Público
Público

La Policía se incauta de ordenadores y objetos personales tras 5 horas de registro en las casas del copiloto del Airbus

Los registros fueron ordenados por la fiscalía de Düsseldorf para reunir "documentos personales" que ayuden a esclarecer los motivos que le pudieron llevar a estrellar el avión.

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:
La policía abandona la casa de los padres de Andreas Lubitz con varias bolsas durante el registro a las viviendas del copiloto. / KAI PFAFFENBACH (REUTERS)
Oficiales de la Policía alemana frente a la casa de Andreas Lubitz. REUTERS/Ralph Orlowski
Placa en la entrada de la casa de Andreas Lubitz. REUTERS/Ralph Orlowski

La policía alemana concluyó hoy tras unas cinco horas el registro de la vivienda del copiloto de Germanwings Andreas Lubitz en Düsseldorf y la casa que compartía con sus padres en la localidad de Montabaur, en la investigación abierta tras la tragedia aérea en los Alpes franceses.

Los agentes, según imágenes facilitadas por los medios locales, han abandonado con con ordenadores, varias bolsas y cajas las dos viviendas de Lubitz, sospechoso de haber estrellado el martes de forma deliberada el avión de Germanwings con otras 149 personas a bordo.

Los registros fueron ordenados, en colaboración con las autoridades francesas, por la fiscalía de Düsseldorf, que explicó en un comunicado que su objetivo es reunir "documentos personales" del copiloto que ayuden a esclarecer los motivos que le pudieron llevar a estrellar el avión.

También señaló que el análisis de las posibles pruebas llevará "algún tiempo", pero garantizó que informará sin demora a los familiares de las víctimas y a la opinión pública de cualquier novedad esencial en la investigación.

La Fiscalía de Düsseldorf ha asumido la instrucción del caso en todo el país, dado que una parte importante de las víctimas de nacionalidad alemana residían en Renania del Norte-Westfalia, estado federado del que esa ciudad es la capital.

"Parece que tenía intención de destruir la aeronave"

El joven copiloto alemán que operaba del vuelo 9525 de Germanwings se encerró en la cabina del avión y lo estrelló deliberadamente contra una montaña, provocando la muerte de las 150 personas a bordo, dijeron el jueves los fiscales a cargo del proceso.

Después de escuchar las grabaciones de voz de la caja negra del avión, los fiscales franceses no dejaron dudas de que Andreas Lubitz, de 28 años, estuvo a los mandos del Airbus y provocó su descenso fatal. No dieron explicaciones sobre sus motivaciones.

Los fiscales en la ciudad alemana de Düsseldorf dijeron que la policía estaba registrando su casa en busca de pruebas.

Responsables franceses y alemanes señalaron que no había indicios de que el accidente del martes en los Alpes franceses fuera un ataque terrorista. Sus conocidos describieron a Lubitz como un joven afable que no había dado ninguna señal de estar planeando un ataque.

Agentes de policía abandonan la casa de los padres de Andreas Lubitz con un ordenador. /RALPH ORLOWSKI (REUTERS)

"Voluntariamente (...) permitió la pérdida de altitud del avión, algo que no tenía razón para hacer. No tenía (...) razón para impedir que el comandante volviera a entrar a la cabina"

De acuerdo al fiscal de Marsella Brice Robin, Lubitz actuó "por razones que desconocemos ahora pero parece que tenía intención de destruir la aeronave".

"Voluntariamente (...) permitió la pérdida de altitud del avión, algo que no tenía razón para hacer. No tenía (...) razón para impedir que el comandante volviera a entrar a la cabina. No tenía razón para negarse a responder al controlador aéreo que estaba alertándole sobre la pérdida de altitud", agregó Robin.

El capitán, que había salido de la cabina probablemente para usar el baño, trató de forzar su entrada. "Se pueden escuchar golpes para tratar de derribar la puerta", dijo Robin.

Describiendo grabaciones de sonidos de una de las cajas negras del avión, el fiscal dijo que la mayoría de los pasajeros no se dieron cuenta de su destino hasta último momento.

Exámenes psicológicos

El presidente ejecutivo de Lufthansa, la matriz de Germanwings, dijo que sus tripulaciones aéreas son elegidas cuidadosamente y están sujetas a exámenes psicológicos.

"Sin importar las regulaciones de seguridad, sin importar lo alto que pongas el listón, y tenemos estándares increíblemente altos, no hay forma de descartar un hecho de este tipo", dijo Carsten Spohr.

La atención del mundo se centrará ahora en las motivaciones de Lubitz, un ciudadano alemán que empezó a trabajar en la aerolínea en septiembre de 2013 y que apenas tenía 630 horas de vuelo, en comparación con las 6.000 horas de vuelo del capitán de la nave, nombrado sólo por la prensa como "Patrick S.".