Público
Público

RTVE La batalla por el control de RTVE no cesa

La renovación provisional del Consejo de la radio televisión pública estatal, que anuncia el Gobierno, se solapará con el concurso público que la ley de RTVE preveía, y que PP y Ciudadanos han desbloqueado.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Torrespaña, sede de RTVE - EFE

Mientras el Gobierno anuncia una renovación provisional por decreto del presidente y de los consejeros del Consejo de RTVE —cuyo mandato haya caducado—, el PP anuncia que el concurso público ya ha sido aprobado en la Mesa del Congreso de los Diputados, el pasado martes, por el acuerdo de los populares y de Ciudadanos, y seguirá su camino en el Senado.

El próximo jueves 28 de junio, la Mesa del Senado ratificará las bases del concurso público que la Mesa del Congreso aprobó esta semana. A partir de ese momento, según esas bases, en poco más de dos meses deberá finalizarse la renovación completa de la cúpula de RTVE, por concurso público y como dice la ley que se aprobó en septiembre pasado y por unanimidad en el pleno del Congreso de los Diputados.

Según  fuentes cercanas a las negociaciones, el acuerdo entre PP y Ciudadanos que finalmente rompió el bloqueo en la mesa del Congreso fue una sorpresa. Conviene recordar que todos los grupos, excepto el PP, habían firmado el documento definitivo, tras su paso por los letrados de la cámara, cambiando un solo punto: el correspondiente a la composición de la comisión de expertos.

Los grupos denunciaron que los letrados se habían extralimitado, favoreciendo los intereses populares al cambiar el número de expertos de 15-17 a 12, lo que otorga capacidad de veto al PP —elegirá  a seis de los 12 expertos— y evita que todos los demás grupos puedan elegir al menos a uno de los miembros del órgano que cribará a los candidatos.

Fuentes parlamentarias aseguran que fue el PP quien se presentó en la reunión de la Mesa con la propuesta de que fueran 13 los expertos, para evitar así la capacidad de veto que el número elegido por los letrados (12) les otorgaba.

Entonces, Ciudadanos, ante la amenaza del decreto de Pedro Sánchez, que ya había anunciado en su primera entrevista en televisión la noche anterior, decidió aceptar esta oferta “para garantizar el concurso público”, según su portavoz en la comisión mixta de RTVE, Guillermo Díaz.

Lo cierto es que la propuesta de los populares, además de evitar su capacidad de veto, también aumenta el poder de los naranjas en este órgano; con el Comité de Expertos de 15-17, Ciudadanos solo elegiría a uno, igual que ERC o que el PNV y su poder quería más diluido.

Comité de 13

Con el Comité de Expertos de 13, que firmó con el PP, seis serán pues elegidos por los populares, tres por PSOE, dos por Podemos, uno por Ciudadanos y otro por el Grupo Mixto. Con esta nueva composición, la de 13 miembros, son PP y Ciudadanos juntos los que tienen derecho a veto; en la de 15-17 expertos, lo tenían el PSOE con Unidos Podemos y los nacionalistas, si votasen juntos.

Guillermo Díaz,  portavoz de Ciudadanos, afirma que ellos “no aceptaron el acuerdo con el PP para eso”, que “en un concurso público, con diario de sesiones y con comparecencias en la comisión de todos los candidatos, que serían preguntados por todos los expertos, no se puede colar ni vetar a nadie” y defiende que los expertos que vendrían gratis a elegir a los candidatos, “no se jugarán su prestigio profesional” con chapuzas.

Noelia Vera,  portavoz de Unidos Podemos, afirma que “es una cacicada” lo que han aprobado PP y Ciudadanos, y que el PP seguirá pudiendo vetar a los candidatos que sean elegidos en el senado. Pero eso siempre fue así, con el comité de expertos de 12 y también con el 15-17, porque es la ley, aprobada por todos los grupos, la que impone que el Senado elige a cuatro y el Congreso a seis, de los 10 miembros del consejo de RTVE.

Fuentes socialistas afirman ahora a Público, que el verdadero problema del concurso es el “empantanamiento” que pueden ser los recursos a los nombramientos que salgan, porque las idoneidades de los candidatos se prestan a interpretación. Creen que las prisas repentinas del PP por aprobarlo son otro intento de ganar tiempo y seguir retrasando la renovación.