Público
Público

Los sindicatos de la Ertzaintza amenazan con una campaña de bajas médicas si no mejoran sus condiciones laborales 

Denuncian que el modelo policial diseñado por el Departamento de Seguridad vasco "está matando a la gente" y ponen como ejemplo la muerte del agente que murió de un infarto durante el partido entre el Athletic y el Spartak de Moscú

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La protesta de los ertzainas. | EP

Más de 200 ertzainas recibieron este jueves con gritos y peticiones de dimisión al lehendakari, Iñigo Urkullu, y a la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, a su llegada al Parlamento Vasco, en una protesta tras la que han amenazado con una campaña para animar a los agentes a coger la baja médica durante la semana del 12 al 19 de marzo, lo que afectaría al dispositivo de seguridad previsto para el partido entre el Athletic y el Olympique de Marsella del día 15 en Bilbao.

La movilización, convocada por los sindicatos ErNE, ELA, y Sipe, se desarrolló frente al Parlamento Vasco, donde este jueves se celebra un pleno de control al Gobierno, y obligó a cortar el tráfico durante unos minutos.

Los cerca de 200 participantes en la protesta, organizada para reclamar mejoras en las condiciones laborales de la plantilla, reclamaron a gritos la dimisión de la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia.

La intensidad de los reproches y de los gritos se incrementó a la llegada del lehendakari, la consejera y de otros miembros del Gobierno Vasco, que entraron juntos al Parlamento Vasco.

Además, algunos participantes en la protesta lanzaron insultos cuando llegaba a la Cámara la parlamentaria de EH Bildu Jone Goirizelaia, que ejerce de abogada en el caso por la muerte de Iñigo Cabacas como consecuencia del disparo de una pelota de goma por parte de la Ertzaintza.

Durante la concentración, el secretario general del sindicato de la Ertzaintza ErNE, Roberto Seijo, denunció que el modelo policial diseñado por el Departamento de Seguridad "está matando a la gente".

Seijo citó el caso de Inocencio Alonso García, el agente fallecido por un infarto el pasado 22 de febrero, cuando participaba en el dispositivo de seguridad por el partido entre el Athletic de Bilbao y el Spartak de Moscú.

Pese a que este agente falleció por una parada cardiorrespiratoria, ErNE asegura que se trata de una "muerte violenta". "Los únicos que salimos heridos y muertos somos nosotros", ha asegurado Seijo, que atribuye esta situación al actual modelo policial.

Ante esta situación, Sejo anunció que la Brigada Móvil, el cuerpo de élite de la Ertzaintza, ha convocado lo que denominan como una 'semana de la salud' entre el 12 y el 19 de marzo, una iniciativa que se espera extender al resto de la División de Seguridad Ciudadana.

Seijo explicó que esta iniciativa consistirá en animar a los agentes que no se vean "en condiciones" de ir a trabajar a que acudan al médico y pidan la baja. Esta campaña, que se pondrá en marcha si el Gobierno Vasco no atiende a las demandas de la plantilla antes del 9 de marzo, afectaría al dispositivo de seguridad previsto para el partido de fútbol entre el Athletic y el Olympique de Marsella que se celebrará el 15 de marzo en Bilbao, dado que el número de agentes disponibles para dicho operativo podría verse reducido.