Público
Público

El restaurante ilegal de la Isla Benidorm: vertiendo fecales al mar desde el franquismo

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) ha entregado a la fiscalía un informe  donde se detalla un Delito Contra la Ordenación del Territorio y Medio Ambiente.

Publicidad
Media: 4.23
Votos: 26
Comentarios:

Restaurante ilegal de la Isla Benidorm: vertiendo fecales al mar desde el franquismo

El restaurante ilegal de la Isla de Benidorm, abierto en 1968 en pleno boom turístico de la dictadura franquista, lleva realizando vertidos de aguas fecales y residuales desde entonces, según afirma el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil en el informe de investigación entregado a la Fiscalía de Alicante, tras las denuncias por presunto Delito Contra la Ordenación del Territorio y Medio Ambiente presentadas por la asociación de empresas de actividades náuticas Costa Blanca Marine, y al que ha tenido acceso Público.

Estos hechos siempre han sido negados por los ocupantes de la isla, la familia Cervera, emparentada con Eduardo Zaplana, y vinculada a negocios y operaciones inmobiliarias en la Costa Blanca desde hace 50 años. El patriarca de la familia, José Cervera, siempre ha asegurado disponer de todos los permisos para su restaurante, pero nunca ha aportado un documento que lo acredite.

Investigación del SEPRONA

El viernes 17 de febrero de este año, tres meses después de la denuncia, la Patrulla del SEPRONA de Altea procedió a la inspección de la isla, pero en lugar de utilizar un barco de la Guardia Civil, los dos agentes actuantes fueron transportados a la Isla por José Manuel Cervera, hijo del dueño del establecimiento denunciado, en uno de sus barcos de visión submarina desde el Puerto comercial de Benidorm.  

Según consta en el informe de la Guardia Civil, “antes de desembarcar en la isla se realiza una inspección ocular subacuática en la citada embarcación que somos trasladados, observando en el momento de la inspección que las aguas son claras, y que existe vida subacuática tanto animal como vegetal en el ecosistema del fondo marino de la Isla de Benidorm”.

El informe añade que “una vez desembarcados se comprueba la inexistencia de algún vertido contaminante procedentes del restaurante descartando también por parte de la patrulla ausencia de malos olores”.

Todo sería maravilloso sino fuera por un hecho que no advierten los agentes del SEPRONA y que no es baladí. El restaurante de la Isla de Benidorm permanece cerrado desde mediados de septiembre hasta el primer fin de semana de marzo. Es decir, que cuando la Guardia Civil hizo su investigación, recordemos que fue el 17 de febrero, el restaurante ilegal de la Isla de Benidorm llevaba cerrado y sin actividad de ningún tipo desde hacía cinco meses, así que pocos olores o restos de vertidos de aguas fecales y residuales podría haber en esta isla, ubicada a dos millas náuticas de la costa.

Informa del SEPRONA sobre un presunto delito contra la ordenación del territorio y medio ambiente

Aguas residuales

En el informe aportado a la Fiscalía los agentes señalan que “las aguas residuales de la cocina del citado restaurante, así como las aguas fecales y orina de los cuartos de baño, van hacia una fosa séptica común”. Y que “en la cocina se utiliza productos desengrasantes y detergentes de líneas ecológicas con incidencia reducida (sic) sobre la vida acuática”.

- Respecto a los aceites y grasas de los motores diésel de los generadores eléctricos -apagados en el momento de la inspección por no tener actividad- la Guardia Civil dice que “se encuentran en bidones de plástico tapados, etiquetados y cubiertos en el interior de la caseta, siendo entregados a una empresa gestora de residuos autorizada por la Conselleria de Medio Ambiente, presentando contrato y albarán demostrando la lícita trazabilidad de los residuos tóxicos y peligrosos que genera”.

En cambio, en el informe de la agencia de detectives aportado por los denunciantes a la Fiscalía, realizado en sendas visitas a  la isla de Benidorm en agosto y septiembre de 2016, constan pruebas gráficas del interior de la caseta de los motores y en ninguna de ellas se encontraron bidones de recuperación de residuos.

Fosa séptica y cañerías del restaurante ilegal de la Isla Benidorm

En el informe de la agencia de detectives realizado en sendas vistas a la isla en agosto y septiembre de 2016, constan prueban documentales del interior de la caseta de los motores y en ningún ellas recogidas con un mes de diferencia se encontraron bidones de recuperación de residuos. Según el informe de la Guardia Civil se afirma que “por parte de la fuerza actuante no se puede certificar en el momento de la inspección la existencia de vertidos de ningún tipo, aunque si que en el plan ambiental presentado se afirma que después de la salida del ultimo barco de turistas, vierten aguas residuales al medio marino, siendo estos vertidos de origen orgánicos y por todo lo anteriormente expuesto no se puede cerciorar que estos vertidos puntuales no continuados pudieran agredir gravemente al medio marino (sic)”.

El informe en el que se basa la Guardia Civil está elaborado por una bióloga submarinista contratada por la familia Cervera un mes después de ser denunciados ante la Fiscalía. En su informe -que también está en poder de este periódico-, la autora es más explícita, al respecto de los vertidos y pone en un grave aprieto a la parte contratante, ya que desmiente al patriarca, como indicamos anteriormente.

Plan Ambiental de urgencia

Según el documento “Plan Ambiental Restaurante Isla de Benidorm” su autora, Mercedes Varela, afirma que “el conjunto de aguas residuales, procedentes de la actividad del restaurante y los baños van hacia una fosa séptica común, donde el agua salada con restos fecales y de orina se mezclan con las aguas dulces del restaurante. La fosa séptica se vierte al medio marino al finalizar el día, después de la salida del último barco de turistas”.

Añade la bióloga de los Cervera que “la fosa séptica posee un separador intermedio de rejilla, como un primer paso donde se retiene la sustancia discreta de mayor tamaño: principalmente toallitas y papel higiénico”. Llama la atención en este Plan Ambiental que la autora destaque que “la zona de vertido es una zona alejada del área destinada para el baño, separada de ésta por un pequeño espigón donde amarran los barcos para el descenso de los pasajeros”.

La realidad al parecer es muy distinta. Según los biólogos de Costa Blanca Marine consultados “el lugar del vertido es el muelle de atraque de los barcos de la familia Cervera y está pegado a la única playa de roca, y las corrientes naturales arrastran los vertidos hacia este lado que habitualmente ocupan los turistas. Y no solo eso, el lugar de los vertidos fecales está pegado al lugar de recogida de agua marina para cocinas y baños, según indica la propia Guardia Civil”.

De hecho, existe un video grabado por submarinistas de Benidorm donde se observan los restos de la fosa séptica, en suspensión, en el fondo marino, especialmente papel higiénico y toallitas trituradas procedentes del vertido de la ahora reconocida fosa séptica de la Isla, difundido por “Dave Stones”.

Parque Natural Serra Gelada

Y tampoco podemos olvidar que el Isla de Benidorm es en sí misma un ecosistema de especial protección integrado en el Parque Natural de Serra Gelada, por lo que no cabe siquiera hablar de benevolencia con según que tipo de vertidos. Sus fondos son un paraíso para los submarinistas y la propia isla recoge especies de flora y fauna de especial protección.

De hecho, la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Medio Rural también está investigando la situación legal y ecológica de la Isla, y una inspección por parte de agentes de la Policía Autonómica y por personal de Medio Ambiente para elaborar sendos informes. El pasado 25 de julio Julià Álvaro, secretario autonómico de Medio Ambiente, se reunió junto al director general Antoni Marzo, con los asesores legales de Costa Blanca Marine. En la reunión Álvaro aseguró en relación con el Restaurante ilegal de la isla de Benidorm “que, si ahora tuviera que abrir, la normativa del Parque no lo permitiría, pero se trata de un establecimiento preexistente”.

En este sentido el secretario autonómico asegura “no tenemos nada que decir respecto a las competencias municipales pero que, en todo lo que puedan ser afecciones medioambientales, llegaremos tan lejos como sea posible para erradicarlas. En estos momentos, tenemos un expediente abierto y si se confirman los vertidos ilegales adoptaremos las medidas que correspondan y ofreceremos toda la información a la Fiscalía de Medio Ambiente”.

Investigación detectives

Como ya publicó este diario, Costa Blanca Marine presentó el 19 de diciembre de 2016 ante la Fiscalía de Alicante una denuncia, que iba acompañada de un informe de 400 folios de investigación técnico-gráfica de la agencia Detectives Distrito 46, para acreditar las irregularidades históricas nunca investigadas ni perseguidas por la justicia cometidas por los explotadores del restaurante ilegal de la Isla de Benidorm.

El citado informe pericial de investigación de los detectives acredita documentalmente la propia construcción ilegal del edificio en el Parque Natural de Serra Gelada, la situación ilegal del restaurante de la Isla de Benidorm, la carencia de todo permiso de actividad, autorización de ocupación, permisos de obras, de apertura, y la ausencia por inexistente de toda la larga documentación preceptiva oficial obligatoria para abrir cualquier tipo de negocio de restauración, que todo profesional del sector hostelero sabe sobradamente de su dureza y complejidad por el bien de la salud pública.

Restaurante ilegal de la Isla Benidorm: vertiendo fecales al mar desde el franquismo

Además de ello, el informe pone al descubierto los sistemas empleados por los ocupantes de la isla para hacer uso de agua de mar para cocinas, lavavajillas, lavadoras y baños, así como el modus operandi para realizar vertidos fecales, de orinas y residuales, además de la detección -según el informe- de contaminación del suelo de la isla por aceites y gasóleos, en la zona de los generadores eléctricos activados con sendos motores diésel. La familia Cervera siempre negó estos hechos y que los iba a poner en conocimiento de sus abogados.

Ese informe fue entregado, el mismo día que a la Fiscalía, al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig; a la vicepresidenta Mónica Oltra, así como a todos los grupos políticos de Les Corts Valencianes, además de organizaciones de protección medioambiental como Greenpeace y Acció Ecologista.

Ya en el 2004, siendo ministra de Medio Ambiente la actual presidenta del PSOE, Cristina Narbona, quedó claro que el clan familiar es un ocupante ilegal del espacio público que, en la actualidad está bajo el amparo del Parque Natural de Serra Gelada, que gestiona la Generalitat Valenciana. De hecho, la propia Isla de Benidorm, aun estando ubicada en el término municipal de la localidad, pertenece al Estado.