Público
Público

Tras el Patio Maravillas nace 'La Ingobernable'

Tras la concentración de 'Madrid No Se Vende' del pasado sábado un grupo de manifestantes okupó un edificio en el centro de la capital donde inauguraron un nuevo Centro Social destinado a la "construcción de espacios comunes".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Imagen de la okupación en la Calle del Gobernador en Madrid./ Twitter @anticapi

El edificio del futuro Museo del Arte, Arquitectura, Diseño y Urbanismo (MAADU) impulsado por el argentino Emilio Ambasz y situado en el número 39 de la calle Gobernador de Madrid, ha sido okupado este sábado tras la manifestación de algunos colectivos contra la "venta" de Madrid y ha pasado a ser denominado como 'La Ingobernable' por parte de sus ocupantes.

Tras la concentración ayer en la plaza de Canalejas a la que acudió el Patio Maravillas, así como otros colectivos sociales, para mostrar su rechazo a la "venta" que se está produciendo de la ciudad de Madrid a "a las grandes empresas", se produjo la 'okupación' de un edificio en la calle del Gobernador, 39, donde se concentraron cerca de cien personas en "actitud pacífica".

A lo largo de la tarde llegaron a ocupar la calzada impidiendo el tráfico rodado. En un momento, policías que se encontraban en el lugar de los hechos informaron a dos representantes de que la concentración no se había notificado a Delegación de Gobierno y podría ser considerada ilegal.

En ese momento, según fuentes policiales, dos personas exhibieron su carné de diputados e hicieron "ostentación de su cargo político tratando de coaccionar a los agentes". Se trataba a de Isidro López, parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid, y David Carracedo Verde, diputado de la formación morada en el Congreso de los Diputados.

Desde Podemos han asegurado que no hubo tales coacciones, ni tuvo lugar ninguna trifulca. Según relatan, al pedirles la documentación, estos parlamentarios se identificaron como diputados y ellos mismos pidieron a los policías que hicieran lo mismo y se identificaran. Se trata, explican, de un modo de actuar defendido por Podemos, que aboga por que la Policía vaya documentada.

Posteriormente, apareció la Unidad de Intervención Policial (UIP) que se hizo cargo de la situación y sobre las 22 horas tan solo había cerca de una decena de personas a las puertas del edificio.

En la manifestación en contra de la "venta" de Madrid también estuvieron presentes los diputados de la formación morada Jacinto Morado, Raúl Camargo e Isabel Serra, que acompañaron al colectivo hasta el edificio del Paseo del Prado, donde, a "título individual, observaron la acción" que se estaba llevando a cabo, han informado fuentes de Podemos.

"La Ingobernable"

Según relata el Patio Maravillas, a través de su cuenta en la red social Twitter, han amanecido en las instalaciones, a las que han puesto el nombre de 'La Ingobernable', y pasarán el día "trabajando en el acondicionamiento del edificio".

'La Ingobernable' ya ha estrenado cuenta en Twitter, donde se describe como "centro social metropolitano para la construcción de comunes urbanos".

No es la primera vez que colectivos 'okupan' este inmueble. En mayo de 2015, el Patio Maravillas entró en este centro ante el inminente desalojo de su entonces sede en la calle Pez, 31 del barrio de Malasaña.

La aparición de este nuevo Centro Social no tardó en hacerse viral por las redes sociales el pasado sábado, donde manifestantes y afines al movimiento compartieron multitud de imágenes, vídeos y mensajes de apoyo.

El consistorio cedió el edificio en 2013

En marzo de 2013, Ambasz y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, firmaron un convenio de colaboración por el que el Consistorio cedía el inmueble por 75 años para fines culturales mientras que la Fundación Ambasz se hacía cargo de la construcción y mantenimiento por un montante de 10 millones de euros.

El edificio, actualmente sin uso, estaba incluido en el lote de inmuebles que el Ayuntamiento puso a la venta. El arquitecto se interesó por él y le escribió una carta a Botella. La decisión municipal fue sacarlo de ese catálogo para dar cabida al museo teniendo en cuenta la ubicación estratégica, en pleno Paseo del Arte, y potenciar el entorno desde el punto de vista cultural, turístico e internacional.