Público
Público

Rescatan a medio centenar de animales hacinados en una perrera ilegal en Cádiz

La Guardia Civil ha salvado a 42 perros, tres gatos, un caballo, un pony y un asno que se encontraban sin agua ni alimentación adecuada en jaulas entre sus propios excrementos

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 5
Comentarios:

Un perro en una jaula. / ARCHIVO

La Guardia Civil ha rescatado a 42 perros, tres gatos, un caballo, un pony y un asno que se encontraban hacinados, sin agua ni alimentación adecuada, en una perrera ilegal en Chiclana (Cádiz).

Según ha informado hoy el instituto armado, los animales han quedado bajo el cuidado de distintas protectoras de animales locales y al propietario de la finca se le ha imputado un delito contra la flora, la fauna y los animales domésticos.

Esta actuación comenzó cuando la Guardia Civil recibió diversas denuncias de distintas administraciones, asociaciones de protectoras de animales y vecinos de la zona por un posible caso de maltrato animal que se estaría produciendo en una finca del término municipal de Chiclana de la Frontera, propiedad de J.R.P..

Los agentes llevaban varios años denunciando los hechos de forma administrativa

Estas denuncias "han venido a respaldar las distintas actuaciones realizadas por parte de los agentes", quienes llevaban varios años denunciando los hechos de forma administrativa, por lo que una vez recopilada toda la información se solicitó a la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Chiclana una solicitud de entrada y registro de la finca.

Un escenario desolador para cualquiera

La Guardia Civil ha relatado que los agentes se encontraron "un escenario desolador para cualquiera" ya que en el interior se encontraban 42 perros de distintas razas y tamaños "en un estado de total abandono, sin el más mínimo aseo, sin agua, sin alimentos y con el testimonio de un saco de pan duro lleno de moho como único sustento para los animales, los cuales se encontraban entre sus propios excrementos encerrados en distintas jaulas y algunos de ellos sin ni siquiera ver la luz".

Los guardias civiles, apoyados por agentes de la Policía Local, fueron sacando uno a uno a los animales de aquel lugar, comprobando que la práctica totalidad de ellos carecían de microchip de identificación, y debiendo buscar agua en viviendas cercanas ya que los animales se encontraban prácticamente deshidratados.