Público
Público

Mena Melilla El presidente de Melilla pide que no se dé comida ni mantas a los menores extranjeros que viven en la calle

Imbroda afirma que ayudar a estos chicos "no conduce a nada, salvo a que el menor intente ir al barco, y se estrelle y se mate”. Pretende así que los chicos vayan a los centros de acogida de la ciudad, que se encuentran saturados.

Publicidad
Media: 2.20
Votos: 5

Varios menores extranjeros duermen cerca del puerto de Melilla.- JOSÉ PALAZÓN/PRODEIN

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha hecho un llamamiento tanto a los ciudadanos como a las ONG para que no den comida ni mantas a los menroes extranjeros no acompañados (MENA) que viven en la calle.

El objetivo del Gobierno es que estos menores, que cifran entre 100 y 200, vuelvan así a los centros de acogida y a la tutela de la Ciudad Autónoma. EN palabras del presidente, estos chicos tienen sus necesidades vitales cubiertas “en cuanto al centro” de acogida, donde se encuentran en condiciones “muchísimo mejores”. Ayudarles con alimentos o mantas, ha dicho Imbroda, "no conduce a nada, salvo a que el menor intente ir al barco (a la Península), y se estrelle y se mate”, según informan el diario local Melilla Hoy.

No es la primera vez que el presidente hace este llamamiento. La pasada semana, durante un visita al centro de acogida La Purísima, Imbroda afirmó que "es una pena que se estigmatice" a a todos los mena porque "haya unos cien en la calle que crean alarma social", porque se escapen de los centros para intentar marcharse como polizones en los ferrys.

Sin embargo, este centro de acogida de menores se encuentra saturado, como ha reconocido el propio Gobierno. Pese al aumento de la financiación pública para atender a los cientos de menores extranjeros que llegan a Melilla, el centro La Purísima no ha realizado obras de ampliación, sino que ha colocado más camas y literas en zonas comunes del centro. En palabras del Imbroda la pasada semana, "ha habido que agudizar el ingenio y aprovechar muchos rincones". aunque los casi 500 menores de La Purísima "están muy bien atendidos", dice.

No opina lo mismo la Asociación Pro Derechos de la Infancia (Prodein), que en su cuenta de Twitter publicó un vídeo en el que se ve a varios menores hacinados y durmiendo en el suelo del centro.