Público
Público

Ola de calor 23 provincias en alerta pese al ligero descenso de las temperaturas

La Aemet advierte de que con la alerta roja el riesgo meteorológico es extremo, con fenómenos meteorológicos no habituales de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo para la población muy alto.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

La ola de calor durará hasta el miércoles/EFE

La ola de calor que desde el miércoles afecta a media España comienza a ceder de forma ligera y mantiene en alerta a 23 provincias, dos de ellas, -Córdoba y Jaén- con aviso rojo (riesgo extremo) por máximas de 44 grados, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en su página web.

En el resto de Andalucía, las provincias de Granada, Huelva y Sevilla continúan con alerta naranja (riesgo importante) por temperaturas que alcanzarán los 40/43 grados en zonas de la cuenca del Genil, Andévalo, Condado, Aracena y en la campiña sevillana; Cádiz y Málaga tienen alerta amarilla por valores de 38/39 grados.

Todas las provincias de Castilla-La Mancha tienen activado el aviso naranja por máximas que oscilarán entre los 37 y 41 grados, mientras que en Extremadura, el termómetro se moverá entre los 43 grados en la vega del Guadiana, Tajo y Alagón y los 41 grados de la zona sur de Badajoz.

Madrid continúa con alerta naranja por temperaturas de 41 grados en la zona sur, oeste y las vegas, 40 grados en el área metropolitana y Henares y 37 grados en la sierra.

En la Comunidad de Castilla y León sólo siguen con aviso naranja Ávila y Salamanca, donde está previsto alcanzar los 39 grados, mientras que en Segovia hay alerta amarilla por máximas de 36 grados en la meseta.

Las Islas Canarias y las provincias de Huesca, Teruel, Lleida y Valencia tienen aviso amarillo por valores de 34/36 grados.

La Aemet advierte de que con la alerta roja el riesgo meteorológico es extremo, con fenómenos meteorológicos no habituales de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo para la población muy alto.

Con la alerta naranja hay riesgo importante en fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales.