Público
Público

A 140 O MÁS...

Spiriman: “Susana Díaz sueña conmigo”

Jesús Candel es el médico de urgencias granadino que está sublevando Andalucía contra los recortes y la privatización sanitaria. El jueves consiguió paralizar el traslado de un hospital. Y anuncia nueva batalla: “Si no hay dimisiones, el 16 acompañaremos a Susana Díaz a Jaén, al mitin en el que va a sacar pecho junto a Zapatero”.

Publicidad
Media: 4.35
Votos: 31
Comentarios:

Jesús Candel, 'Spiriman', en una imagen de su perfil de Facebook.

Hasta hace cuarenta días, Jesús Candel (Granada, 1976) era un joven médico de urgencias del hospital granadino Virgen de las Nieves, padre de cuatro niños e ídolo de unas decenas más de la Fundación Spiribol, para la integración a través del deporte de chavales en riesgo de exclusión social.

Hoy, Spiriman es el superhéroe de la marea blanca andaluza, mesías de miles de personas contra la política sanitaria de la Junta de Andalucía, y verdadero grano en el trasero de la ‘villana’ Susana Díaz: “Ha infravalorado a una persona que no tiene nada que esconder”, se justifica.

Todo comenzó con un vídeo grabado con un móvil, en el que Candel denunciaba los efectos de la fusión hospitalaria en Granada. Gracias a las redes, a su canal de Youtube, el 16 de octubre logró congregar a más de 100.000 personas contra los planes de la Consejería de Salud y, el pasado jueves, paralizar el traslado del hospital Materno Infantil. Ahora reclaman al superhéroe de provincias como Málaga o Huelva Al grito de “yeah”, su rugido de guerra, Spiriman responde: “No pretendo cambiar el mundo, pero estaré donde se puedan mejorar las cosas”.

¿Quién es Spiriman?

"La indignación me llevó a perder el miedo y, poquito a poco, me vi metido en este berenjenal"

Es un médico de urgencias normal, como otro cualquiera, que además de desarrollar su labor como médico, preside una fundación para ayudar a niños en riesgo de exclusión social. Spiriman es el mote que me pusieron los chavales hace muchos años por el nombre de la Fundación: Spiribol.

Y es además el ‘mesías’ de la marea blanca andaluza.

No me gusta nada lo del mesías. Ha sido la ciudad de Granada la que me ha llevado en volandas a manifestar todo nuestro malestar. Porque el malestar de los sanitarios acaba influyendo en la ciudadanía.

¿Pero por qué a Jesús Candel y no a otro?

Fue cuestión de vencer el miedo y convencerse de que las cosas pueden cambiar. Existe una trama en Andalucía que no nos dejaba expresarnos a los que trabajamos en la Sanidad por miedo a que no nos renovaran el contrato; ha habido gente obligada a salir de la comunidad por enfrentarse al sistema. La indignación me llevó a perder el miedo y, poquito a poco, me vi metido en este berenjenal en defensa de la Sanidad Pública.

¿Qué le ha hecho a usted, y a quienes le llevan en volandas, la Junta de Andalucía?

"Un pez gordo del PSOE me ofreció un ascenso y un puesto dentro del partido a cambio de que me callara. Mi respuesta fue 'vete a tomar por culo, yo no me vendo'"

En los últimos años, en la Sanidad andaluza se viene haciendo una política de privatizaciones y recortes bestial. En Granada se ha puesto en marcha un proceso de fusión hospitalaria, que no son más que recortes que dejan en evidencia lo que Susana Díaz llama su joya de la corona. Eso es un engaño. La presidenta está engañando a España. Y eso es lo que más nos indigna a los andaluces: que diga que tenemos lo mejor. ¡Qué barbaridad más grande!

¿Es Susana Díaz la villana de Spiriman?

Susana Díaz es lo que se ve. El verdadero villano es un personaje que se llama Martín Blanco. Cuando investigamos el por qué de los recortes nos encontraos con sociedades creadas, intereses particulares, contratas, denuncias… una red clientelar que nos lleva hasta el viceconsejero de Salud. Él es el gran villano, el que maneja todos los hilos. Una persona que ha ido abandonando cargos por irregularidades y que cada vez está más arriba. Esa es nuestra rabia, lo indignante, y por eso media Andalucía está pidiendo su dimisión.

'Spiriman', durante una manifestación en Granada. - EFE

A pesar de las amenazas que dice usted haber recibido.

Muchísimas y eso que llevamos sólo cuarenta días de lucha desde que empecé con mis videos. Pero antes de las amenazas hubo ofrecimientos. A través de un cirujano, compañero mío, un pez gordo del PSOE me ofreció un ascenso y un puesto dentro del partido a cambio de que me callara. Mi respuesta fue “vete a tomar por culo, yo no me vendo”. El siguiente paso fue la difamación a nivel hospitalario y en prensa. Yo les pedía los argumentos que avalaran la fusión, los recortes. Y su respuesta fue denunciar que detrás de mi Fundación había abuso a menores, que yo era un cocainómano, etc…

Incluso entraron en su consulta…

Sí, sé que este personaje es muy dado a mandar matones a quien no piensa como él. A mí me entró un tío en la consulta amenazándome y me han amenazado en la calle. Pero a cada amenaza, más fuerza, menos miedo. Es esta gente la que tiene mucho que esconder.

Susana Díaz tampoco le asusta. Ha pedido reunirse con ella.

El problema es que han infravalorado a una persona que no tiene nada que esconder, han infravalorado las redes sociales y a toda una ciudad"

Puesto que exigimos la dimisión de los que han cometido irregularidades, nuestra interlocutora válida es la presidenta. El consejero de Salud me dijo el otro día que nos teníamos que reunir con la gerente. Le contesté: “Perfecto; cuando tú y tus ideólogos presentéis la dimisión”.

Pero la presidenta entiende que la suya es una campaña orquestada en la que podrían estar enredando Podemos y el PP.

Susana parece que ha entrado en el juego de Martín Blanco. En mis vídeos le he dicho por activa y por pasiva que yo no pertenezco a ningún partido político. Y que no culpe a otros de su irresponsabilidad, que es ella la que gobierna Andalucía y que ella sabrá dónde mete el dinero. También me ha dicho que mis ataques no son inocentes. Que me lo demuestre, que no me difame y se mofe de mí, porque está difamando y se está mofando de una ciudad entera. ¿Está llamando borregos e irresponsables a los granadinos?

¿Entonces es Susana Díaz quien le tiene miedo a usted?

Sé que está muy preocupada. El otro día recibí una llamada de Bruselas, cuando ella estaba allí, que me decía que Susana sueña conmigo. El problema es que han infravalorado a una persona que no tiene nada que esconder, han infravalorado las redes sociales y han infravalorado a toda una ciudad.

El jueves Spiriman ganó su primera gran batalla tras reunirse con el consejero de Salud

"Nos vamos 100.000 personas a estar con Susana Díaz en el mitin en el que va a sacar pecho junto a Zapatero"

Sí. Hemos conseguido paralizar el traslado del Materno Infantil. Fue impresionante y espectacular ver como 8.000 personas esperaron hora y media bajo la lluvia, con velas y móviles. El despertar de Granada es una alegría.

¿Cuál será la próxima?

Si estos personajes –Aquilino, Martín Blanco, etc.─ no presentan su dimisión, iremos a manifestarnos a Jaén el próximo 16 de diciembre. Nos vamos 100.000 personas a estar con Susana Díaz en el mitin en el que va a sacar pecho junto a Zapatero en su carrera a la Secretaría General del PSOE.

¿Se la recomendaría usted a los militantes socialistas?

¿A una persona que tiene un problema tan gordo en Andalucía, que está engañando a España diciéndole que la Sanidad andaluza es la joya de la corona? ¡Nunca! Susana Díaz sólo tiene ansias de poder.

Han comenzado a reclamarle a usted de otras provincias como Huelva y Málaga ¿No ha pensado en pasear a Spiriman por el resto de España?

No tengo ninguna intención de dedicarme a la política. Tengo cuatro hijos y una mujer que adoro y una ONG que me necesita. Mis monitores me dicen que mis gitanillos, mis niños, me echan de menos. Otra cosa es lo que le digo a los maestros y a otros colectivos: si puedo ayudar, allí estaré. Y encantadísimo de apoyar lo que no esté politizado. Estoy convencido de que si cada uno en nuestro sector explicamos a la gente lo que pasa, si nadie lo manipula y lo politiza, la gente despierta.

Igual el secreto es el “yeah”, su grito de guerra.

El “yeah” era el grito que hacíamos con los niños de los colegios donde llevábamos el plan deportivo de la Fundación. El “yeah” es el “vamos a por ellos” y el “yeah” ha acabado convertido en el grito de este movimiento en Granada. Pero Spiriman sigue siendo el mismo y lo que hace, lo hace por los niños. No pretendo cambiar el mundo pero estaré donde se puedan mejorar las cosas.

Hábleme de su Fundación, de Spiribol.

"No tengo ninguna intención de dedicarme a la política. Tengo cuatro hijos y una mujer que adoro y una ONG que me necesita"

El Spiribol es un deporte que inventó mi abuelo. Empecé como voluntario a trabajar con chavales con problemas bastante gordos cuando comencé a estudiar la carrera y acabé montando mi pequeña ONG en la que, a través del deporte, ayudo a chavales y familias que lo necesitan. Me gusta hacerlo.

Con la ayuda de importantes deportistas como Iniesta o Fernando Hierro.

Y Carles Pujol que me ha ayudado muchísimo o el Gran Wyoming, Tricicle, Sara Baras… Fue tan fácil como llamarles y plantearles las cosas. Como yo digo: “El dinero hay que pedírselo a los ricos, no a los pobres”.

¿Cómo le ha cambiado la vida Spiriman a Jesús Candel?

Uf. Ya no puedo ir por la calle. A veces es un poco agobiante, pero que la gente te dé cariño o que los niños te vean como un ídolo agrada. Médicos, bomberos, policías, la gente que trabaja… esos deberían ser nuestros héroes. Porque eso es lo que les fastidia a muchos.