Público
Público

RTVE Tomás Fernando Flores, un "hombre de la casa" exigente y con fama de censor

El candidato pactado por PSOE, Podemos y PNV para presidir RTVE tiene virtudes que avalan su candidatura —experiencia de gestión y conocimiento profundo de la televisión y radio públicas—, pero también acumula decisiones polémicas al frente de Radio 3, a cuya dirección llegó de la mano del PP, que le relacionan con la purga de profesionales y la censura.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 9

Tomás Fernando Flores. - RTVE

El Congreso rechazó ayer, lunes, el primer intento del Gobierno para renovar la cúpula de RTVE. El Ejecutivo de Pedro Sánchez aún tiene una segunda oportunidad el próximo miércoles para que el candidato pactado con Podemos y PNV para presidir RTVE, Tomás Fernando Flores, actual director de Radio 3, sea finalmente elegido. 

En el Gobierno están convencidos de que Flores es el candidato ideal para dirigir RTVE. Nacido en Puertollano (Ciudad Real) en 1961, este licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, cuenta a su favor que es "un hombre de la casa" —entró en Radio Nacional en 1982—, condición que habían pedido los trabajadores de RTVE y que fue, en gran medida, junto a la negativa del PNV, la razón por la que no prosperó la anterior candidatura del periodista Andrés Gil

Otro punto a favor de Flores, de 57 años, es su ascenso a la dirección de Radio 3 de la mano del PP en 2012, lo que le distancia políticamente del PSOE o de Podemos y da una cierta imagen de independencia, que le viene bien a él y al propio Gobierno. Además, es un experto crítico musical, por lo que también ofrece un perfil más amable. Su trabajo al frente de Radio 3 le valió, en noviembre de 2013, la Antena de Oro que entrega la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión de España.

Música aparte, en su currículum puede presumir de cierta experiencia en la gestión pues, además de dirigir Radio 3 en los últimos seis años, ha dirigido varios programas de radio y de televisión. Actualmente dirige y presenta desde 1996 el programa Siglo 21 en Radio 3: un espacio dedicado a la música experimental y de vanguardia, —su gran pasión, de hecho ha actuado como DJ en varios festivales musicales como el Sónar o el FIB—, el arte y las nuevas tecnologías. Algunos medios han apuntado que ese interés en las nuevas tecnologías le ha granjeado fama de moderno entre sus jefes, lo que también contabiliza como punto a favor en una época de transformación digital. Además, después de 36 años en la radio y televisión públicas, puede acreditar un exhaustivo conocimiento de las interioridades de RTVE, de su funcionamiento y organización interna.

Los trabajadores de RTVE se han mostrado receptivos a su candidatura aunque sin entusiasmo: los sindicatos y el Consejo de Informativos de RTVE han recordado que el puesto es provisional, hasta que se ponga en marcha un concurso público que renueve la cúpula de RTVE. 

Sin embargo, Flores también acumula puntos negros en su trayectoria. Dicen algunos de quienes le conocen que es exigente en el trabajo; otros que han pasado por TVE y RNE pero que ya no están han destacado en redes sociales que más que exigente, es excesivamente duro, perfeccionista y en ocasiones tiránico. En Twitter ha tenido mucha repercusión un tuit del conocido periodista musical Diego A. Manrique en el que acusa a Flores de entrar en Radio 3 "como recomendado del aparato franquista". Manrique no se queda ahí y describe así a Flores: "Un artista del trepar; incapaz de asumir críticas; un ego monumental; 2 o 3 ideas prendidas con alfileres. Como jefe, utiliza la política del terror y la censura". 

Esta última acusación contra Flores, la de censor, se ha repetido mucho en redes sociales. Algunos le acusan de llevar a cabo la mayor purga política de profesionales vivida en la radio pública tras la llegada del PP al poder. Pero esa fama —infundada o no— le viene sobre todo por su decisión más polémica: al mes de llegar a la dirección de Radio 3, decidió cancelar el programa Carne Cruda dirigido por el periodista Javier Gallego.

Aquella decisión fue muy criticada y generó mucho revuelo. Flores se amparó en motivos económicos para justificar su decisión, pero Javier Gallego denunció que fue un cese con claros tintes políticos. En unas declaraciones al diario El Mundo, Flores dijo que la cancelación de Carne Cruda no tuvo nada que ver "con ninguna cortapisa ideológica", pero calificó el programa de Gallego de "sensacionalista", "kamikaze" y "propio de una radio pirata". En aquella ocasión, terminó afirmando que Carne Cruda "ni cabe en Radio 3 ni se corresponde con el rigor necesario en una emisora pública".

También se le acusa de vetar en Radio 3 canciones de Los Chikos del Maíz por "su contenido político". 


Ante esta situación, la diputada de Unidos Podemos, adscrita a las listas de En Comú, Marta Sibina rechazó el lunes apoyar a la candidatura de Tomás Fernando Flores. "No tengo ni idea de cual ha sido el criterio de Podemos para elegir al tipo que se cargó Carne cruda", dijo la diputada en su cuenta de Twitter. "Con la información que tengo no puedo votar a favor", añadió.