Público
Público

La recuperación económica en España ha beneficiado cuatro veces más a los más ricos

El 82% del crecimiento de la riqueza mundial en el último año fue a parar a manos del1% más rico, que incrementó su fortuna en 762.000 millones de dólares, cantidad suficiente como para terminar siete veces con la pobreza en el mundo

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

La desigualdad económica se incrementa en España y en el mundo / Oxfam

La desigualdad económica, lejos de cerrarse con la recuperación continúa ensanchándose a pasos agigantados. Así lo atestigua el nuevo informe de Oxfam (Oxfam Intermón en España) Premiar el trabajo, no la riqueza, que la organización hace público en la víspera del inicio del Foro Económico Mundial de Davos, que comienza este martes. 

El informe analiza el aumento de la riqueza extrema, y su relación con las
personas que, aun trabajando, viven en la pobreza. Analiza también  las causas de esta situación, y aporta recomendaciones sobre cómo se puede resolver.

El documento ofrece datos demoledores y afirma que la economía del 1% más rico del mundo se construye a expensas de trabajos mal pagados, a menudo ocupados por mujeres, "que reciben salarios miserables sin que se respeten sus derechos fundamentales"

Durante el año pasado, el número de personas cuyas fortunas superan los mil millones alcanzó su máximo histórico, sumando un milmillonario nuevo cada dos días. En la actualidad existen en el mundo algo más de 2.040 personas con fortunas por encima de los mil millones, de los cuales nueve de cada diez son hombres.

Pero no sólo la cantidad de ricos se incrementó en 2017, sino que su fortuna también experimentó un enorme crecimiento. Según los datos de Oxfam, El 82% del crecimiento de la riqueza mundial durante los últimos 12 meses fue a parar a manos del 1% más rico, que incrementó su fortuna en 762.000 millones de dólares, cantidad suficiente como para terminar siete veces con la pobreza en el mundo. Por contra, el 50% más pobre de la población mundial, "no incrementó su riqueza en lo más mínimo".

España no solo no escapa a esta tendencia mundial, sino que los datos la sitúan como uno de los países de nuestro entorno donde la desigualdad más ha crecido desde el 2007, ocupando el deshonroso tercer puesto entre los países con mayor desigualdad de la Unión Europea, sólo por detrás de Rumanía y Bulgaria, y empatado con Lituania.

"Durante el segundo semestre de 2017, la economía española recuperó el nivel de Producto Interior Bruto previo a la crisis, dando por superados diez años de recesión y recuperación económica con un enorme coste social. Sin embargo, esta
recuperación no ha servido para reducir la brecha de desigualdad que la crisis económica agrandó y que los años de crecimiento no han atendido. En una sociedad desigual como la nuestra, los beneficios de la recuperación económica se están distribuyendo injustamente: pese a ser una de las economías de la Unión Europea con mayor crecimiento, la mayor parte de los incrementos de renta se están quedando en manos de unos pocos, en detrimento de la mayoría de la población" afirma el informe.

"El 1% más rico de la población concentra 1 de cada 4 euros de la riqueza española"

Entre los años 2013 y 2015, considerados de bonanza económica tras la crisis, 29 de cada cien euros provenientes del crecimiento económico ha ido a parar al 10% con rentas más altas, mientras que sólo 8 de cada cien han terminado en manos del 10% más pobre. La recuperación económica, pues, ha favorecido cuatro veces más a los más ricos que a los más pobres.

Una medida de este incremento de la brecha económica, según el informe, la arroja el hecho de el "10% más rico de la población concentra más de la mitad de la riqueza total (53,8%), es decir, más que el otro 90% restante. Si miramos al 1% más rico, la concentración es todavía mayor: concentra una cuarta parte de la riqueza (25,1%), casi lo mismo que el 70% de la población (que tiene un 32,13%).

Distribución de la riqueza en España

Más españoles en lista de Forbes

La recuperación económica no sólo está sirviendo para perpetuar, si no también para incrementar la desigualdad. Tan sólo en un año, entre 2016 y 2017, el 1% de los más ricos de nuestro país capturó el 40% de toda la riqueza creada, mientras que el 50% más pobre apenas consiguió repartirse sólo un 7% de este incremento. En el último año cuatro nuevos multimillonarios españoles entraron a formar parte de la lista de la revista Forbes, que suma un total de 25 multimillonarios españoles.

Gran parte de la culpa del incremento de la desigualdad económica en nuestro país, según Oxfam Intermón, la tiene el desigual reparto de las ganancias de la actividad económica y del peso de los salarios en la que han caído cuatro puntos en la distribución del Producto Interior Bruto (PIB). "Mientras que la remuneración de las y los trabajadores no ha recuperado todavía los niveles de 2009, los beneficios empresariales lo hicieron dos años antes y se sitúan, en el segundo trimestre de 2017, un 8,3% por encima de lo registrado en el primer trimestre de 2009".

"Los beneficios empresariales crecieron en 2016 un 200,7% manteniendo una tendencia alcista desde el 2013, mientras que el coste laboral por trabajador está estancado desde 2012".

Según el informe, las rentas del capital han primado frente a las rentas del trabajo, "incrementando la desigualdad, tendencia confirmada por los datos del Banco de España. "De acuerdo con los resultados empresariales presentados en el informe sobre resultados de las empresas no financieras, los beneficios empresariales crecieron en 2016 un 200,7% respecto de 2015, continuando la tendencia alcista desde el año 2013, mientras que coste laboral por persona trabajadora
se mantiene estancado desde 2012, con una variación del -0,1% en el mismo
año".

Las mujeres entre las más vulnerables


No sólo entre aquellos que perciben rentas del capital y los que viven de los salarios existe una brecha de desigualdad, sino también ocurre dentro de la estructura salarial "debido a los salarios más bajos y la mayor precariedad laboral". La distribución salarial, de nuevo, premia a quienes disfrutan de los salarios más altos. Según datos de la Agencia Tributaria, citados en el informe, "el salario medio del 0,03% de la población con rentas más altas fue de 29,4 veces el salario promedio nacional, incrementándose desde 2011, cuando fue 25,5 veces más alto
que entre los años 2007 y 2016. Por el contrario el 10% de las persona  más pobres vio disminuir su participación en la renta nacional en un 17%, el 10% con mayores ingresos la incrementó en un 5%, y el 1% más rico en un 9%. 

Entre la población más vulnerable se sitúan las mujeres, que suponen el El 58% de esta franja, debido a la brecha salarial y por los factores que la determinan, es decir, "son las mujeres las que ocupan la mayor parte de los empleos a tiempo parcial (en torno al 75% según la EPA del tercer trimestre de 2017), las que tienen vidas laborales más cortas (trabajan menos tiempo que los hombres por dedicarse en mayor medida a tareas de cuidados y por tener mayores niveles de temporalidad en el empleo), y son las que se concentran en los sectores con menor valor añadido y con menor reconocimiento social y, por tanto, con salarios más bajo", explica el informe. Además la mujeres son particularmente discriminadas en el tramo de los salarios más bajos y en el tramo de salarios más altos. 

Siete de cada diez persona que reciben los salarios más bajos son mujeres

Los datos revelan que las mujeres son el 73,9" de la población trabajadora que recibe los salarios más bajos, mientras que sólo representan el 34,5% de las personas trabajadoras que reciben los salarios más altos. "A medida que ascendemos en la escala salarial, nos encontramos con menos mujeres"

Distribución salarial por sexos en 2016

A nivel mundial, según los cálculos manejados por Oxfam, las mujeres aportan a la economía mundial 10 billones de dólares en trabajos de cuidados no remunerados ni contabilizados de ninguna forma.

El crecimiento económico no garantiza la igualdad

Lo que deja patente Oxfam es que el simple hecho de que exista una recuperación económica y una mayor riqueza no va a garantizar ni propiciar un mejor y más equitativo reparto de la misma. Para que esto ocurra es preciso llevar a cabo acciones en varios frentes. Desde garantizar el trabajo y lo salarios dignos, asegurar la puesta en marcha de un sistema fiscal que recaude suficiente y de manera progresiva, que grave a los que más tienen y que redistribuya los ingresos, así como poner en marcha medidas que luchen contra la evasión y la elusión fiscal. Mientras esto sucede, Oxfam exige que exista un incremento del gasto público, especialmente en los servicios que beneficien a la población más vulnerable.

Algunos datos adiciononales


El informe está plagado de cifras que ejemplifican la dimensión y el impacto de la desigualdad:

Los últimos datos de Credit Suisse indican que 42 personas poseen
actualmente la misma riqueza que los 3 700 millones de personas más pobres
del mundo

La mayor parte de la desigualdad extrema es debida a herencias, monopolios, o relaciones de nepotismo o de connivencia con los Gobiernos. Cerca de una tercera parte de la riqueza de los milmillonarios ha sido heredada. En los próximos 20 años, 500 de los hombres más ricos del mundo traspasarán más de 2,4 billones de dólares a sus descendientes, una cantidad superior al PIB de la India, un país con 1 300 millones de habitantes

• Una  encuesta realizada por Oxfam en diez países muestra que más de la mitad de las personas encuestadas opinan que, por mucho que trabajen, es muy difícil o imposible para el ciudadano de a pie aumentar sus ingresos

• Las fortunas de los súper ricos aumentan aún más gracias a la evasión y
elusión fiscal. Una nueva investigación elaborada por el economista Gabriel Zucman para este informe indica que esto significa que el 1% más rico del mundo evade o elude impuestos por valor de 200 000 millones de dólares

• Los países en desarrollo dejan de recaudar por lo menos 170 000 millones en
ingresos fiscales de los beneficios de las empresas y de los súper ricos