Público
Público

Maltrato animal PETA pide a un zoo de Sevilla que termine con la exhibición de sus elefantes

Seis de los siete elefantes que vivían en la Reserva del Castillo de las Guardas, un espacio en el que los animales viven en semilibertad, han muerto por botulismo. Los animalistan piden que el último superviviente sea derivado a un santuario

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

Elefantes en la Reserva del Castillo de las Guardas, en una imagen de la página web del propio zoológico.

La organización animalista People for de Ethical Treatment of Animals (PETA) ha pedido el fin de la exhibición de elefantes en un zoológico de animales de Sevilla, después de que 6 de los 7 ejemplares que vivían allí hayan muerto por un brote de botulismo. Los activistas han pedido a la Reserva del Castillo de las Guardas, una atracción turística con animales salvajes en semilibertad, que trasladen al último superviviente, Dimas, de 7 años de edad, a un santuario acreditado.

"Las devastadoras, pero prevenibles muertes de los elefantes Aung Si, Unt Bwe, Than Myan, Kan Kaung, Euan y Tsje Pyan demuestran que este zoológico, como cualquier otro, es incapaz de atender adecuadamente las necesidades de estos animales complejos, altamente inteligentes y sociables", dice Harriet Barclay, encargada del enlace con los medios europeos de PETA. "Al enviar a Dimas a un santuario acreditado, La Reserva del Castillo de las Guardas le daría la oportunidad de disfrutar un espacio amplio y un hábitat más natural".

En la carta enviada al zoológico recuerda que la muerte de elefantes que viven en cautiverio es común y asegura que las hembras de elefantes asiáticos encerradas viven de promedio sólo 19 años, la mitad de su esperanza de vida en libertad.

“En sus hábitats naturales, los elefantes pueden recorrer hasta 30 millas al día y permanecer activos entre 18 y 24 horas, no hay ningún zoológico que pueda ofrecer un entorno que satisfaga estos instintos innatos. Como resultado de la vida en cautiverio, los elefantes pueden padecer enfermedades osteomusculares, artritis, enfermedades en sus pies y articulaciones, estrés, depresión, desnutrición, mala condición física y muchos otros problemas”, señala PETA.

“Al cerrar su exhibición de elefantes, las instalaciones podrían unirse a un creciente número de zoológicos que han dejado de exhibir elefantes tras reconocer que tales entornos no pueden satisfacer las necesidades complejas de los animales”, añaden.

Aunque la Reserva del Castillo de las Guardas muestra en su página web fotografías de los elefantes, lo cierto es que la oferta para ver a estos animales ya no está disponible.

El zoológico ofrece a sus visitantes rutas en coche o en tren por un territorio de unas 230 hectáreas en las que también hay cebras, jirafas, leones, tigres de bengala, rinocerontes blancos, bisontes americanos, chimpancés o hipopótamos, entre muchos otros animales.