Publicado: 02.04.2015 13:15 |Actualizado: 02.04.2015 13:21

La policía en Japón ha registrado 110 casos de "porno de la venganza" en tan sólo un mes

El Parlamento nipón dio luz verde a una norma que prohíbe publicar en internet fotografías o vídeos de desnudos o de carácter sexual de una persona con la que se tiene una disputa.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La policía en Japón ha registrado 110 casos de "porno de la venganza" en tan sólo un mes.

La policía en Japón ha registrado 110 casos de "porno de la venganza" en tan sólo un mes.

La policía nipona ha registrado 110 casos de "porno de la venganza" en el primer mes tras la entrada en vigor de una ley que penaliza la distribución de imágenes de carácter sexual de una persona con la que se ha tenido una disputa, según anunció hoy.

A finales del pasado noviembre, el Parlamento nipón dio luz verde a una norma específica contra el "porno de la venganza" (consiste en publicar en internet fotografías o vídeos de desnudos o con carácter sexual de una persona con la que se ha tenido una disputa) con lo que Japón se convirtió en el primer país cuyas cámaras legislativas aprueban una ley que castiga este fenómeno, al igual que ya hacen varios estados de Estados Unidos.



Entre finales de noviembre y de diciembre -el primer mes desde la entrada en vigor de la ley-, la policía ha registrado un total de 110 casos de "porno de la venganza", en 99 de los cuales las víctimas eran mujeres, según los datos de la policía nipona. La mayoría de las víctimas tenía menos de 30 años, y en más de la mitad de los casos, la distribución de fotografías o vídeos de desnudos o con carácter sexual fue obra de parejas o exparejas de los afectados.

No obstante, en 14 casos las imágenes fueron distribuidas por personas que las víctimas conocían únicamente a través de internet. La legislación impone penas de prisión de hasta tres años y multas de hasta 500.000 yenes (3.408 euros o 4.268 dólares) para aquellos que distribuyan estos contenidos.

También castiga con hasta un año de prisión y sanciones de hasta 300.000 yenes (2.041 euros o 2.557 dólares) a aquel que facilite material a una tercera persona para que ésta lo distribuya por la red. La nueva ley también fuerza a los proveedores de internet a eliminar en un plazo de dos días los contenidos una vez que estas empresas confirmen que se trata de imágenes de esa naturaleza.