Publicado: 12.09.2015 17:29 |Actualizado: 12.09.2015 17:29

Esta recóndita y paradisíaca isla busca habitantes

La Isla Pitcairn se declaró en bancarrota en 2004. Su población se está reduciendo y, a pesar de que el turismo es esencial para su progreso, no recibe muchos visitantes por su difícil acceso.

Publicidad
Media: 3.78
Votos: 9
Comentarios:
Esta recóndita y paradisíaca isla busca habitantes.

Esta recóndita y paradisíaca isla busca habitantes.

La Isla Pitcairn se declaró en bancarrota en 2004. Su población se está reduciendo y, a pesar de que el turismo es esencial para su progreso, no recibe muchos visitantes por su difícil acceso. Es por ello que se está buscando incrementar su número de habitantes, siempre que tengan habilidades que sirvan al bien de la comunidad.

Aquellos que desean vivir en la isla, por tener dichas habilidades o familia que resida allí o lo haya solicitado, debe responder un cuestionario y enviarlo a la Oficina de Inmigración (immigration@pitcairn.gov.pn), con copia a admin@pitcairn.gov.pn. Las preguntas frecuentes sobre la forma de vida en la isla pueden leerse (en inglés) aquí.

Esta pequeña isla, de solo 48 habitantes, es un enclave de tipo volcánico y con paisajes rocosos pero también zonas de vegetación y un mar azul. Se trata de la única habitada de las Islas Pitcairn, se encuentra en medio del Pacífico y forma parte de la Polinesia (Oceanía).



Los ciudadanos reconocen que la vida allí puede ser dura económicamente. Las facturas de la electricidad (que puede ser de solo dos horas al día) tiene un coste de unos 400 dólares y una conexión mensual de Internet de 2GB cuesta cien dólares. La ropa, las chucherías o los objetos como los iPad's llegan en barco desde Nueva Zelanda, donde también deben viajar los habitantes cuando necesitan ir al hospital.

Pero no todo es negativo, vivir en un enclave como este permite placeres como ver desde la puerta de tu propia casa cómo las ballenas migrantes juegan en el agua, o disfrutar de las estrellas sin contaminación.

Además, todos los vecinos se conocen entre sí, defienden que se trata de un sitio seguro y pueden comer los peces que encuentran cerca de casa. Si decides trasladarte a este lugar, también podrás pescar en el muelle o pasear en bicicleta por los caminos de tierra.

El motín del Bounty

Los habitantes de la Isla Pitcairn tienen fama de ser descendientes de los protagonistas del motín del Bounty, que tuvo lugar en 1789 e inspiró múltiples obras, como la película 'Motín a bordo' y la novela del mismo título.

Los motineros británicos que protagonizaron este motín se instalaron entre Tahití y la Isla Pitcairn y, mientras que los primeros fueron arrestados por los británicos, los que estaban en Pitcairn comenzaron a integrarse en su comunidad. En 1838, el conjunto de estas islas pasó a formar parte oficialmente del territorio británico.

No obstante, los primeros en habitar el lugar fueron los indonesios, de cuya época se conservan los petroglifos (antiguos dibujos realizados sobre roca) en el sureste de la isla, al lado de su única playa de arena.