Público
Público

Un petrolero y un carguero chocan entre Francia y Reino Unido

El petrolero se encuentra a la "deriva controlada" mientras que el otro barco se encuentra en condiciones para seguir navegando.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

Paso de Calais./ Satélite de Google

Un barco petrolero que transporta 38.000 toneladas de hidrocarburos y un carguero chocaron esta madrugada en el estrecho de Pas-de-Calais, entre Francia y Reino Unido, informaron hoy las autoridades, que no constataron aún heridos ni fugas contaminantes.

Los dos navíos, con bandera de Hong Kong, colisionaron a las 03.00 hora local (01.00 GMT) a unos 33 kilómetros de la ciudad costera francesa de Dunkerque, en aguas británicas.

El petrolero, llamado "Seafrontier", tiene 183 metros de longitud y lleva 27 personas a bordo, mientras que el carguero "Huayan Endeavour", de 224 metros de longitud, lleva 22 tripulantes y no transportaba mercancía.

"El Seafrontier está actualmente a la deriva controlada y el Huayan Endeavour comunicó tener capacidad para seguir navegando", indicó la Prefectura Marítima (delegación del Gobierno) del Canal de La Mancha y del Mar del Norte.

El estrecho del Pas-de-Calais es una de las zonas con más tráfico marítimo del mundo.

La Prefectura, que no detalló porqué chocaron los dos navíos, indicó que los servicios de salvamento de Dover, en el Reino unido, coordinan la operación en la que han puesto en marcha dos embarcaciones de la Royal National Lifeboat Institution (RNLI) y dos helicópteros del Maritime Crossguard Agency (MCA).

Las autoridades francesas explicaron que colaboran en la operación al brindar el barco remolcador para intervenciones de salvamento en alta mar Abeille Languedoc, con base en Boulogne-sur-Mer (norte).

Además, el centro de operaciones marítimas con sede en Cherburgo (norte de Francia) ha mandado a peritos en un helicóptero para evaluar la zona afectada. Este centro también ha accionado, "de forma preventiva", la sección de ayuda para el combate a la polución de Argonaute, atracado en Brest (norte). No obstante, la prefectura aseguró no haber constatado "ninguna contaminación hasta el momento"