Publicado: 22.12.2014 13:38 |Actualizado: 22.12.2014 13:38

El Papa pide perdón por los errores de la Iglesia

Francisco identifica las 15 "enfermedades de la Curia romana, entre ellas, "las habladurías y el cotilleo".

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El papa Francisco, en la celebración de Navidad con los miembros de la Curia romana / EFE

El papa Francisco, en la celebración de Navidad con la Curia romana. EFE

El papa Francisco pidió hoy perdón por sus errores y por los de sus colaboradores, así como por algunos escándalos en el seno de la Iglesia, durante la audiencia a los trabajadores de la Ciudad del Vaticano para felicitarles la Navidad.

"No quiero concluir este encuentro sin pediros perdón por mis errores y los de mis colaboradores y también por algunos escándalos que han hecho tanto daño. ¡Perdonadme!", dijo el papa al concluir su audiencia a los empleados y sus familias en el aula Pablo VI del Vaticano.

En su alocución, Francisco agradeció el trabajo de todos los que trabajan en el Vaticano y recordó" "la necesidad de ser armónicos y capaces de trabajar juntos". También recomendó a los trabajadores que eviten los chismes y habladurías. "Cuando se corre el riesgo de perder el trabajo y en otras situaciones difíciles puede suceder que se hable mal de los demás. Yo lo entiendo, pero no está bien. Es mejor evitarlo", aconsejó.

A todos ellos recordó algunos de los pasajes que había leído en el mensaje a los miembros de la Curia romana que se celebró con anterioridad y en el que enumeró las 15 "enfermedades" que acechan a la Iglesia y a la Curia romana, como el "alzheimer espiritual", "el sentirse inmortal" "la mundanidad y el exhibicionismo" o "la vanagloria"



El papa aprovechó el tradicional encuentro en la sala Clementina para felicitar la Navidad a los miembros de la Curia romana, que gestionan el Gobierno de la Iglesia, para advertirles del catálogo de los males que deben evitar.

Francisco comenzó diciendo que "sería bonito pensar que la Curia romana es un pequeño modelo de Iglesia" y agregó que "un miembro de la Curia que no se alimenta cotidianamente con el alimento (de Dios) se convierte en un burócrata".

Después, ante los cardenales presidentes de los varios dicasterios que conforman la Curia fue enumerando una a una las 15 enfermedades y comenzó por la de "sentirse inmortal o indispensable". "Una Curia que no hace autocrítica y no se actualiza y no intenta mejorar es un cuerpo enfermo", e invitó a los presentes a visitar los cementerios para ver los nombres de tantas personas "que se creían inmortales, inmunes e indispensables".

"Los sacerdotes son como los avionesm que son noticia cuando sólo cuando se caen", lamenta Francisco


Para Francisco, "esto deriva de la patología del poder, del complejo de sentirse un elegido y del narcisismo". Otras enfermedades de este catálogo de males de la Curia es el "excesivo trabajo"; el "endurecimiento mental y espiritual", que "impide llorar con los que lloran y alegrarse con los que se alegran"; "la excesiva planificación" y "la enfermedad de la mala colaboración".

También destacó el "alzheimer espiritual", que se observa en "quien ha perdido la memoria de su encuentro con el Señor y depende sólo de sus propias pasiones, caprichos y manías y construye a su alrededor muros y costumbres".

Otro de los males que enumeró el papa fue el de la "rivalidad y la vanagloria", que surge "cuando la apariencia y el color de los vestidos y las insignias de honor se convierten en el objetivo primario de la vida".

"La enfermedad de la esquizofrenia existencial", está presente en los que viven "una doble vida fruto de la hipocresía típica del mediocre" y afecta a aquellos que "han abandonado el servicio pastoral sólo para hacer los asuntos burocrático", agregó.

"Las habladurías y los cotilleos" son otra de las enfermedades citadas por el papa, así como la de "divinizar a los jefes", al ser "víctimas del carrerismo y del oportunismo" pensando sólo a lo que se debe obtener y no a lo que se debe ofrecer".

"El religioso debe ser una persona amable, serena y entusiasta y alegre que transmite alegría"


Además citó "la enfermedad de la indiferencia hacia los demás"; la de la "cara fúnebre", pues el religioso "debe ser una persona amable, serena y entusiasta y alegre que transmite alegría", dijo. "Qué bien hace una buena dosis de humorismo", agregó el papa Bergoglio.

La enfermedad de "acumular bienes materiales", la de pertenecer "a círculos cerrados y la de la "mundanidad y el exhibicionismo", concluyeron la lista. El papa Francisco también quiso recordar que un día leyó que "los sacerdotes son como los aviones, que son noticia cuando sólo cuando se caen". Entonces subrayó que, sin embargo, "hay muchos que vuelan", pero que "muchos critican, pero pocos rezan por ellos".

Y concluyó advirtiendo: "Cuánto mal puede causar un solo sacerdote que cae a todo el cuerpo de la Iglesia".