Publicado: 24.07.2015 15:21 |Actualizado: 24.07.2015 20:34

Rodrigo Rato, de lo más relajado
en las aguas de Mallorca

Tras negarse esa semana a declarar ante un juez, el expolítico y banquero disfruta junto a su novia Alicia González de la placidez del mar Mediterráneo, a bordo de un yate.

Publicidad
Media: 1.78
Votos: 9
Comentarios:
Rodrigo Rato, disfrutando de la placidez del mar Mediterráneo.

Rodrigo Rato, disfrutando de la placidez del mar Mediterráneo.

Rodrigo Rato ya se encuentra de nuevo en Mallorca disfrutando de las vacaciones estivales junto a su pareja, Alicia González. Al exvicepresidente del Gobierno de la era Aznar no se le ve nada estresado a bordo de un yate en las aguas tranquilas del Mediterráneo.

Disfruta de la calma en alta mar, alejado del estrés que le debe producir acudir casi de forma asidua a los tribunales. La última vez que lo hizo fue a principios de semana en los Juzgados de Plaza de Castilla y se negó a declarar ante el juez Antonio Serrano-Arna, frente al que debía responder a las acusaciones formuladas por la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) y la Fiscalía Anticorrupción, que le investiga por cinco delitos fiscales, uno de blanqueo y otro de alzamiento.



Siempre acompañado de su novia

Tras esta fugaz visita a la capital, Rodrigo Rato regresaba de inmediato a la isla balear para seguir disfrutando de sus vacaciones estivales. A pesar de todo, disfrutó junto a su novia de una tranquila jornada en alta mar a bordo de un lujoso yate.

Alicia González, con la que comparte su vida desde hace más de una década, se ha convertido en su apoyo en la actualidad. Se conocieron cuando ella trabajaba en el gabinete de prensa del Ministerio de Economía.

Rato se lanza al agua desde su velero.

Durante la travesía  se les vio compartir risas y haciendo algunas "sentadillas". También se vio a Rato en una animada charla con uno de sus acompañantes.

Mientras ella leía un libro en la popa del barco, el exvicepresidente del Gobierno, se lanzaba al agua y nadaba cerca de la embarcación. Disfrutaron así de la jornada en alta mar. Todo un planazo para desconectar, alejado de los casos por la fraudulenta salida a bolsa de Bankia, por las tarjetas black o por sus negocios en la rescatada entidad bancaria.