Público
Público

Posado real Segundo posado de las reinas para aparentar normalidad tras el enfrentamiento en Palma

La princesa Leonor y la infanta Sofía esta vez estaban presentes en la escena, con motivo de la visita al rey emérito, que se recupera de una operación de rodilla a la que se sometió este sábado.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

La familia real posa a la llegada al hospital donde se recupera don Juan Carlos. La reina Sofía entró de la mano de sus nietas./ EFE/Santi Donaire

Ha ocurrido esta mañana, cuando la familia real desplazó al Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, donde el don Juan Carlos se recupera de la operación de rodilla.

De nuevo, como ya ocurrió el sábado por la tarde cuando los reyes y doña Sofía visitaron al rey emérito después de su decimoquinta operación quirúrgica, la reina Letizia ha abierto la puerta trasera del automóvil para que pudieran salir, primero la princesa Leonor y después la reina Sofía.

Los cinco se han desplazado hasta el hospital en un coche que conducía el jefe del Estado, quien ha aparcado el vehículo a las puertas del edificio, donde aguardaban numerosos periodistas.

Don Felipe se ha ocupado de abrir la otra puerta trasera para que a su vez pudiera salir la infanta Leonor, que enseguida se ha dirigido, muy sonriente, como el resto de los protagonistas de la escena, al otro lado del vehículo, para dar la mano a su abuela.

Así, la reina Sofía, a quien que la princesa de Asturias había ofrecido la mano para ayudarla a salir del automóvil, ha cogido de la mano a sus dos nietas, ha dado unos pasos junto a ellas y han posado para fotógrafos y camarógrafos a las puertas del hospital, acompañados de Rey Felipe y la Reina Letizia, igualmente sonrientes.

Unos aplausos de algunas personas ubicadas tras las cámaras, en la acera de la calle donde está el hospital, han acompañado la escena.

Después, los cinco han entrado en el interior del centro para dirigirse a la habitación de planta donde se recupera el anterior jefe del Estado de la sustitución de la prótesis que tenía en la rodilla derecha desde el año 2011.

Las sonrisas, los gestos y todos los movimientos de la familia real captados por las cámaras se producen justo una semana después de las polémicas imágenes de la salida de todos ellos, junto al rey Juan Carlos, de la Catedral de Palma, tras asistir a la Misa de Resurrección.

En aquellas imágenes se observaba lo que todo el mundo interpretó como un desencuentro cuando la reina se cruzó para impedir una foto de sus hijas Leonor y Sofía con su abuela, un escenario muy distinto a lo que ha ocurrido esta mañana a las puertas del Hospital La Moraleja, donde todos han posado ordenadamente, amables y sonrientes, para la prensa.