Publicado: 02.09.2016 16:58 |Actualizado: 02.09.2016 16:58

Sale a la luz un nuevo vídeo de la violación múltiple de Sanfermín el mismo día que declaran los acusados

Los cinco detenidos se han declarado este viernes "inocentes absolutamente de todo". Han comparecido a través de videoconferencia desde distintas prisiones andaluzas. 

Publicidad
Media: 2.93
Votos: 40
Comentarios:
Los cinco detenidos por la presunta violación de una joven en Pamplona, durante San Fermín. Prenda (centro), Boza (primero por la izquierda) y Alfonso (el cuarto), junto a Antonio Manuel y Jesús.

Los cinco detenidos por la presunta violación de una joven en Pamplona, durante San Fermín. Prenda (centro), Boza (primero por la izquierda) y Alfonso (el cuarto), junto a Antonio Manuel y Jesús.

La Policía de Pamplona ha localizado en el teléfono móvil de uno de los detenidos y acusados de la violación múltiple de una joven en las fiestas de San Fermín un segundo vídeo con imágenes de la agresión, según informa El Mundo.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Navarra han confirmado a este diario que las nuevas pruebas se pusieron este jueves a disposición del juez. Las imágenes habrían recogido el momento en el que se produjo la agresión sexual de los cinco acusados en un portal de una vivienda del centro de Pamplona.



Precisamente, los cinco jóvenes sevillanos encarcelados por la supuesta violación de una joven madrileña de 18 años la madrugada del pasado 7 de julio en Pamplona han prestado declaración este viernes por videoconferencia desde los respectivos centros penitenciarios en las que se encuentran y se han declarado "inocentes absolutamente de todo".

Según ha comentado a los periodistas al termino de la declaración el abogado de uno de los encausados, el letrado José Agustín Martínez, "en el procedimiento va a quedar meridianamente claro que en ningún caso se producen los hechos tal y como constan en la denuncia" de la víctima.

El pasado mes de agosto, el juez procesó por cinco delitos de agresión sexual y un delito de robo con violencia o intimidación a los cinco encarcelados. En el auto de procesamiento, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona impuso a los cinco encausados una fianza de 500.000 euros, adecuada, sin perjuicio de su determinación final, a las circunstancias de "unos hechos de extrema gravedad, ejecutados en grupo y de manera reiterada, con múltiples penetraciones".

Los hechos

Sobre las 3.00 horas del 7 de julio, según relata en la resolución, el procesado J.A.P.M inició una conversación con la joven en la Plaza del Castillo. Él y sus cuatro amigos, J.E.D., A.J.C.E., A.M.G.E y A.B.F., la acompañaron hacia el coche en donde ella tenía la intención de dormir.

En el camino, aprovechando que estaba abierto el portal número 5 de la calle Paulino Caballero, del que J.A.P.M. mantuvo sin cerrar la puerta exterior, que había sido abierta con ocasión del acceso de una vecina del inmueble, agarraron a la joven "por las muñecas y la obligaron a entrar, rodeándola, y, valiéndose de su superioridad física y de la imposibilidad" de ella "para solicitar auxilio u oponerse a sus pretensiones, la sujetaron y obligaron a realizarles" varios actos sexuales.

Mientras tanto, según expuso el juez en el auto, A.M.G.E. "grababa además con su teléfono móvil los hechos con el consentimiento de los demás, que se dirigieron en varias ocasiones a la cámara". Después se apoderaron del teléfono móvil que la víctima llevaba en su riñonera y abandonaron el portal dejando dos tarjetas de memoria del teléfono y la funda. En cuanto pudo vestirse, la joven salió al exterior y se puso a llorar hasta que dos desconocidos la atendieron y llamaron a la Policía cuando ella les dijo que había sido agredida sexualmente.

Jactándose de la violación por Whatsapp

Incluso, uno de los cinco detenidos por la violación envió mensajes de WhatsApp al grupo de sus amigos para relatarles lo que habían hecho. Cuatro de los cinco detenidos por los hechos estaban incluidos en un grupo de la aplicación de mensajería instantánea llamado “Manada”. En este grupo había otros siete integrantes, amigos de los agresores, que no viajaron a Pamplona. A este grupo fueron llegando en plena madrugada los mensajes de los hechos como si de un gran éxito se tratase: “Follándonos a una entre los cinco. Todo lo que cuente es poco. Puta pasada de viaje”.

Según los investigadores, uno de los detenidos lucía un tatuaje de un lobo en una pierna con la siguiente inscripción: "El poder del lobo reside en la manada". De ahí el nombre del grupo de WhatsApp.