podéis imaginar lo que este titular originó”, afirmó. Se refería así a las críticas formuladas a lo largo de esta semana por representantes del Gobierno Vasco y de distintos partidos políticos –incluyendo el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien publicó en eldiario.es una carta abierta dirigida al obispo-. Además, durante la huelga feminista del 8-M, varias mujeres se concentraron fuera de la Catedral de Donostia y se desnudaron del torso hacia arriba en señal de repudio hacia sus comentarios.

En primer lugar, el responsable de la Diócesis de San Sebastián –cuya web institucional fue hackeada durante el 8M- reprodujo una intervención suya del pasado martes, en el marco de una conferencia en el campus donostiarra de la Universidad de Deusto. Allí dijo que el titular de este periódico era “falso” y “sacado de contexto”. No obstante, volvió a repetir que “el demonio” había “metido un gol al feminismo radical” y dijo que la noticia dada a conocer por Público –y posteriormente reproducida por un amplio número de medios- era una prueba de la “dificultad” que existe para expresarse ante lo que denominó como “pensamiento fundamentalista o pensamiento único políticamente correcto formulado por la ideología de género”.

Munilla difundió su intervención en la Universidad de Deusto a través de sus cuentas en Twitter y Facebook. En tal sentido, dijo que ese vídeo había tenido unas 10 mil visualizaciones en un solo día, aunque reconoció que eso era “una mota comparando con la difusión del titular falso”. En esa línea, acusó a este periódico de pretender hacer “daño a personas inocentes, sembrando antipatía contra la iglesia y dificultando así la evangelización”.

La oración

Munilla se dirige a 'Público': "Muchos me dijeron ‘denúncielos, no puede quedar así’. Vamos a ser algo mucho más eficaz y mucho más evangélico: vamos a rezar un Padre Nuestro por ellos"

“La pregunta es qué pensar, qué decir y qué hacer con los que inventaron y pusieron en mis labios esas falsedades”, expresó. Entonces llegó el momento de la oración. “Muchos me dijeron ‘denúncielos, no puede quedar así’. Vamos a ser algo mucho más eficaz y mucho más evangélico: vamos a rezar un Padre Nuestro por ellos”, afirmó. También dijo que era “muy probable que quienes lanzaron esa calumnia hoy de nuevo estén escuchando este programa. Supongo que tendrían curiosidad por saber cuál es nuestra reacción”.

Recordó además a Público que “Dios les quiere y que quiere su bien”. “Dios nos quiere a todos y quiere que nos queramos entre nosotros. Les recordamos que la verdad nos hará libres y la mentira nos hará esclavos, y que para ser felices es necesario convertirse a la verdad”, subrayó.

Antes de empezar a rezar pidió a sus oyentes que se sumaran, independiente del lugar en el que se encontrasen. “Sé que estaréis en situaciones distintas, algunos conduciendo el coche, otro en la oficina e igual lo tiene que hacer por los bajines…”. Entonces empezó a recitar el Padre Nuestro. Nada más terminar, dedicó un Ave María a “todas las personas que se han sentido escandalizadas para que la Virgen María les ayude a liberarse de los efectos negativos de esa calumnia de la que se han sentido víctimas”. Luego siguió con su programa.