Publicado: 01.12.2015 14:34 |Actualizado: 01.02.2016 10:36

La represión contra las mujeres durante 40 años de dictadura

El miércoles 2 de diciembre a las 19.30 horas, se celebrará en el Centro Cultural de 'La Corrala' un acto en conmemoración de las mujeres que sufrieron la represión del franquismo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Cartel informativo sobre el acto en memoria de las mujeres reprimidas durante el fascismo

Cartel informativo sobre el acto en memoria de las mujeres reprimidas durante el fascismo

MADRID.- Profesoras de la Universidad, periodistas, políticas, humoristas y escritores participarán en este homenaje que se celebrará mañana, miércoles 2 de diciembre promovido por el Partido Feminista y el Departamento de Antropología Social y Pensamiento Filosófico Español de la Universidad Autónoma de Madrid.

En él se conmemorará la represión contra las mujeres llevada a cabo por la dictadura franquista durante cuatro décadas, para lo que se celebrará un acto en el Centro Cultural La Corrala, de Madrid, a las 19:30h. dedicado a todas aquellas mujeres que soportaron los embates de la persecución política, la miseria, el desprecio, la humillación y el machismo bajo el imperio del fascismo.



Lidia Falcón, autora del libro En El Infierno. Ser Mujer en las Cárceles de España (Ed. Feminismo), afirma que se trata de un acto que homenajea a las mujeres que "mientras dedicaban toda su energía a mantener con pleno rendimiento la industria de guerra y la producción de paz, la agricultura, la escuela y el hospital, soportaron primero los bombardeo y el hambre en la catástrofe guerrera: sufrieron más tarde el derrumbamiento de sus hogares, la derrota de sus esperanzas, y con la muerte en el alma, enterraron a sus padres, a su marido, a sus hermanos, y siguieron cumpliendo el papel asignado desde siempre: trabajaron en los campos y en las fábricas, y aceptaron el relevo y criaron a sus hijos, manteniendo vivo el fuego de los ideales por los que habían muerto los suyos".

Falcón, que mantiene activo el blog La verdad es siempre revolucionaria, asegura que "las mujeres de nuestro pueblo supieron ser fieles a sus héroes y a sus mártires. Durante cinco, diez, veinte años ininterrumpidos esperaron a sus hombres en las puertas de las cárceles, haciéndoles más llevadera la prisión con sus visitas, con sus cartas, con sus paquetes difícilmente conseguidos. Educaron a sus hijos, garbanzo a garbanzo y remiendo a remiendo, en la devoción al padre preso. Y los hombres que ganaron el respeto y la admiración del mundo entero, pudieron mantenerse firmes y esperanzados gracias al sacrificio de las ignoradas mujeres que les dedicaron íntegramente los mejores años de su edad. Nunca se ha contado un mayor número de fidelidades observadas, sin una vacilación, día a día".

El miércoles 2 de diciembre, a las 19.30 horas, se celebrará en el Centro Cultural de 'La Corrala' un acto en conmemoración de las mujeres que sufrieron la represión del franquismo

La autora recuerda que estas mujeres fueron también detenidas y encarceladas, torturadas y vejadas con sadismo sexista, cuando participaron en la resistencia antifranquista. Colaboraron activamente en las organizaciones clandestinas que continuaron la batalla sin descanso hasta el fin de la dictadura. "Para ellas no hubo indulgencia sexista", asegura. Además, fueron fusiladas "tras un simulacro de juicio" y cumplieron condenas de decenas de años, bajo los gritos de los vencedores, en el frío, el hambre y la miseria. "Ni indultos, ni remisiones de condena les fueron concedidos por su condición de mujeres", remarca. El "sexo despreciado" no obtuvo más que la doble carga de soportar sus maternidades, de cuidar a sus hijos y de mantener la dignidad frente a sus torturadores varones, afirma.

"Muchas otras mujeres han caído víctimas de la miseria, de la ignorancia, de la masacre social que ha machacado al pueblo español. Esas mujeres han robado para comer y dar de comer a los suyos. Se han prostituido en un régimen que le señala a la mujer el burdel como única solución. Han abortado y matado a sus hijos mientras la mortalidad infantil alcanzaba el índice más alto de Europa, y los escupitajos de la moral oficial las condenaba a la muerte civil", acusa la autora.

"Las más han reproducido a todos los españolitos y españolitas que han poblado el país en estas interminables ochenta décadas. Han mantenido el mundo por la base, cuidando hijos y ancianos y enfermos, y han trabajado en las más duras y humildes tareas imprescindibles para que la economía y la sociedad existan, recibiendo por ello ínfimos salarios. Y la legislación franquista las condenó a la muerte civil, laboral, política, cultural.
Y no se han recordado sus nombres, no se ha escrito su historia, porque la historia siguen escribiéndola los hombres".