Público
Público

El PSOE reclama permisos parentales iguales, multas de hasta 50.000 euros a empresas que no concilien y cuotas femeninas obligatorias

El Grupo Socialista ha presentado en el Congreso una proposición de ley  en la que reclama permisos parentales iguales e intransferibles y cuotas femeninas en los consejos de administración, entre otras medidas. Y sanciones si no se cumplen.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las socialistas Carmen Calvo y Adriana Lastra hoy en el Congreso. /PSOE

El PSOE ha presentado una proposición de ley en el Congreso de los Diputados en la que reclama permisos parentales iguales e intransferibles y cuotas femeninas en los consejos de administración de empresas cotizadas y propone sanciones de hasta 50.000 euros a las empresas que impidan el ejercicio corresponsable de los derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

Se trata de una ley de 49 artículos, que hace un repaso por toda la normativa laboral española, afecta a siete leyes, a tres reales decretos y a siete directivas comunitarias, y con la que los socialistas quieren pasar "de las buenas palabras a los hechos, de las propuestas a los derechos", según ha informado su secretaria de Igualdad, Carmen Calvo.

Según ha indicado, conciliación de la vida familiar, personal y laboral, "que tanto afecta a mujeres y hombres", con esta ley "empieza a ser un verdadero derecho individual" sobre el que negociar en el ámbito de la negociación colectiva, "donde las mujeres se verán reforzadas".

Infracciones por no respetar la igualdad

El PSOE tipifica como infracciones 'muy graves' no sólo impedir el ejercicio corresponsable de los derechos de conciliación, sino también la extinción de un contrato durante un periodo de prueba por embarazo o maternidad o el despido de una trabajadora víctima de violencia de género por el ejercicio de su tutela judicial efectiva, entre otras.

Se establece como infracciones 'graves' ocultar información a las personas trabajadoras sobre el diagnóstico correspondiente al plan de igualdad de una empresa, obstaculizar la Inspección de Trabajo o incumplir el deber de negociación de acciones positivas para alcanzar una presencia equilibrada de mujeres y hombres en los contratos formativos de una empresa.

Las infracciones 'leves', según esta propuesta de ley, van desde obstaculizar el ejercicio de los derechos de conciliación de la vida personal y familiar o incumplir el principio de composición equilibrada de leas comisiones negociadoras, descendiendo del 40% la presencia de personas de alguno de los dos sexos.

Las sanciones por las infracciones 'leves' podrán imponerse en los grados mínimo, con multas entre 60 a 125 euros; medio, entre 126 y 310 euros, y máximo, entre 311 y 625 euros. Las 'graves' en su grado mínimo, de 626 a 1.250 euros; medio, de 1.125 a 3.125 euros, y máximo, de 3.126 a 6.250 euros. Y las 'muy graves', de 6.125 a 12.500 euros (mínimo); de 12.501 a 25.000 euros (medio), y de 25.001 a 50.000 euros (máximo).

Permisos parentales

El texto también reduce el permiso por parto a 6 semanas obligatorias tras el nacimiento, destinadas a la recuperación de la salud de la madre, e introduce un permiso por nacimiento para el otro progenitor de 6 semanas obligatorias.

Asimismo, reconoce un permiso parental, igual e intransferible, para el cuidado del menor de doce meses de 10 semanas de duración para cada progenitor. Esta ley amplía los supuestos de despido nulo a los padres que estén de permiso y a las trabajadoras víctimas de violencia de género por el ejercicio de su derecho a la tutela judicial efectiva, al tiempo que promueve la igualdad en el caso de las reducciones de jornada.

Así, siempre que la ejerzan ambos progenitores en términos equivalentes, posibilita una reducción de jornada por cuidado de lactante hasta que cumpla los 12 meses, amplía en una semana más para cada uno el permiso parental e incrementa hasta los 18 meses la reserva de plaza por excedencia para cuidado de un menor de 3 años para cada padre.

La secretaria socialista de Igualdad, Carmen Calvo, ha asegurado  que con el registro de esta ley, que obligará a negociar colectivamente acciones positivas en favor de las mujeres, se pasa "de las buenas palabras a las proposiciones y los hechos".

"¿Qué pasa con nosotros cuando queremos ser madres, trabajadoras y ciudadanas?", se preguntaba hoy Calvo tras registrar la ley con la que se busca hacer efectivo el derecho a la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito del empleo y la ocupación.

Aborda "la completa ausencia" de acciones positivas en favor de las mujeres en la negociación colectiva para atajar la segregación vertical y horizontal, la brecha salarial, la infrarrepresentación en los puestos directivos o de toma de decisiones o su predominio en los trabajos a tiempo parcial.

Asimismo, busca acabar con las interrupciones y limitaciones en su carrera profesional, así como los abandonos a consecuencia del ejercicio de los derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

Y trata de manera particular el deber empresarial de respetar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, debido a "la ausencia de medidas que eviten la discriminación y progresen en la equiparación de derechos y obligaciones".

Para ello, ha explicado Calvo, la ley incluye la creación de una Oficina Estatal de Lucha Contra la Discriminación por razón de sexo en el empleo y la ocupación, donde se podrán denunciar las actuaciones o comportamientos sancionables.