Publicado: 06.09.2016 08:48 |Actualizado: 06.09.2016 08:48

Once medios aéreos tratan de controlar el incendio de Bolulla mientras mejora el de Xàbia

El fuego de Bolulla (Alicante) se ha descontrolado durante la noche. El de Benitatxell y Xàbia ha quemado ya 812 hectáreas y viviendas y ha provocado 1.400 desalojos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Zona del incendio junto a la urbanización Cumbres del Sol en el paraje natural de La Granadella (Alicante). /EFE

Zona del incendio junto a la urbanización Cumbres del Sol en el paraje natural de La Granadella (Alicante). /EFE

ALICANTE.- Once medios aéreos han comenzado a operar con la llegada del día en el incendio forestal del término de Bolulla (Alicante), después de una noche en las que las llamas han avanzado sin control, mientras que mejora la situación del que ha causado 1.400 desalojos y quemado casas en Benitatxell y Xábia.

Según Emergencias de la Generalitat en la red social Twitter, el frente se ha desarrollado descontroladamente durante la noche en Bolulla, donde los malos accesos y la orografía adversa han dificultado las tareas de extinción.



Durante las últimas horas han trabajado allí cinco unidades de los bomberos forestales de la Generalitat, cuatro autobombas y nueve dotaciones del Consorcio Provincial de Bomberos, a los que se han unido a primera hora ocho medios aéreos, más tres helicópteros.

Emergencias también ha indicado que en las próximas horas se incorporarán más medios aéreos mientras que también se cuenta para este fuego, que ha pasado a centrar las preocupaciones de los bomberos en Alicante, con una cuba gasoil y está previsto incorporar un camión isotermo.

En cuanto al incendio forestal que obligó a desalojar a más de 1.400 personas en Benitatxell y Xàbia, en Alicante, evoluciona favorablemente después de más de un día sin control y tras quemar 812 hectáreas y viviendas.

Según la Cruz Roja, a última hora de ayer el puesto de mando avanzado (PMA) dio luz verde para que los evacuados pudieran volver a sus casas. Este fuego ha devorado suelo tanto urbano (de una veintena de urbanizaciones de los dos pueblos) como rústico de alto valor, especialmente en el paraje protegido de La Granadella.

Durante la pasada madrugada han operado en esta zona seis dotaciones del Consorcio Provincial de Bomberos, cinco unidades de los bomberos forestales de la Generalitat Valenciana y cuatro autobombas con cuatro brigadas más, así como tres jefes de dotación, una cisterna y dos secciones de la Unidad Militar de Emergencias (UME).