Público
Público

Piden más de cien años a un entrenador de fútbol base por abusar y acosar a 25 menores

El fiscal también solicita que se le inhabilite para cualquier profesión que conlleve contacto regular y directo con niños

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Foto de archivo de unos niños jugando al fútbol. / EFE

Un entrenador de fútbol base de 45 años se enfrenta a una petición fiscal global de cien años y siete meses de prisión por abusar, embaucar e incluso acosar a veinticinco menores a los que entrenaba, con edades comprendidas entre los 11 y los 17 años, "aprovechando" su influencia sobre ellos.

El fiscal pide también que se le inhabilite para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido que conlleve contacto regular y directo con menores de edad por un tiempo de veinticinco años, según el escrito acusatorio.

El procesado, que es un histórico entrenador de fútbol base y que ha dirigido diversas categorías de alevines y cadetes de varios clubes en la provincia, entre ellos el Málaga C.F., está acusado de delitos de abuso sexual, exhibicionismo, provocación sexual, corrupción de menores, acoso y embaucamiento sexual a menores.

En el relato acusatorio, el fiscal señala que el acusado, en prisión desde diciembre del 2016, prometía a algunos menores hacerlos capitán, poder jugar más partidos o llevarlos a otros equipos de más categoría si le remitían fotografías de carácter sexual.

También sometió a alguno de ellos a tocamientos, a otros les ofreció llevarlos a prostíbulos, botellas de alcohol, dinero e incluso invitarlos a cenar a una hamburguesería a cambio de fotografías de ellos desnudos.

El entrenador, que estuvo trabajando veinte años con menores en diversos banquillos de la provincia, mantenía conversaciones de índole sexual por redes sociales con los jugadores y les pedía imágenes de sus órganos genitales.

El acusado, que no presenta ninguna alteración, ni perturbación, según el relato acusatorio, les enviaba fotos y vídeos pornográficos, mujeres desnudas e incluso imágenes de su cuerpo desnudo.

Los menores, mantiene la acusación, se sentían incómodos pero "mantenían las conversaciones para no provocar el enfado del procesado", y a algunos de ellos los amenazó con que si no accedían a sus pretensiones no jugarían o no les trataría de forma favorable en el equipo.

En un registro del domicilio del acusado, la Policía le intervino, en noviembre del 2016, dos ordenadores y en uno de ellos se encontró conversaciones con los menores de índole sexual.

En cuanto a responsabilidad civil se interesa que se indemnice a los menores con diferentes cantidades que oscilan entre los 6.000 y 3.000 euros y se añade que son responsables civiles subsidiarios los diferentes clubes de fútbol donde entrenaban los menores.