Publicado: 20.07.2016 23:55 |Actualizado: 21.07.2016 11:20

Un submarino nuclear británico colisiona con un buque en Gibraltar

El Ministerio de Defensa de Reino Unido asegura que la planta nuclear del sumergible no está afectada. España pide explicaciones a Londres tras la colisión, que no dejó heridos.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3
Comentarios:
El submarino nuclear de la Armada Real Británica 'HMS Ambush.

El submarino nuclear de la Armada Real Británica 'HMS Ambush.

MADRID.- Un submarino nuclear de la Armada Real Británica, el HMS Ambush, ha colisionado este miércoles con un buque mercante en la costa del Peñón en el transcurso de unos ejercicios de entrenamiento. España ha pedido explicaciones a Reino Unido para que se reciban las "aclaraciones oportunas". De momento, las autoridades británicas han abierto una investigación para determinar las circunstancias del suceso.

El impacto, según ha informado el Ministerio de Defensa británico, ha provocado algún daño externo en el submarino pero no ha afectado a la planta nuclear. Asimismo, el buque mercante tampoco ha reportado daños materiales y no se han registrado heridos por parte de las tripulaciones. Según los medios británicos, este submarino ya había estado en Gibraltar en junio y marzo pasado y, tal y como han informado fuentes del Ministerio español de Exteriores, España tenía pleno conocimiento de la presencia en la zona del sumergible.



Según los medios británicos, el submarino ya había estado en Gibraltar en junio y marzo pasado. España tenía conocimiento de la presencia en la zona del sumergible

La colisión se produjo sobre las 13.30 horas cuando el submarino británico se encontraba sumergido y estaba realizando un ejercicio de entrenamiento. El submarino se ha dirigido al puerto de Gibraltar para ser sometido a nuevos controles y, según el Ministerio británico de Defensa, no se han detectado problemas de seguridad y "no hay preocupaciones asociadas" con el choque.

El submarino, de la clase "Astute" y en poder de la Royal Navy desde 2013, cuenta con una avanzada tecnología, si bien la colisión ocurrió a pesar de estar equipado con poderosos sensores, según los medios británicos. De 7.400 toneladas, el submarino, cuyo coste es de unos 1.199 millones de euros, está equipado con misiles crucero Tomahawk.

En el año 2000, otro el submarino nuclear británico, el HMS Tireless, estuvo en Gibraltar para ser reparado después de hallarse una fisura en el área de refrigeración cerca del reactor nuclear. Su presencia fue motivo de manifestaciones en El Peñón y en el sur de España por parte de grupos defensores del medio ambiente, entre ellos Greenpeace.

Ecologistas exigen un análisis radiológico

Este jueves, Verdemar-Ecologistas en Acción ha exigido a las autoridades españolas que el Consejo de Seguridad Nacional se desplace "inmediatamente" a la Bahía de Algeciras para hacer un análisis radiológico de la zona tras la colisión. El portavoz del colectivo ecologista en el Campo de Gibraltar, Antonio Muñoz, ha cuestionado "qué clase de seguridad" tienen las autoridades británicas, máxime teniendo en cuenta que "los submarinos están obligados a ir por encima del agua en una zona como el Estrecho", donde existe mucho tráfico marítimo y "no pueden emerger de la nada".

Los ecologistas "desconfían" de la información sobre que el HMS Ambush no tiene afectada la planta nuclear tras la colisión. Han recordado que "la radiactividad no se ve como los hidrocarburos" y, por ello, piden que el Consejo de Seguridad Nuclear se desplace al lugar con medidores Geiger y determinen si hay "contaminación radioactiva". Asimismo Verdemar ha reivindicado que "se lleven inmediatamente de la zona el submarino" ya que, ha recordado Muñoz, Gibraltar es un puerto catalogado como Z, es decir, que los submarinos nucleares "pueden atracar en ellos para descanso de la tripulación o que sean visitados por el público", pero "jamás para mantenimiento y reparaciones, existiendo incluso la prohibición de entrada de submarinos de propulsión nuclear dañados o averiados".